viernes, 13 de noviembre de 2015

127. Germán Doig Klinge, religioso peruano y la congregación católica Sodalicio de Vida Cristiana



PRIMERA PARTE

Germán Doig en vida fue el Vicario General del Sodalitium Christianae Vítae, y uno de sus fundadores el 8 de diciembre de 1971, cuando tenía 14 años de edad. Me duele en el alma que su imagen post mortem esté cuestionada por calumnias y mentiras, por eso a continuación presento mi experiencia en el Sodalicio y la semblanza de Germán como un testimonio de los treinta años en los que fue mi amigo entre todos mis amigos, por eso mi prójimo y mi hermano en Cristo, nuestro Señor.

El Superior General y el Consejo Superior del Sodalicio de Vida Cristiana demuestran dignidad, entereza y enorme valentía en la forma en que están enfrentando esta crisis generada por gente que se preparó durante cinco años para quedarse con los bienes de la institución religiosa, atacándolos desde octubre del 2015 despiadadamente, con el apoyo y la repercusión de toda la prensa peruana, pero han logrado la bendición pública del Santo Padre y que la Iglesia Católica nombre  un interventor para que prosiga sus tareas asignadas a una obra de Dios y puedan corregir lo que tiene que ser corregido.


Hay que tener presente desde que Germán Doig falleció, el 13 de febrero del 2001, a los 43 años de edad, el Sodalicio pareciera haber perdido rumbo. Y desde que lo expulsaron post-mortem por televisión en el 2011 parece una nave que navega sin capitán. Estoy convencido que el fundador de Sodalicio, Luis Fernando Figari, es el autor de toda la difamación que sufre la imagen de Germán en los últimos años.

Germán ha sido un brillante exponente del ala conservadora de la Iglesia Católica en el Perú, organizó, estructuró y desarrolló la congregación Sodalicio de Vida Cristiana en Lima, logrando expandirla más allá de las fronteras peruanas.

En vida se caracterizó por ser un pensador religioso que entre otros trabajos filosóficos pudo sentar las bases de la Teología de la Reconciliación, a partir del pensamiento del Papa San Juan Pablo II, enfrentándola a la Teología de la Liberación, remarcándola como una creación ajena al papado.

Para el desarrollo de su trabajo teológico le presenté a monseñor Ricardo Durand Flórez SJ quien lo ayudó muchísimo y lo apoyó siempre, ya después conversó con monseñor Fernando Vargas Ruiz de Somocurcio SJ, quien suscribió la Teología de la Reconciliación. Finalmente se incorporó monseñor Oscar Alzamora SM, con quien trabajó también la homilía papal del 14 de mayo de 1988 para el encuentro de Juan Pablo II con la cultura peruana.

Entre sus obras está el Movimiento de Vida Cistiana y ACI Prensa. La vida de Germán está ya completa, en tanto su nombre es maltratado sin cansancio en una tormenta que escandaliza por acusaciones de abuso sexual en contra de menores de edad, cometidas por el fundador del Sodalicio, Luis Fernando Figari Rodrigo. Aunque nadie nunca se presentó a la justicia para denunciarlo.

Está establecido que Germán nunca tocó menores de edad.

Germán está incluido absurdamente en este escándalo por que la gente fabula y le gusta exagerar sobre la sexualidad de sus prójimos a partir del hecho concreto que sus ex hermanos del Sodalicio no dudaron en hundirlo en el fango post mortem y lo expulsaron de su institución, porque aducen que tuvo una doble vida, argumento que el fundador me enrostró a mediados de los años setenta, es decir le achacan a mi amigo lo que antes me achacaron falsamente.


Ahora dicen que solamente existe un caso en contra de German Dois Klinge. En noviembre pasado cuando publiqué la vida de mi amigo Germán, que es absolutamente ejemplar y de servicio al prójimo entre quienes me encuentro, en su condición de ser un hombre de Dios, a quien sirvió desde los 14 años de edad, nunca imaginé que tuviera la repercusión que ha tenido después que fuera lanzada al fango por todas las televisoras, todas las radios, todos los diarios y revistas, a los 15 años de su fallecimiento. Una situación inédita en nuestro país, cuyo único objetivo es que un grupo de aventureros, autoproclamándose víctimas se queden con los bienes de la congregación católica Sodalicio de Vida Cristiana. No me atemoriza ir en contra de la corriente, ni que se me acerque gente a insultarme o me digan tonterías o que pocos o muchos quieran volver a hablarme, no es la primera vea que me quedo solo con mis principios. Lo cierto es que yo quería que si alguien leía lo que escribo sobre Germán Doig, mi hermano en Cristo, por lo menos una persona, le llegara así algo bonito y que su amigo seguía a su lado. En los últimos cinco años, renegados, traidores y mercenarios del Sodalicio, solamente han calumniado a Germán Doig, mentira tras mentira y él en su condición de muerto no ha podido defenderse. No sé qué tanto puedo haber ayudado a que un difunto señalado durante cinco años de ser el peor abusador de niños en el Perú, de pronto se cambió el discurso de los enemigos, el domingo 20 de marzo del 2016 sus acusadores, señalaron que solamente tienen un caso, que supongo es el de la señora teóloga Rodrigo Figueroa Alvear, quien dice que Germán le agarró los genitales. Supongo que este es el caso, porque esta mujer figura entre quienes se quiere quedar con los bienes el Sodalicio.


I. Luis Fernando Figari o El Extraño Caso del Doctor Jekyll y Mister Hyde.

Todos conocemos al doctor Jekyll, nadie al Dr. Hyde, pero cuando se te presenta como el resultado de una absoluta transformación de su personalidad, puede convertirse en el peor día de tu vida, en una verdadera pesadilla.

Los sodálite callan y no dicen que German Doig, cuando fue su vicario general, investigó al fundador del Sodalicio, por denuncia de abuso sexual a menores de edad, que al parecer son las mismas de la actualidad, e intervino la casa de Figari, ubicada en la calle La Pinta en San Isidro, entre la avenida Conquistadores y El Olivar, a principios de los años noventa.

No encontró pruebas, los denunciantes no se presentaron a la justicia, como quedaron en hacerlo, pero Figari perdió poder y ya no se le permitió la participación en la formación de jóvenes. Las instituciones requieren que los denunciantes se presenten y expongan sus casos.

