lunes, 22 de mayo de 2017

200. Los dueños del Perú: el tránsito de las 40 familias dueña del Perú a los 12 Apóstoles para acabar con la alianza contranatura Odebrecht - Graña y Montero- Grupo El Comercio


Apresado y condenado, Marcelo Odebrecht, ¿el dueño del Perú? 

Rostros: Los Doce Apóstoles o los dueños del Perú, fue un tema de moda hace treinta años y que escribí para la Agence France Presse, y como un mito del eterno retorno vuelve al escenario nacional con el escándalo de corrupción Odebrecht y de su socia Graña y Montero, que presentan una sólida alianza de poder que los sitúan como los verdaderos propietarios de nuestro país, en medio del mayor escándalo de corrupción. ¡Como si fueran señores feudales a la antigua!

Tienen tal control total de la situación, todos sabemos que Odebrecht y Graña y Montero, han tapado toda la información a la opinión pública, a través de los canales de televisión y los diarios del Grupo El Comercio y entonces es normal que nadie sabe nada de nada.

Sabemos que nos han robado a nuestro país y que estamos todos en un compás de espera, a la espera de alguna noticia y todos sabemos que miente quien diga que sabe algo. Eso sí es verdad y lo sabemos todos, que nadie sabe nada de nada.

El tema de los doce apóstoles o grupo empresariales surgió en la semana santa de 1987, porque los grupos de económicos de poder habían recibido una serie de beneficios del gobierno del entonces presidente Alan García (1985-1990). Se dijo, sin prueba, que se reunió con la gente más rica del país, para exigirles que inviertan sus ganancias ya que la economía estaba a punto de colapsar. Esto se convirtió como la antesala de la fracasada estatización de la banca nacional.

Hasta el escándalo Odebrecht - Graña y Montero, se creía que los Bancos y la gran minería eran los dueños del Perú, con cinco grupos principales: Romero, Brescia y Benavides, a los que se agrega Banda que surgió en el primer gobierno de Alan García, a partir de la decisión del gobierno que una transnacional venda sus intereses a la familia Rodríguez Banda, que lo escribí en su momento, y en los noventa, tiempos del fujimorismo surgió el Grupo Rodríguez Pastor.

Mi artículo sobre Los Doce Apóstoles, lo público la Agence France Presse el 29 de abril de 1987 y es el siguiente:

"Los grupos del poder en el Perú son tratados siempre desde una óptica marxista y en retrospectiva al pasado, pero en estos días los investigadores sociales son superados por los periodistas que han individualizado a los grandes consorcios económicos y los llaman los doce apóstoles.

La reminiscencia evangélica de los apóstoles se debe a que en la pasada Semana Santa, los representantes de los doce grupos más poderosos del país que controlan la tercera parte del Producto Bruto Interno (PBI), estimado en 20 mil millones de dólares al año, se reunieron con el Presidente Alan García.

Sede del monopolio mediático Grupo El Comercio.

Lo novedoso de los informes está en la concentración de la economía en tan pocas manos a pesar de las reformas estructurales del gobierno del general Juan Velasco Alvarado (1968.1975). Los analistas tomados de imprevisto guardan reserva y hasta el momento todo queda en crónicas periodísticas.

En los años sesenta, unos cuarenta clanes familiares detentaban el poder económico y fueron bautizados como "Los dueños del Perú", título de un polémico libro del político marxista peruano, Carlos Malpica, que sirvió de base para todas las investigaciones realizadas desde entonces.

Ahora ya no son los dueños del Perú sino "Los Doce Apóstoles", porque casi ninguna de aquellas cuarenta familias figuran en la nueva nómina y las principalmente han desaparecido y es que la mayoría de ellas basaba su poder en la propiedad de latifundios, los que perdieron con la Reforma Agraria de 1969.

Les afecto también la reforma de la banca, la nacionalización de la pesca, la prohibición de importaciones y algunas expropiaciones en distintos campos de la economía, motivando a que varios integrantes de las cuarenta familias emigraran y traspasaran el resto de sus bienes a otros empresarios.

Palacio de Gobierno, firma del contrato de la transoceánica Sur en presencia del presidente Alejandro Toledo. Firman: El arq. Graña Miro Quesada, presidente y directorio de la constructora Graña y Montero, y principal accionista del Grupo El Comercio. Y el entonces el Virrey de Odebrecht en el Perú Jorge Barata.

Doce años después de concluida la era velasquista el término oligarquía se una como una denominación del pasado y la opinión pública consideraba hasta las reciente notas periodísticas de varios medios de comunicación, que el Estado era el principal promotor económico del país.

En la economía peruana, según estas informaciones periodísticas, los doce principales consorcios tienen ingerencia en el 33% del Producto Bruto Interno peruano, mientras el Estado solo llega al 25% y el resto corresponde al empresariado nacional y extranjero.

El investigador norteamericano, Dennis L. Gilbert con su obra "The Oligarchy and Old Regime in Perú (La Oligarquía y el Antiguo Régimen en el Perú), de gran difusión en Lima con el título de "Historia de Tres Familias", Prado, Aspíllaga y Miro Quesada, señala que fueron los industriales los beneficiados con el fin de la oligarquía

"Al socavar la influencia de la oligarquía y el capital extranjero, el gobierno de Velasco buscaba crear un ambiente político y económico en el cual la incipiente burguesía industrial pudiese prosperar y proporcionar una nueva clase para la modernización nacional", escribió Gilbert en 1982.

Pero así como Gilbert, los estudiosos peruanos y extranjeros de la realidad peruana no han precisado como es que se hizo prosperar a los industriales, limitándose simplemente a señalarlo y no analizándose sus relaciones entre ellos y sus cercanías o lejanías con el poder establecido.

La antigua oligarquía gobernaba directamente el Perú reteniendo para si los principales cargos públicos y els ervicio diplomático. estaban emparentados entre ellos. Sus orígenes provenían de la dominación española e inmigrantes europeos del siglo pasado, mostrándose reacios a ampliar su grupo.

La oligarquía estaba encabezada por los Prado, Pardo, Gildemeister, Aspíllaga, Ayulo, Piedra, Lavalle, Osma, Berckemayer, Beltrán, Bentín, pero también Picasso y Brescia, considerados entre las cuarenta familias.

El poder económico en el Perú ya no utiliza la denominación de "una familia" sino de un "grupo". Sus inversiones están ligadas a la Banca y Finanzas, minería, industria, construcción, comercio y servicios. Aparentemente no desempeñan funciones públicas o políticas.

Encabeza a "Los Doce Apóstoles" el Grupo Romero que controla el Banco de Crédito, el principal del país. Sus inversiones abarcan varias compañías de seguros. El Pacífico, Peruana, Peruano-Suiza, una decenas de grandes constructoras e inmobiliarias, minas de plata, cobre, plomo, zinc, y casi todo el ramo industrial, desde textiles hasta alimentos.

El Grupo Nicolini, que tiene en el campo de los alimentos su principal rubro de actividades, con sus empresas Nicolini Hnos. (harina y fideos); Industrias Alimenticias (conservera); y Nutreina (comida para animales).

Los Grupos Ballón, Hoschild, Benavides, Picasso, están dedicados principalmente a la gran minería para la extracción del extracción del cobre, plata, zinc, y plomo, pero también tienen intereses en otros sectores de la economía.

Graña y Montero en la Bolsa de Nueva York. Ahora afronta una serie de demandas. La justicia parece que será gringa y no peruana.

El grupo Wiesse es propietario del Banco del mismo nombre y de una empresa comercial. El Grupo Ferreyros grandes exportadores, con intereses en compañías industriales y de servicios. El Grupo Rizo Patrón conformado por compañías de cemento, químicos, textiles y de servicios.

Cierran la nómina de los Apóstoles, el grupo Bentín, propietario de la principal cervecería del país. Cristal, y con intereses en las demás. Y el Grupo Brescia que es tal vez el más amplio por su diversidad de inversiones que abarca todas las posibilidades de inversión en el Perú y para algunos analistas el más importante del país desde hace veinte años.

El doceavo apóstol es el industrial, Juan Antonio Aguirre Roca, el más caracterizado de los dirigente de los del empresariado peruano de la última década y que propugna una concertación entre el capital y el trabajo para alcanzar la paz nacional y el desarrollo del Perú, política actual de la Sociedad Nacional de Industrias.

La vida y milagros de "Los Doce Apóstoles" han sido dados a conocer en el transcurso de la presente semana por varios medios de comunicación, diarios, semanarios y programas de televisión, ninguno de ellos con orientación izquierdista y sin hacer mayores comentarios.

La única posición fijada hasta el momento es el del presidente del conservador Partido Popular Cristiano, Luis Bedoya Reyes, quien aseguró en una entrevista de televisión que el Presidente Alan García ha llegado a un acuerdo con los principales consorcios del país para que apoyen su programa de gobierno otorgándoles algunos beneficios económicos.

Bedoya reclamó el mismo trato para el resto del empresariado compuesto por unos 500 industriales y dijo que el Presidente García habría convencido a "Los Doce Apóstoles" a que no se opongan a un eventual triunfo del marxista ex Alcalde de Lima, Alfonso Barrantes en las elecciones presidenciales de 1990. Afirmaciones que no han sido desmentidas por ninguna de las personas involucradas".

No hay comentarios:

Publicar un comentario