viernes, 20 de julio de 2018

310. Mario Mendoza, alguna vez empresario periodístico que está enredado en el mayor escándalo judicial del Perú en su condición de lobbysta de la justicia




Mario Mendoza es un lobbysta de la justicia peruana y un empresario que alguna vez financió una publicación fundada y dirigida por César Hildebrendt, está en todos los canales de Televisión y nadie sabe en verdad quien es, el único que ha dado una pista sobre esta persona ha sido el congresista Mauricio Mulder quien dice que lo conoció en el diario Hoy y en la revista Visiòn Peruana, porque era accionista de ambas publicaciones.
Mulder también señaló a Mendoza como fundador de la revista Visión Peruana.

En la portada de mi facebook señalo con orgullo que he trabajado en Hoy y en Visión Peruana, pero yo no lo traté a Mendoza, tampoco lo entrevisté, a veces los accionista de los medios en los que he trabajado pedían que los entrevistara, pero no fue el caso con este señor Mendoza..
A Mendoza lo vi varias veces y nada más, podemos habernos estrechado la mano, y que lástima podría publicar fragmentos de alguna conversación sostenida, pero no la tengo. 

A los accionistas de Hoy y de Visión les metieron en la cabeza que yo era un "rojo peligroso", se que era Mulder quien lo difundía, a partir de una foto que publicó un diario en el que había trabajado, a este periódico no le trajo suerte cerró para siempre a los posos días. 

Entonces cuando los accionistas me conocían me miraban siempre con curiosidad y a veces les gustaban charlar conmigo un montón de tiempo, pero generalmente se daban la media vuelta, casi huyendo de mí. Me daba risa.

Tengo una clara idea del señalado empresario Mendoza, del que nadie se atreve a publicar nada, por tanto me parece que debe ser muy poderoso y le tienen miedo. La prensa mermelera caviar que domina en los medios es timorata y en exceso cobarde.

En todas las redacciones domina la curiosidad periodística que termina desmenuzando la vida de los dueños, en Hoy eran un montón y por turnos se iba convirtiendo en vox populi, entonces si tengo una idea de quién es este empresario periodístico de mediados de los ochenta que tenía como cartel de presentación una automotriz de venta de automóviles y tal vez motos, creo que también de un taller para arreglar carros, al que puedo haber ido y conocido.

Los rumores en el ambiente periodístico afirmaban que Mendoza era amigo de Alan García y que le prestaba automóviles de lujo desde que fue elegido secretario general del APRA en 1983.

En enero de 1984, Luis Gonzales Posada, contrato a toda la redacción del diario El Observador que era una cooperativa, a la que pertenecí y que había sido expulsada el 1 de noviembre de 1983 por la izquierda del diario y fue asì que en febrero de 1985, en que me fui a La República, pero regresé en enero del 86. No tenías ninguna idea de Hoy y sus dueños y me encontré con la verdad que casi todos los accionistas cumplían funciones en el primer gobierno de Alan García, para ello habían fundado y financiado al periódico.

El más conocido de todos los accionistas es Luis Gonzales Posada, quien fue ministro de Justicia, canciller y embajador en la OEA, del gobierno aprista.

Los accionistas siempre nucleados por Gonzales Posada en julio de 1985 habían considerado que requerían una publicación independiente a su nuevo gobierno y convocaron al más famoso periodista, César Hildebrandt, y sacaron así una gran revista, muy bien hecha, con muy buena información. 


No sé cuándo, ni como Hildebrandt se hartó de los accionistas de Hoy. Tampoco se con quienes trataba y si tuvo cercanía con ellos. Está obligado a contar su historia con los dueños de Visión Peruana, todos empresario apristas.

Hildebrandt fue reemplazado por un veterano periodista, Alfonso Reyes y la revista siguió publicándose los domingos, pero cayó en calidad, en ventas, en publicidad y los demás accionistas le echaron la culpa al empresario automotor; Mario Mendoza, que según ellos se había apoderado de Visión.

Ocurre que a Alfonso Reyes Muñante le dio un derrame cerebral y Mendoza quedò como director y como único, cuando no lo era. Los otros accionistas, no lo botaron, solamente se impusieron sobre él.
Para reemplazar a Reyes mientras se recuperaba de su enfermedad, Gonzales Posada llamó a mis amigos Enrique Paredes Paz y Begoña Ibarra, quienes aceptaron y quedaron a cargo de la revista.
Mendoza puso el grito en el cielo, tenía enorme influencia sobre toda la redacción y cuando se enteró que de Hoy me había pasado a Visión. Estaba tan molesto, creyendo que se le venía una invasión e periodistas, que nunca lo vi. Me daba risa que los apristas antes de cumplir un año en el poder se estuvieran peleando.

En Visión publiqué en cuatro números seguidos. Un día me cerraron la puerta, pero ya estaba trabajando en la Agence France Presse y no le di importancia, porque tampoco se quedaron Enrique Paredes y Begoña.

En eso un día pasó Enrique Paredes por mi casa para decirme que regresábamos a Visión, el periodista César Campos era el nuevo editor, que los dueños se seguían matando, en verdad me publicaron muy bien, pude conocer a Alfonso Reyes ya recuperado de su derrame.

Es verdad que era una redacción hostil conmigo, dividida en bandos, a pesar de los pocos que éramos, y había gente que quería irse a un nuevo proyecto, los escuchaba hablar hasta que de pronto se presentó un problemón, cuyas incidencias no recuerdo, mi trabajo principal era France Presse.
Recuerdo que el empresario Mendoza en su local de venta autos, hizo conferencia de prensa y anuncia que saldría a la calle, la revista Misión, como un desprendimiento de Visión Peruana y con la tarea de retomar sus valores de fundación.

Misión fue un producto periodístico malo, tanto en su presentación como en su contenido informativo. No duró mucho y es probable que el empresario Mendoza haya seguido invirtiendo en publicaciones, en Lima como en el Callao. Me sorprende que con los años haya obtenido tanta influencia en el Poder Judicial.

Esto es todo lo que se sobre Mendoza y su función de empresario periodístico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario