viernes, 20 de julio de 2018

310. Los Romanov, primer centenario de su asesinato



Los Romanov, la familia de Nicolás II, zar de Rusia, cuyo asesinato sin juicio se efectuó en Ekaterimburgo, ciudad famosa en las últimas semanas por haber sido una de las sedes del mundial de fútbol Rusia 2018.

La ejecución se realizó por orden de Lenín a uno de sus lugartenientes de la Revolución de Octubre, Sverdlov, quien a su vez ordenó a Yákov Yurovski realizar todo lo concerniente a la ejecución que se hizo el 17 de julio de 1918 y de la que se ha cumplido su primer centenario.

Sverdlov murió unos meses después del asesinato de gripe española, Lenín salvó de un atentado contra su vida y falleció en 1924; en cambio, Yurouski se convirtió en un importante burócrata del partido comunista y de la Unión Soviética, murió en 1938.

Con el derrumbe de la Unión Soviética y del comunismo, los restos de los Romanov fueron devueltos en 1998, con excepción de los del zarevich (hijo del zar) y de la gran duquesa Anastasia, que fueron entregados años después y todavía no se han realizado sus funerales. 

Cien mil rusos fueron en romería al lugar donde fueron asesinados los Romanov.

Rusia conmemoró a los Romanov en su centenario movilizando a unas cien mil personas a Ekaterimburgo en donde fueron asesinados, sin juicio, por la revolución rusa. 

Los Romanov fueron fusilados juntos y rematados a bayonetazos por los bolcheviques. Víctima inocente fue el heredero de 14 años de edad, el último tsesarévich Alekséi Nikoláyevich Románov gran duque de Rusia, el único hijo hombre del zar Nicolás II, y de su madre la zarina Alejandra Fiodorovna Romanova (Alix de Hesse) y sus hermanas las grandes duquesas Olga Nikoláyevna, Tatiana Nikoláyevna, María Nikoláyevna y Anastasia Nikoláyevna.

Los Romanov, la familia imperial de Rusia, después de ser destronados en febrero de 1917, fueron apresados por el nuevo gobierno que negoció su exilio al extranjero que no se concretó por la revolución comunista de octubre, que los exilió a Siberia donde fueron fusilados en Ekaterimburgo el 17 de julio de 1918, hace cien años.

El Ejército Blanco, conformado por rusos monárquicos, estaba cerca para liberarlos, pero eso no ocurrió. Finalmente fue totalmente derrotado.

La zarina Alejandra Fiodorovna Romanova, perteniciente a la casa alemana de Hesse, al parecer no se tomó fotos durante su prisión en Siberia, entonces no existe hasta el momento documento gráfico de ella a diferencia de su esposo e hijos, pero todos los informes señalan que estuvo muy bien de salud. Ella al igual que el zar Nicolás, era nieta materna de la reina de Inglaterra y por tanto primos hermanos del rey de Inglaterra Jorge V y del emperador de Alemania Guillermo II, y parientes de todos los monarcas europeos, la revolución rusa no permitió que nadie salvara a sus hijos.

El zar Nicolás II con sus hijos visitando tropas durante la I Guerra Mundial.


El zar Nicolás con su hijo durante el exilio de Siberia.
La tumba de los Romanov, en la catedreal de San Pedro y San Pablo en San Petersburgo. No están integrados los restos de el zarevich y de la gran duquesa Anastasia que fueron entregados con posterioridad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario