viernes, 20 de julio de 2018

313. Conde Roland de Lesseps, administrador de la Association du Souvenir de Ferdinand de Lesseps et du Canal de Suez, y Presidente Honorario y Benefactor de la Sociedad Francesa de Beneficencia de Lima




Un hombre del siglo XX, prácticamente lo vivió en toda su integridad. Conoció tiempos de paz y de guerra. A sus 95 años es un hombre excepcional que ha afrontado los retos de la vida y mantiene las fuerzas para seguir vigente en el siglo XXI, buscando nuevos horizontes con un admirable entusiasmo que lo ha llevado acercarse al Perú, en espíritu y muerte, dedicando su tiempo, para cumplir con una serie de pedidos que le formuló la Sociedad Francesa de Beneficencia, para encontrar las raíces de su historia.

El conde Roland es un hombre asequible, que cumple los pedidos formulados, pide excusas por las demoras y anuncia que sigue en la tarea demostrándonos que tiene un especial aprecio por la Sociedad Francesa de Beneficencia, pero además se ha convertido, sin pedir nada, en uno de nuestros mayores colaboradores y al mismo tiempo en el primer gran difusor de nuestro trabajo institucional en Francia.

Siempre es muy temprano para conocer a los amigos y la Sociedad Francesa de Beneficencia ha tenido la suerte que otro de sus grandes colaboradores, el embajador Alberto Wagner de Reyna, nos presentara al conde Roland y desde ese momento quiso venir a conocer al Perú, tal vez dado su entusiasmo supere barreras de edad y salud y podamos así los asociados de la institución podamos estrecharlo en un abrazo en un futuro próximo.

La relación de afinidad entre el conde Roland y la Sociedad Francesa de Beneficencia ha surgido del género epistolar entre él y el ingeniero Miguel Fort Barcelli, apadrinada y en remembranza de la que existió entre su tío abuelo Edmond de Lesseps y entre Bernard Emile Fort Beguerie, bisabuelo del presidente de la SFB.

El propio conde Roland la enmarcó en la tradición francesa de familias amigas que habían sido unidas por un trabajo en beneficio del Perú, las Clínicas Maison de Santé entre otros hechos comunes y de servicio a la comunidad.


Es pues la amabilidad, la palabra exacta, el don de gentes, la sencillez, en fin, podemos decir que el conde Roland, es un hombre que sabe cautivar en todos los aspectos porque la negación no ha sido parte de su léxico, en este trato amistoso, fraterno y de servicio que ha tenido con la Sociedad Francesa de Beneficencia.

El Castillo de Chefnay

El conde Roland de Lesseps  nació el 15 de noviembre de 1905 en el castillo de Chefnay, situado en Guilly, Indre, Francia, estudió en el College de Normandié en Rouen y con los dominicos en el College Lacardaire de París. Conoció de niño la guerra, por edad no peleó en la I Guerra Mundial, cuyo armisticio fue pactado cuando se aprestaba a cumplir los 14 años de edad.

No está de más recordar que el triunfo de los aliados se festejó en Lima con una grandiosa marcha de la victoria que se inició en la Plaza de Armas, que tuvo un alto en su paso en el Centro Hospitalario Maison de Santé y que culminó en el Parque de la Exposición. Esta conmemoración fue encabezada por el Ing. Michelle Fort Figari, quien era en el Perú el presidente del Comité Interaliados y líder de la colonia francesa en su condición de la Sociedad Francesa de Beneficencia.

La vida profesional del conde Roland ha sido desarrollada con éxito en el campo de la industria y el comercio, que tuvo un intermedio durante la Segunda Guerra Mundial (1939-1945) en la que combatió por Francia, habiéndose enganchado como voluntario. Entre las diversas actividades que desempeñó en su vida económica está la de haber sido Director Comercial para el territorio francés de las sociedades Elizabeth Arden y Germaine Monteil.

Pero es su preocupación por mantener vivo el legado de su abuelo, Ferdinand de Lesseps, lo que ha ocupado su atención en estos últimos años, fue el gran invitado de un especial sobre la construcción del Canal de Panamá, que realizó recientemente el Discovery Channel, en el que se aprecia en el conde Roland la devoción por la obra de su ilustre pasado. La propiedad de sus comentarios lo muestran como un experto en el tema.

El monumento a Ferdinand de Lesseps en Suez.



Memoire de Ferdinand de Lesseps

En la actualidad es el administrador de la “Association du Souvenir de Ferdinand de Lesseps et du Canal de Suez” que congrega a distinguidas personalidades del quehacer cultural de Francia.

Recientemente el conde Roland visitó Suez acompañado de directivos y socios de la Association para tributar homenaje al gran constructor del Canal de Suez. Al pie de su enorme estatua. El conde Roland de Lesseps ha tenido el gesto de proponer al consejo directivo de la Association la incorporación del Ing. Miguel Fort Barcelli en su condición de presidente de la Sociedad Francesa de Beneficencia, institución fundada por el diplomático Edmond de Lesseps, miembro distinguido de esta familia. Correspondiéndole al consejero histórico de la Association, Phillipe Capron, informar al Ing. Miguel Fort el respectivo acuerdo de membresía al haberse aceptado el pedido del conde de Lesseps.

El conde Roland al pie de la monumental estatua en Suez de su abuelo, el constructor: dominar el mar, abrir la tierra, fertilizar el desierto. Esa debe haber sido la prodigiosa aventura de la apertura del canal de Suez. Aventura comparable –aunque cien años antes- a la llegada del hombre a la Luna o a la construcción del túnel bajo el Canal de La Mancha.


Museo en Suez.
La realeza europea que asistió a la inauguración del Canal de Suez, realizada por Napoleón III. Emperatriz Eugenia de Montijo, esposa del emperador de los franceses; emperador de Austria Francisco José y su esposa Isabel, la famosa "Sisí"; y príncipes herederos de Inglaterra, Prusia y Dinamarca.
Ferdinand de Lesseps.



No hay comentarios:

Publicar un comentario