lunes, 22 de mayo de 2017

195. Debbie Reynolds, actriz y cantante americana, estrella de Hollywood


Debbie Reynolds y Carrie Fischer, leyendas de Hollywood y de la vida real.

Debbie Reynolds, ha fallecido a los 84 años, antes de las 24 horas de la muerte de su hija Carrie Fisher, como la mayor muestra de amor maternal y filial que puede existir.
Es una noticia que conmueve al mundo, dos grandes estrellas

de Hollywood, ambas con su propia leyenda de vida, famosas y admiradas como pocas mujeres pueden serlo en el mundo, madre e hija, acaban de fallecer. La madre no pudo tolerar la tragedia de la imprevista muerte de su hija.

La estrella filmando el cumpleaños de Carrie.

Vivían en casas separadas pero contiguas.

Es una historia de la vida real, las estrellas siempre son estrellas, madre e hija siempre serán recordadas, han quedado unidas como pocos seres pueden unirse ante el mundo.
Debbie Reynolds trabajó en 1952 en el clásico cinematográfico: Cantando Bajo la Lluvia con Gene Kelly. Ello la convertía en leyenda de Hollywood y Carrie Fisher es la Princesa Leia, de la Guerra de las Galaxias y eso la hacía en una leyenda del cine.

Debbie Reynolds enfrentó en el transcurso de su vida, situaciones que muchos otros no pueden afrontar, con el agravante para ella que tenía los reflectores de la prensa puestos en su cara, para que todos supieran que era lo que le estaba pasando, todo lo de ella era noticia para ser publicada en el mundo entero.

Incluso cuando el mundo se le venía encima y todos veían que eso estaba sucediendo, siempre de frente a sus fans salía más fuerte y reluciente, generando admiración ante el público de todo el mundo y con nuevas ansias de triunfos. Quedó para siempre como la Insumergible Debbie por su personificación de Molly Brown, una chica del oeste quien ya mayor no se hundió con el Titanic y que le valió una nominación al Oscar.

Con la Princesa Lea, su hija.

Su amiga Elizabeth Taylor, la reina de Hollywood, le quitó, le robó, o se quedó con su esposo, el cantante Eddie Fisher. Escándalo mundial, que se publicó en todo el mundo, y ella lo superó, cuando parecía que su estrellato se derrumbaba.

Volvió a casarse esta vez con un multimillonario, era pues una de las actrices más ricas de Beberly Hills, hasta que un día su segundo esposo Harry Karl, lo perdió todo. Y volvió Debbie Reynolds a salir adelante, pudo rehacer su fortuna y su posición entre las grandes estrellas del cine.

Debbie Reynolds, era famosa y legendaria porque nada parecía quitarle su ánimo de persistir frente a todos como una de las grandes estrellas de Hollywood, que además de actuar, cantaba y bailaba y que siendo mayor estelarizaba shows en Las Vegas. Hizo temporada con su hija Carrie, cuya fama y popularidad la mantenía vigente. Carrie Fisher tuvo problemas de salud en el transcurso de su vida y al parecer fue su madre, quien la había sacado adelante. Carrie siempre señalaba al detalle su admiración por su madre, era parte de su vida, como lo fue su única hija, Billie Lourd.

Antes de Navidad Carrie tuvo un infarto y falleció ayer martes a los sesenta años de edad. La madre, Debbie Reynolds, estaba enfrentando los preparativos del funeral con su hijo Todd Fisher, el hermano de Carrie, en su casa de Beberly Hills, cuando en eso, la actriz se sintió mal, la internaron de emergencia en la Clínica más cercana, pero falleció. Su corazón que siempre la ayudaba a enfrentar todo, no pudo soportar la muerte de su hija Carrie.

Es una tragedia de la vida real que conmueve al mundo.

De a verdad que Debbie Reynolds y su hija Carrie Fisher en sus películas, en sus shows, en sus entrevistas, me han hecho pasar momentos de enorme entretenimiento, como a muchos millones de millones de seres humanos en todo el mundo desde hace muchos, muchísimos años.

Debbie Reynolds de joven.

I


BROKEN HEART SYNDROME (Síndrome del Corazón Roto) es real y seguramente muy pronto será una superproducción de Hollywood, es que en los Estados Unidos se está planteando el "Síndrome del Corazón Roto" como algo que le ha ocurrido a la leyenda de la cinematografía, Debbie Reynolds, con su muerte súbita que ha conmocionado en el mundo porque sucedió en las 24 horas del fallecimiento de su hija, la también estrella, Carrie Fisher, cuatro días después de haber sufrido un infarto al corazón.

Debbie Reynolds estaba preparando los funerales de su hija cuando se le presentó un derrame cerebral, pudo ser llevada a la Clínica más cercana a su casa de Beberly Hills.

El impacto que genera en el mundo el fallecimiento de ambas, se presenta como algo real, por el hecho que Debbie Reynolds se murió ayer miércoles, porque de a verdad se le rompió el corazón.
Las cadenas de televisión y la prensa norteamericana están trabajando el "Broken Heart Syndrome", con entrevistas a científicos, periodistas y público en general.

Debbie Reynolds siempre fue muy unida con su hija, pero en los tiempos en que Carrie Fisher cayó en las drogas y antes que se le descubriera que era maniaco depresiva, tuvieron conflictos que no se harán nunca a un lado, porque la prensa de la época los difundió sin cansancio como una marca de vida de ambas.

Pero detectada la enfermedad mental de Carrie, su madre no la descuidó, la sacó adelante. Y en la entrevista que Ophra Winfey le hizo a ambas en 2011, Debbie Reynolds, se emociona y le dice a su hija, delante de todos, como cualquier madre puede decirle a una hija o un hijo, que no quiere dejarla, que no quiere morirse, porque que va a ser de ella con su enfermedad mental, sin su madre. Una situación realmente emotiva, que por esas cosas de la vida, conocí una vez de cerca.

Debbie Reynolds señalaba siempre qué su deseo era morir antes que su hija. Y se le cumplió.



No hay comentarios:

Publicar un comentario