La primera denuncia que se presentó en el Sodalicio en contra del fundador fue a mediados de los años setenta. Germán Doig tuvo la oportunidad de escuchar la denuncia y de participar en la decisión final, a pesar de ser tan joven, porque un amigo mío que frecuentaba el Sodalicio en condición de miembro del entorno de Luis Fernando, lo desenmascaró delante de nosotros.

El hecho sucedió al día siguiente de que mi amigo me narró sus varias y difíciles experiencias con Luis Fernando, de quien me había distanciado, no hacía cumplir sus mandatos, pero escuchando que no era más que un maricón o homosexual como cualquier otro, aunque a él no lo había tocado, me quedé perplejo, la decepción se presenta como un abatimiento generalizado.

Ese día estaba citado a la casa de Luis Fernando Figari, y convencido que me iba a expulsar, acepté ir porque ya no me interesaba quedarme.

En el fondo a mi amigo le creí, es muy buen pata, no tenía por qué mentirme, el problema que se me presentó es que a Luis Fernando lo conocía desde los 10 años, no me lo imaginaba en una serie de mariconadas, ni lo veía como consumidor de a drogas y de licor, mucho menos que todo eso lo juntaba para tener experiencias religiosas. Era más que blasfemia, me significó una verdadera traición a nuestro Dios, que no es perdonable.

En los años setenta, la gente hacía lo que quería hacer, no te escandalizabas de nada, mi generación fue tan libre que un grupo de jóvenes peruanos pudieron crear una congregación religiosa: el Sodalicio, mientras otros se volvieron de izquierda y se fueron a vivir a las barriadas o las comunidades campesinas.

Germán Doig, un hombre de fe, sano, íntegro, un pensador que supo desarrollarse en la vida deportiva.
Calumnias y mentiras creadas después de su muerte no van a destruir una vida ejemplar.


Con este amigo fui a la casa de Luis Fernando a media cuadra del Bosque de El Olivar, después llegó Germán con uno de los muchachos que pertenecía al Sodalicio, no era exalumno del Colegio Santa María, yo lo había hecho aceptar, al igual que a todos los que no provenían de nuestra alma mater.

Esperamos un rato a que llegara Luis Fernando, lo hizo con uno de los miembros del grupo de mayores o Consejo. Entramos a la casa y mi amigo lo desenmascaró de frente a Luis Fernando, no esperó nada. El en lugar de negarlo, le pareció normal reconocerlo y pasó a agredirnos verbalmente.

Luis Fernando subió al segundo piso y nosotros detrás de él. Mi amigo nos descubrió varias cosas que tenía en su dormitorio y en otras partes el segundo piso. Una situación desagradable en que la decepción te aploma, te hace lento, cuando quieres estar eufórico, para ser parte de lo que está pasando.

Me di cuenta que solamente conocía al doctor Jekyll y recién estaba tratando al míster Hyde, absolutamente escondido en el fondo de su mente que surgió abruptamente delante nuestro. Una transformación interesantísima, la de un caso de doble personalidad, muy de moda en esa época.

Sin tranquilidad alguna, en la que todos hablábamos al mismo tiempo, volvimos a bajar envueltos en un griterío del que no se podía salir. Mi amigo quedó muy ofendido de lo que le dijo Luis Fernando, bueno él tampoco se quedó callado y se fue, a pesar que se le pidió que se quedara.

Nunca nadie me dijo las barbaridades que le escuché a Luis Fernando Figari decirme, sostuvo que yo era su amor platónico, ya con eso le tome alergia para siempre. Me acusó de tener una doble vida, sin respetarlo, acostándome con quien me daba la gana, que el contrataba gente para que me siguieran y que sabía todo de mí y que ya estaba lista mi expulsión, ya no toleraba esta vida inmisericorde, de sufrimiento que le daba.

De pronto me presentó ante todos como un fraude porque me mostraba perfecto en todo, cuando en verdad no lo era, él sabía que los curas del colegio me hicieron maldad tras maldad y seguía siendo amigo de ellos como si nada pasara, y que la verdad era que ocultaba un alma poseída por la lujuria y el vicio, que él, Luis Fernando Figari Rodrigo, estaba dispuesto a expulsarlas de mi cuerpo con látigo con el que me iba a flagelar hasta casi matarme, en redención de mis pecados, como lo hizo Cristo con los mercaderes en el templo.

Me di cuenta que él otro sodálite, aquel que llegó con Germán, me había hecho la cruz, se fue sin despedirse, no le interesó el rapto de locura presentado por Luis Fernando, supongo que estaba de acuerdo con el látigo.

La reunión era para expulsarme, y al sodálite que se fue ya tenían previsto darle mi posición que fue coordinar entre el grupo de mayores o Consejo y el grupo de menores. No me importaba la expulsión, no iba a aceptar que me flagelaran para quedarme, no tenía vocación religiosa y ya con lo sucedido, estaba harto y quería irme, con ganas antes de escupir bastante.

Pero todo no acabó ahí, en el momento en que me sentía que había sido el más agredido de todos, Luis Fernando y su amigo, miembro del Consejo se agarraron a golpes, y algo machucado en la cara, el fundador buscó refugio en su dormitorio, encerrándose con llave, no tardó en aullar, en su condición de lobo estepario, y de émulo del rey loco de Bavaria, quien se creía ser un lobo.

Me encerré en mis pensamientos, no sabía qué hacer, a partir de ese día me convencí que Luis Fernando, tenía dos personalidades, constituyéndose en un verdadero caso propio de "El extraño caso del doctor Jekyll y el señor Hyde", la famosa novela de Robert Louis Stevenson.

San Juan Pablo II en Lima le da la Comunión al entonces Vicario General del Sodalicio de Vida Cristiana Germán Doig. Misa papal celebrada el 15 de mayo de 1988 en el Centro Comercial San Miguel. 2da. visita de San Juan Pablo II al Perú.

Conmigo siempre el doctor Jekyll, absolutamente impecable, pero con otros era el míster Hyde que consumía alucinógenos naturales, para transformarse y que estaba conociendo, aunque no era más que un loco de remate, quien sobrevive hasta ahora con impunidad y que no le pasa nada. Pienso que debe haber flagelado a otros y que también deben haberlo flagelado.

El silencio se rompió, de pronto apareció Luis Fernando endemoniado, había bajado por la escalera de servicio. Nos pegó un susto, de esos que te mueven el cuerpo o te hacen saltar. No paraba de gritar enseñando un látigo.

Germán me trajo un palo de escoba, él tenía otro, para defendernos, Luis Fernando me amenazaba con el látigo, exclamaba que debía quedarme quieto para recibir el látigo en mi cuerpo, porque carecía de perdón.

En cambio dijo que él podía ser atado al pilar como nuestro Señor, para llenarse de su Espíritu. No era más que un sádico-masoquista, lo vi entonces como el personaje del Marqués de Sade, del largo metraje Marat Sade, una película famosa de fines de los sesenta, que vi en el cine San Isidro.

A gritos exclamé: "Contrólate sádico maldito, que no eres una mujer... das vergüenza... atrévete a tocarme. Me tocas y te agarro a patadas, si sigues así te meto en el manicomio. Ya sabemos que eres Dr Jenkil y Mr Hyde, que ya enloqueciste, que eres un loco de atar, ya te traen una camisa de fuerza para ti, no sé cómo vas a salvarte de que todos sepan que no eres más que un maricón de mierda que tendrá que usar camisa de fuerza para siempre".

Sorpresivamente se calmó, así nomás como si nada, después de dar un latigazo al piso y otros dos sobre un sillón, según él, ya estaba perdonado.

Me preguntó como si nada hubiera pasado, que si quería ir a almorzar con él a La Taberna del Country Club, que podíamos ir caminando para conversar como siempre lo hicimos con calma y naturalidad, le dije que a Germán no podía dejarlo solo, después de tanto escándalo. Ya sabía que Germán quería ir, estaba que pateaba mi zapatilla.

Todos terminamos en La Taberna, incluido los miembros del Consejo en pleno, y delante de todos pedí que Luis Fernando se sometiera a un tratamiento psiquiátrico, tenía un trastorno de la personalidad. Aceptó con tranquilidad, soñaba ya ponerse a manos de un siquiatra, lo sentí en exceso rosquete.

Antes de irnos les comuniqué mi intención de ya no seguir con ellos, hasta aquí nomás les dije, no estaban de acuerdo. Germán dijo que no aceptaban los sodálite a ningún otro, entonces todo quedó en nada. Luis Fernando con unas copas de vino demás, volvió a hablar tonterías, que serán siempre irreproducibles. Me despedí de todos como si fuera la última vez que los veía.

Ya en el camino de regreso a casa de cada uno, previa parada en un cine, para despejarnos, le dije sin pensar a Germán: "Ya decidí, tu pasas a ser mi jefe y ya no los vuelvo a ver a ninguno de esos maricones de mierda en esta vida, porque a mí no me importa que sean maricones, con tanto maricón que hay en Lima, el problema es que son de mierda, no tienen ya salvación ante Dios.

Germán decidió pensarlo, seguimos conversando, le explicaba que era la única forma de seguir siendo amigos, de otra manera nunca más volveríamos a vernos, no se lo permitirían, pero le dije que estaba convencido que él sería el mejor jefe que pudiera tener en esta vida, al igual que todos los sodálite, no lo dudó más, aceptó, con la condición que siempre que me llamara iría a verlo.

Mi alejamiento del Sodalicio fue rápido, nombré a Germán mi jefe, quedé a sus órdenes, no me expulsaron, tampoco renuncié, por eso pude salvar y conservar su amistad siempre en creciente desarrollo. Muchas veces fui a conversar con Germán, me he quedado a dormir con él y su grupo más cercano, hemos viajado juntos, pero nunca intervine en nada del Sodalicio, incluso no le acepté desarrollar su proyecto de prensa. Mientras los sodálite que conocí se olvidaron de mí.

Germán Doig pensando.

II. Intervención de la Casa de Luis Fernando Figari

Pasaron los años, a principios de los noventa Germán me invitó al IV Congreso de la Teología de la Reconciliación que fue presidido por monseñor Augusto Vargas Alzamora SJ, entonces Arzobispo de Lima. En la Misa inaugural del Congreso, participó la beata madre Teresa de Calcuta.

Terminado el acto inaugural que fue una Misa solemne que escuché con Germán y su colaborador más cercano, un excelente religioso.

A la salida del templo tuve la oportunidad de saludar y ya me quedé conversando con el cardenal Juan Landázuri, quien estaba jubilado, él esperaba a la Madre Teresa, mujer para sencilla que quería saludarlo.

En eso Germán se sumó al grupo para decirle al cardenal, que en el principio los había acompañado en el Sodalicio, Landázuri dijo que sabía. Germán le comentó que nunca dejamos de ser los mejores amigos del mundo. Landázuri dijo: "Claro que lo se, soy el cardenal.

Durante el almuerzo, en el comedor del colegio de mujeres, en el que se desarrolló este IV Congreso, Germán me fastidiaba delante de todos, aduciendo que "todos creían que no había roto con los sodálite, por eso me habían presentado diez veces al cura innombrable y persistía este en no saber quién era, que le debía doler que fue su amigo, el que alguna vez escribió que podía ser el Teilhard de Chardin peruano, es muy vanidoso".

Después del almuerzo cuando ya me iba a trabajar, tres hombres jóvenes, bastante venidos a menos, para la posición que señalaban tenían sus padres, me abordaron para contarme que habían sufrido abusos sexuales y físicos de parte del fundador, no les interesaba difundirlo periodísticamente.

El objetivo era que les consiguiera una cita con el cardenal Landázuri y monseñor Augusto Vargas Alzamora. De ninguna manera los iba a llevar, les dije que ellos sabían tocar el timbre de las puertas, les ofrecí presentarlos al día siguiente con Germán, en esa época tenían buen concepto del Vicario General y le relataron sus respectivos testimonios en el enorme jardín del colegio.

Los testimonios de los tres eran diferentes, no calzaban, no tenían pruebas, pero para mí eran convincentes y válidos. Germán los escuchó con atención, era su estilo. No me gustó su actitud final de lavarse las manos. Ellos ya sin otro camino se retiraron, les pedí que me esperaran en la puerta.

Ambos ya a solas, le dije a Germán sin levantar la voz: "Tienes que reaccionar como un hombre de Dios, para que mierda te consagraste a su servicio, comprende que si te quedas de brazos cruzados como un cojudo, todo esto va a destruir tu vida, todo lo que haces va a quedar sin sentido y lo mandarán a la mierda y tu trabajo finalmente será enviado a la concha de tu madre, nada va a quedar de ti, más que odio por ti".

Estaba dando por terminada la conversación y cuando le extiendo la mano, mi amigo súbitamente me abrazó para llorar en mi hombro, su pena me traspasó, antes había hecho lo mismo cuando murió Dalma, mi compañera.

Demoró en reponerse, caminaba dando vueltas alrededor de la grama, no quería que me vaya, hasta que me preguntó si creía en él y le respondí que era mi único amigo, la persona en quien más confiaba en esta vida.

El mismo salió hasta la calle para hablar con los ex sodálite para decirles que después del congreso hablarían con detenimiento.

Unas semanas después Germán me recogió para ir a la casa de la calle La Pinta, de Luis Fernando, cuando llegamos, su gente ingresó al inmueble y lo intervino, ingresaron sin resistencia, esperamos en la calle, el fundador persistía en seguir usando alucinógenos, porque se encontraron varios de diverso tipo, en cambio nada delató que en esa casa se practicaba el sexo, tal como condones, lubricantes, consoladores, entre otros.

Revistas de moda o catálogos de ropa, fueron encontrados. Germán me preguntó que para que servían, le respondí que esas revistas las usaban los sastres para que sus clientes escogieran el modelo de ternos. Germán dijo que le parecían "una mariconada horrible" porque tenían muchas fotos de hombres.
Entonces a todos los sodalite, los llevé caminando a la avenida Aramburú con Arequipa, en esa época tenía varias tiendas de sastres, en donde encontraron revistas iguales. No se encontró revistas pornográficas.



III. La despedida de Germán

Y llegó el día en que nos vimos por última vez con Germán Doig, él encontró un tiempo para que una mañana de febrero del 2001 pudiéramos conversar, un día 12 me pareció excelente, a mí no me gustaba ir a su oficina, entraba y salía gente, me parecía que había una mujer que lo enamoraba, le movía el culo sin vergüenza alguna en la cara, y se le acercaba con excesiva proximidad.

Esta señorita no valía nada físicamente y él ni la miraba, toda esa situación me fastidiaba, una vez le pedí que saliera de la oficina, no respetaba la condición religiosa de Germán. La vi peligrosa, no solamente iba detrás de lo prohibido, es decir un religioso. Una mujer rechazada se convierte en el mayor peligro.

Me pareció que el lugar adecuado para conversar con Germán era el D'Onofrio de Dasso en San Isidro, de chiquillo Germán moría por esta cadena de restaurantes, llegamos a las diez de la mañana y acabamos de conversar antes de la seis de la tarde, nos pareció que había pasado tan solamente un minuto.

"Nos despedimos" de la verdad, es como se dice siempre. Lo permitió nuestro Dios, unas horas después murió Germán en su cama.

En verdad que el desayuno, almuerzo y lonche en el D'Onofrio con Germán, me reafirma en señalarlo como un tipo sensacional, nunca fue consciente del atractivo que tenía con las mujeres, ese día se nos sentaron cuatro grupos diferentes de mujeres, algunas preciosas, todas detrás del jefe de los sodálite.

Siempre tuve con mi amigo el mayor respeto de su condición religiosa pero estaba tentado a decirle que nos acercáramos donde ellas, antes que se vayan.

Antes que Germán regresara a su convento, una de estas chicas, media achinada, linda de cara y de cuerpo precioso, a propósito se tropezó con él cuando se dirigía al baño, le metió la mano y le agarró con ganas el poto, llevando la otra mano al pecho, precisamente entre el corazón de ambos. El sodálite le pidió disculpas, bastante mortificado, por el tropiezo que creyó había ocasionado.

El Sodalicio con Germán, no aplicó la enseñanza de Cristo de no lanzar la primera piedra, y se la arrojaron por televisión a Germán ya fallecido, convirtiéndose en un bumerang que va de retorno sin cansancio alguno hacia ellos: los sodálite. Y es la base que sostiene las denuncias de presunta pedofilia que existe en contra de su fundador, Luis Fernando Figari.

Políticamente Germán Doig era belaundista, aunque no tenía tiempo para detenerse a pensar en política, pertenecía tanto por su padre como por su madre a familias chiclayanas de hacendados y de comerciantes que fueron belaundistas desde la primera hora y que durante la dictadura militar persistió en la lealtad al Presidente Belaunde. Uno de sus tíos, la excepción, alumno de Belaunde, ingresó al velasquismo. En el momento en que falleció, presidía el Perú, el belaundista Valentín Paniagua, amigo de su familia.

Germán siempre fue joven murió a los 43 años de edad, fue un hombre de enorme espiritualidad pero era buenmozo en exceso para ser religioso, y como era deportista se le veía como un tipo muy bien plantado y de porte distinguido, era atractivo y atrayente, para quien gusta de lo prohibido, estaba consagrado a Dios.

No era vanidoso, su objetivo era parecer de más edad, porque siempre fue demasiado joven, y mientras la moda en la sociedad es rejuvenecerse, él fue a la contra, se envejecía para cumplir su ideal de parecer lo más viejo posible, así se le ve en muchas fotos, hacía que le aplicaran el photoshop para parecer viejo, pero personalmente era todo lo contrario, mantuvo su aspecto de hombre joven.

Me asombran las dos personas que han jurado ante Dios, en el proceso de beatificación de Germán, de que no disfrutaron del cuerpo de Germán. Para mi resulta terrible propiciar de cuando te mueres, aparece gente para señalarte que sexualmente fuiste una desgracia y están llenos de arrepentimiento.

Hay una mujer que señala haber sido una sobreviviente de los abusos de Germán, exclama por TV que le tocó una vez los genitales. No le creo a ninguno de estos testigos y sus testimonios son falsos. Son una mentira.

Hay un hare krishna, que antes estuvo de sodálite, que testimonia en contra de Germán, dice que una vez lo recibió en calzoncillos (Shorts para jugar futbol) y que lo hizo quedarse en calzoncillos y que no lo tocó, Este señor supone que así se aprovechaba de los menores de edad. Y no será acaso que ese día estuve allí a pedido de Germán, porque este señor es hijito de papá y que era intolerable para los demás muchachos.

En esta campaña montada contra el Sodalicio hay mucha mentira.

1970 Germán Doig cuando cursaba el segundo de media en el Colegio Santa María, era el alma del Sodality of the Virgin Mary. Al año siguiente, el 8 de diciembre de 1971, a los 14 años de edad, participó en la fundación del Sodalicio de Vida Cristiana, convirtiéndose en su espíritu hasta que falleció el 13 de febrero de 2001, a los 43 años de edad.


IV. Primera Consagración de Germán

Es imposible comprender los designios de Dios, sobre todo cuando recuerdo a Germán a los trece años de edad, en la Iglesia de las Esclavitas, de la avenida Wilson, maravillado frente al Santísimo logrando el sentimiento de la plenitud de la presencia viva de Cristo, motivándolo a llorar sin descanso, cuando sin pensarlo se consagró a Dios para servirlo por siempre.

Una vez que me explicó que le pasaba, le dije: "Yerman (pronunciación de su nombre German en inglés que significa alemán) esas cosas no se hacen, no puedes prometer a Dios lo que no vas a cumplir, trae mala suerte, de ninguna manera se juega con eso y después cuando lo necesites, que vas a hacer".

Me pidió que me quede callado, que fuera un secreto entre los dos, que si andaba contándolo, lo iban a matar en el Colegio.

Eran tiempos del Sodality of the Virgen Mary del Colegio Santa María y lo mejor que nos pasó en esta etapa de nuestras vidas fue la visita a la Iglesia de las Esclavitas, que tenía la exposición permanente del Santísimo. Cuando ya estaba en Letras de la Católica en la Plaza Francia, se me hizo frecuente caminar por el Centro, entré una vez al templo y me dije tengo que traer al Sodality.

Algunos de los chicos fueron con sus madres, hermanos, abuelitas, tías, hasta con sus amas que los habían criado, fue algo tan bonito e irrepetible porque por primera vez congregábamos a las familias en torno del Sodality, el embrión de Sodalicio, esto nos inspiró tratar de vivir nuestra religión como en los tiempos de la Iglesia primitiva, que comprende el periodo inmediatamente posterior a los Apóstoles y antes de la conversión del emperador Constantino.

Germán destacaba sobre todos en su forma de arrodillarse, de mirar al Santísimo, en eso noté que Germán no podía dejar de llorar, le pregunté que le estaba pasando y él como que se desvaneció con las justas, pude sujetarlo y lo cargué abrazándolo de las piernas para levantarlo, para sacarlo al hall de entrada, la madera de la banca lo incomodaba.

Se produjo un alboroto, el sacerdote se acercó, pero Germán no quiso quedarse en una sala, ni quería que lo separaran, ni que lo tocara, ya mostraba la fibra de su carácter. En el momento que se sintió mejor, regresamos al interior hasta que acabó la ceremonia que nos dejó huella para siempre.

Germán estaba muy triste que todo se acababa, muy arrepentido de haberme contado de que se había consagrado a Dios, entonces le dije: "Yerman vamos a celebrar tu consagración, me preguntó muy serio: ¿Qué piensas, que debemos hacer? Era muy inteligente, destacaba.

Así nos fuimos caminando para almorzar en D'Onofrio del Pasaje Olaya, después pasamos por el diario La Prensa para que lo conociera, en la dirección se trepó y saltó en los muebles de cuero y terminamos en el cine Metro. "Nunca he sido tan feliz", me dijo, cuando lo dejé en su casa, después de tomar lonche en el Bar B. Q de San Antonio.

En tanto Germán, me seguía pareciendo el chiquito más pesado que pudiera existir porque un sábado por la mañana que esperaba a que mis amigos me recogieran, me vino a buscar a mi casa, estaba muy ansioso, eso no era nada bueno para él, no se podía controlar.

Salimos a caminar hasta que me pidió el mayor favor que pudiera existir, me contó que no se quería morir en la calle, había tenido una pesadilla y que estuvo pensando que dado que éramos los mejores amigos del mundo, podíamos ir a la Iglesia de las Esclavitas, para pedir lo mismo, él lo hacía por mí y yo por él.

Germán pidió que yo, en su momento, me muriera en mi cama y yo pedí que Germán en su momento, muriera en su cama. Siendo Germán un ser de oración perpetua, siempre digo que me voy a morir en mi cama, jamás pensé que él se moriría en su cama a los 43 años, antes que yo. Han pasado ya 14 años.

Germán en el grupo Sodality del Colegio Santa María, era el más chiquito en edad y en tamaño, pero el más inteligente y brillante, totalmente agrandado, deportista nato, pulcro, limpio, bien puesto, bien vestido, rápido en todo, pero cuando rezaba te quedabas admirado de la naturalidad de su postura, de la entrega de su espíritu a nuestro Dios.

A través de los años con Germán hemos escuchado Misa juntos muchas veces, también hemos comulgado. No soy de comulgar, ni de confesarme. El me obligaba a comulgar: "Anda arrodíllate, allí hay un cura, no me digas que ya estás viejo para arrodillarte, quiero que comulgues conmigo, que sepan que eres mi amigo, que Dios compruebe que seguimos andando juntos a su encuentro.

Durante treinta años continuos, Germán dedicó su vida a Dios, participando en la fundación y en el desarrollo del Sodalicio, cuando falleció sorpresivamente en su cama a los 43 años de edad, su muerte fue noticia, dada la importancia de su vida en nuestro país, cuando la escuché, sentí que se me paralizaba mi corazón de pena, sus funerales fueron solemnes, llegué a ver y tocar su féretro. Participe en su Misa. En la calle quedó un gentío enorme.

Ya después de que murió, escuchaba que era un santo, pensé que era una locura, dándose inició rápidamente a su proceso de beatificación. Pensaba que no iba a tener éxito por toda la envidia acumulada que existe en este mundo, esta no iba a parar de crecer hasta que pudieran generar la maldad suficiente para echarla sobre su imagen, hasta destruirla sin cansancio, sin misericordia alguna.

Lograron conseguir testimonios falsos, no tengo duda. Él no puede rebatir a sus acusadores. Los designios de Dios son imposibles de comprender.

Nunca escucho los comentarios que se hacen sobre mis amigos, no existen, pero unos tres años atrás, un sacerdote cercano a la Teología de la Liberación, antes de la romería en el cementerio Presbítero Maestro que realiza mi centro de trabajo en recuerdo de su fundador, delante de otras personas, realizó comentarios sobre el Sodalicio y de uno de sus fundadores ya fallecido.

Le pregunte si se refería a Germán Doig, mi amigo Sodálite, me respondió que no sabía su nombre, no era importante conocerlo. No sé si me escuchó, pero yo le dije: "Es de cobardes negar a un amigo, Yerman es de lo mejor que he conocido en esta vida, de quien usted habla es mi amigo, no siga con el tema".

Y me preguntó si no me daba vergüenza de haberlo tenido de amigo y por más cura que fuera este señor, no tenía que tolerarlo y me acerque a verle su cara y le exclamé, con todo respeto: "Nunca".

De regreso a mi casa, paré en una cabina de internet y le mandé una solicitud de amistad para el facebook, que destinó lo antes posible al spam.

Es cierto que German Doig tenía la última palabra en todo en el Sodalicio, él decidía finalmente sobre la expulsión o la permanencia de un miembro del Sodalicio, previa entrevista. Su metodología era muy dura.

En este momento la imagen de Germán, ubicado en el ojo de la tormenta pública, no está en condiciones de ser elevado a los altares, él nunca quiso ser santo, él solamente sirvió a Dios desde los 13 años hasta que cumplió 43 y falleció el 13 de febrero de 2001 en su cama. A él no le importaron los moralistas, que solamente insultan pensando en las ganancias que obtendrán.

Mi hermano en Cristo, nuestro Señor Germán Doig Klinge, con quien nos contábamos todo lo que nos pasaba. Ahora me lo han crucificado. No tengo dudas, nuestro Dios en su momento lo bajará de su cruz, en donde lo cuida.



V. Colegio Santa María y el Sodality of the Virgen María

El Colegio Santa María fue fundado en 1939 por la congregación Sociedad de María, Marianistas, iniciada en Francia durante la Revolución Francesa, por el beato Guillermo Chaminade.

En otros países de la América del Sur, la presencia marianista fue de la provincia española, en el Perú fueron americanos de la provincia de St. Louis Missouri, gringos muy jóvenes y bastantes liberales. El padre Bernard Blemcker SM, fundador del colegio, creó desde el principio el Sodality of the Virgin Mary, destinado a fortalecer la religión católica entre los alumnos.

El Colegio Santa María solamente enseña del cuarto de primaria al quinto de media, la educación previa se realiza en el Colegio Inmaculado Corazón, de religiosas americanas. Cuando pasé de Inmaculado Corazón a Santa María en 1963, funcionaba en su local antiguo en San Isidro.

La moda de la época fue que los colegios religiosos de mayores recursos se mudaran a las nuevas urbanizaciones de Surco, en ese momento Santa María tan solamente tenía en Chacarilla del Estanque a los alumnos de quinto de media.

En 1963 el núcleo central del Sodality, estaba entre los alumnos del quinto de media, ellos llegaban en el ómnibus del colegio, un rato después que culminaban las clases en San Isidro, quienes vivíamos en el barrio nos quedábamos hasta las seis de la tarde, hora que cerraban las puertas.

Una tarde, sin proponernos, junto con mi amigo que estaba en quinto de primaria, nos sentamos con los Sodality, el líder del grupo era Luis Fernando Figari, de quien no tardé en hacerme amigo. Así fue como me convertí en la mascota del último grupo del Sodality que realmente funcionó en el Colegio.

Varios hermanos marianistas, participaban, se rezaba poco, pasaban películas, slides, charlas eran muy animadas, en las que a veces me hacían intervenir y todos se reían, era el más chiquito, tenía 10 años.

A veces Luis Fernando nos invitaba a tomar lonche en su casa. A fin de año, el Sodality tuvo una reunión en la casa de sus padres en la playa San Bartolo, fueron varios marianistas, después visitamos la gruta de Pucusana. Nos movilizamos en el ómnibus del colegio, el hermano Salvatore me cuidaba.

En 1964, cuando cursaba el quinto de primaria, el Sodality no se pudo formar, porque a Chacarilla pasaron ese año los de cuarto y tercero de media, el colegio quedó medio vacío, correteaba por toda el área desocupada. Luis Fernando ya ex alumno, lo conformó con alumnos del quinto de primaria al segundo de media. Pero no tuvo éxito, pocos nos quedábamos para la reunión.

El padre Robert Heil SM decidió que serían charlas a cada clase ofrecidas por marianistas. Pero Luis Fernando conformó un núcleo que nos reuníamos los viernes por la tarde en su casa y más de un feriado hemos ido a San Bartolo, con marianistas, recuerdo que el hermano Salvatore, me hacía entrar al mar a nadar para bañarnos juntos.

Y cuando acabó el quinto de primaria, me olvidé de mi amigo Luis Fernando. En 1965, el Colegio por fin se mudó a Chacarilla del Estanque y en esa época se decía que estábamos muy lejos de todo, los marianistas no permitieron que los alumnos se quedaran después de clases y nadie se ocupó del Sodality, pasando de inmediato al olvido como si nunca hubiera existido.

Germán Doig, un atleta completo porta el testigo para la carrera de relevos.


VI. Santa María ¿un formador de ateos y comunistas?
Mi paso por Santa María fue largo, a los curas del colegio les dio la gana de presentar para mis padres dos opciones: o jalarme de año en cuarto de media o me sacaban del colegio para arreglar mis cursos en otro colegio que no enseñara inglés, mi mamá decidió que me jalaran de año, entonces cuando cursé el quinto de media se me metió en la cabeza que me iban a botar.

En mi pasado estaba escrito que en 1967, en el tercero de media, durante un día, mi clase decidió pedir que boten del colegio a un religioso que estaba loco, pegaba a los alumnos por pegarles, entre ellos yo, y agarró fama de maricón.

Delante de toda la clase me pegaba con un libro, en la cabeza, me hacía ver estrellitas, me lanzaba contra la pared, me cacheteaba, y mientras hablaba a los alumnos me obligaba a que me reclinara sobre la carpeta, me sobaba la espalda con sus manos y me metía sus dedos en la cara, una vez me metió el dedo a la boca y lo mordí con rabia, que le dolió, le dolió, no tengo duda de eso.

Me hizo pararme, me cacheteó con su fuerza me sentó en la carpeta y él salió rápidamente de la clase, parece que le dañé el dedo. Aparte de eso, no pasó más. Nuestra protesta fracasó, nadie nos hizo caso, al día siguiente nos olvidamos de todo, como si nada pasó.

Al año siguiente, este religioso me agarró de punto, pero la valiente intervención de uno de los hermanos lo alejó para siempre de mi vida. Pero ese año, los hermanos comenzaron a anunciar a quienes debían irse a otro Colegio que no enseñaba inglés para salvar el año. No se me dijo nada.

Cometí el error de hacer una composición en inglés en contra de la guerra de Vietnam, por eso en mi caso avisaron cuando ya estaba jalado. Todo me indicaba en 1970, cuando cursaba el quinto de media, que era el dueño de una maldición, por más que estudiara, para mis profesores existió un límite máximo de nota para calificarme, lo comprobé cundo hice por segunda vez el cuarto año.

Una mañana de abril de 1970, principio del año escolar, el padre Gerald Haby, capellán del colegio me llamó a conversar con él a la hora libre después del almuerzo. De frente, para que perder el tiempo, le conté lo que opinaba el padre Morris de mí y la investigación que promovió sobre mis bajas notas que no guardaban relación con mi inteligencia a cargo del padre Heil. Me dijo que sabía pero que ese no era el tema de nuestra conversación.

Le recordé que mi abuela por el matrimonio del ex hermano Salvatore, realizó una comida para él y la familia de la novia, con la asistencia de los padres Heil, Morris, Shelby, junto con una decena de hermanos: Marckl, Rudy, Fred y Corazao, entre otros. Respondió que sabía.

De pronto, como si saltara la liebre, me preguntó si conocía a Ricardo Letts y a Javier Diez Canseco, ex alumnos del colegio. Respondí que sí, Ricardo fue compañero de estudios en la Agraria de mi tío, en tanto que Javier era hermano de un compañero de estudios de mi promoción anterior. Carecía de dudas, estaba convencido que me iban a botar del colegio.

Pensaba en ese momento que ni muerto podía reconocer que en los veranos del 69 y del 70 iba a la UNI donde estudiaba mi amigo Russell Wensajoe, quien era militante de Vanguardia Revolucionaria, cuyo máximo dirigente era en ese momento Ricardo Letts, y que iba a la Universidad Católica, acompañando al flaco Wensjoe a las convocatoria de izquierda lideradas por Javier Diez Canseco.

El padre Haby es hijo de un ranchero de Texas, Estados Unidos, quien a los 35 años había sido mandado por sus superiores a Lima, estaba horrorizado frente al hecho que ex alumnos del colegio, fueran de los "comunistas más conocidos del país", pensaba que había muchos más.

Esperaba que en cualquier momento leyera mi expulsión del colegio, en tanto mantenía mi inocencia del conocimiento de la izquierda y el comunismo.

Harto, cansado, aburrido, el padre Haby me dijo que lo había convencido de que mis notas del pasado no reflejaban el grado de mi inteligencia y que regresara mañana a la misma hora para conversar y definir que íbamos a hacer.

En la reunión siguiente tomé la iniciativa en la conversación, los sacerdotes siempre te dejan hablar cuando ya decidieron que van a tomar una muy mala decisión, entonces me iluminé en medio de mi angustia, le conté con detalle sobre el Sodality of the Virgin Mary de los años 63 y 64.

El padre Haby, se mostraba cada vez más fascinado con mi cuento del Sodality, pero se impactó que de chiquito participé. No tardó en hablar con todos los marianistas que le señalé y todos confirmaron la verdad.

Resultó para mi muy curioso que Luis Fernando Figari fuera profesor por horas, en el colegio. Se me ocurrió que me había visto en Letras de la Católica y que llevó el chisme al padre Haby, para fortalecer su amistad con él, a quien necesitaba para cumplir su meta de dominar ideológicamente al colegio, porque había descubierto que los marianistas en el Perú no seguían los principios rectores del fundador de la congregación, el padre Guillermo José Chaminade, por eso no era Santa María un semillero de vocaciones religiosas y sacerdotales, todo lo contrario. Figari no estaba interesado en crear un Sodality.

Un sábado a fines de abril, primer mes de clases, el padre Haby me citó en la mañana para participar en sus clases de beisbol a los alumnos, en tanto decidíamos la fecha del inicio del Sodality. Ningún amigo me quiso acompañar.

Llegué al colegio sin ánimo de nada, nadie quería nada con el Sodality, ni quienes estaban jugando beisbol, con excepción de un chiquito de segundo de media, quien en poco menos de un mes cumpliría 13 años de edad, era German Doig, quien me dijo que él quería estar en el Sodality.

Antes o después de su santo o cumpleaños lo invité al Bar B. Q. del Ovalo Gutiérrez, a comer anticucho de lomo con papas fritas, lo mejor de la época, él me dijo que había estado "muy feliz".


Un atleta completo: Germán Doig compitiendo en el estadio Gálvez Chipoco de Barranco en salto largo.


VI. German Doig el alma del Sodality

En el sábado siguiente a la primera reunión, estábamos ya en mayo, en el día y en el mes de Santa María, el padre Haby habíamos decidido que nos reuniéramos en el local del viejo colegio de San Isidro. Solamente llegamos tres: Figari, Doig y yo. Estábamos sentados en la capilla, persistía en pensar que me iban a botar del Colegio, en eso el padre Haby apareció vestido para oficiar Misa.

Así fueron las primeras reuniones, siempre éramos los cuatro, a veces venían algunos que no volvían, el padre Haby hablaba, nosotros escuchábamos, Luis Fernando comentaba y me aburría a muerte con la vida del padre Chaminade, que lo apasionaba. Para mi traía mala suerte, al final de su vida, lleno de problemas fue apartado de la congregación que fundó.

Sucedió que mi nuevo amigo Germán antes de cumplir los 13 años, dejó a sus amigos con los que caminaba para tomar el ómnibus marca Bussing de la línea 59A, para caminar conmigo, uniéndose a un grupo de quinto de media, era pues muy independiente.

En la práctica, sin proponérnoslo, las caminatas para el Bussing, era avanzar a los paraderos más lejanos al colegio para ir cómodamente sentados, ese andar nos llevó a inventar una metodología similar a la que usan los "Testigos de Jehová" para la difusión de nuestro Sodality, tuvimos éxito finalmente.

Todos quienes conformaron a la generación fundadora del Sodalicio regresaban en Bussing del Colegio. Eso solamente lo sabemos nosotros.

Es cierto que a las reuniones a veces venían más alumnos y otras veces menos, siempre habían nuevos y algunos no regresaban, pronto nos convertimos en un grupo compacto, de personas entrañables, el padre Robert Heil los consideró en conjunto como lo mejor que había tenido el colegio y opinó que Luis Fernando trataba de crear un nuevo Santa María en el mismo Colegio Santa María. Y eso no era tolerable, porque los marianistas tenían sus reglas.

A pesar de todos los esfuerzos que hice no me fue fácil acabar el colegio, el religioso que enseñaba inglés me acusó falsamente de estar copiando, y me quitó el examen final, me jaló en el curso y tuve que ir a una Unidad Escolar a dar examen, me saqué 20, sentí que el mundo era mío.

Tanto en el Sodality como después en el Sodalicio hasta que se convirtió en una congregación religiosa y mientras yo caminé con ellos, la meta fue tratar de expresar lo que te brotaba de la mente, del corazón, creíamos que seguramente todo eso es lo que tu espíritu quiere que hagas, para tener libertad.

Por eso la libertad era plena, cada uno de los integrantes era independiente al otro, todos eran integrantes de la secundaria del Colegio Santa María, el primer exalumno fui yo, todos no siguieron, pero si conformamos un núcleo muy unido, en ese momento nuestro objetivo fue fortalecernos en nuestra religión para que nunca pudiera influenciarnos el ateísmo.

En el primer verano, Germán los reunía, sobre todo a los que eran de su clase, yo me preparaba para ingresar, ingresé, me rapé a coco, don Pedro Beltrán me regalo mi viaje a Pampas Galeras para conocer la vida de las vicuñas, de regresó fui a la playa con varios de los Sodality, les prometí llevarlos cuando acabaran el colegio, aparte de Germán no recuerdo haber llevado a nadie más.

En 1971, el hermano Leonard Rudy amigo de Luis Fernando Figari fue nombrado director del Colegio y el padre Gerald Haby fue el nuevo superior de la comunidad marianista del Colegio, con lo que Figari pasó a tener el poder de la influencia filosófica como decía, además uno de los profesores de apellido Tapia se había sumado al Sodality.


VII. Estructura del Sodalicio
En el principio del Sodalicio nada estaba escrito, todo se realizaba de acuerdo a como se presentaban las cosas y se estaban desarrollando cuatro grupos, el principal era el grupo "los amigos Luis Fernando Figari" o Consejo, quienes fueron los financistas del proyecto, supongo que ellos son a quienes se les reconoce como jóvenes que de la política pasaron a la filosofía. Todos era exalumnos del Colegio Santa María, cada uno de familia más rica que el otro.

El segundo grupo era la base del proyecto original que surgió por el empeño que le pusimos con Germán, que actuando como "Testigos de Jeová" conversábamos con otros alumnos camino a tomar el Bussing, por eso todos fuimos alumnos del Colegio Santa María llevados por mí y por Germán a formar parte del Sodality of the Virgen Mary, en 1970, bendecidos por el padre Gerald Haby y acompañados por el profesor Luis Fernando Figari.

Este grupo, lo llamaba el Consejo, el de los "perfectos", todos tenían una vida sana y casi todos creían que tenían vocación religiosa. Nos hicimos muy amigos, tratamos de estudiar el Concilio Vaticano II, me impactó a mi primero y después a cada uno de ellos, el tema de la Iglesia primitiva, de aquella de los mártires, previa al emperador Constantino, en la que primaba el consenso.

Nunca nada decidimos por votación, ni diez a uno, ni cinco a cuatro, o estábamos todos de acuerdo o nada, seguíamos conversando, no nos entrampábamos. Nunca existió un derrotado y nos fortalecimos en nuestra religión, queríamos ser conocidos por nuestro trabajo individual y colectivo, jamás por el exhibicionismo y la sobonería.

Un tercero grupo conformaban las señoras, madres de varios sodálite que crearon finalmente el culto a la Virgen de la Reconciliación, patrona del Sodalicio.

Un cuarto grupo eran los "vándalos", gente joven que rodeaba a Luis Fernandoi, eran sodálite pero estaban a cargo exclusivo del fundador, pero no poseían la disciplina de vida requerida a los "perfectos". Nunca los juntaban. De este grupo surgen todas las denuncias en contra del Sodalicio de Vida Cristiana.

Mi responsabilidad fue la coordinación de todos los grupos junto con Germán Doig, dependía de cada uno llevar la vida que cada uno quería, yo no me iba a consagrar, estaba de enamorado con Dalmacia Mikulicic García, militante de Vanguardia Revolucionaria, después tuvimos un departamento juntos. Germán fue muy amigo de Dalma, participó en nuestro matrimonio en Andahuaylas.

El Consejo inicial del Sodalicio fue un pequeñito grupo de amigos de Luis Fernando que estaban muy politizados en contra de la revolución de la dictadura militar del general Juan Velasco, más le interesaba a ellos la discusión política que la práctica de la religión. En líneas generales eran anticomunistas.

En el momento en que estaba por acabar el primer año de Letras les interesó conocerme más, tratarme con más frecuencia, a mí me parecieron buena gente pero muy conservadores, sin futuro en la política.

Uno de ellos, que no recuerdo su nombre, se hizo mi amigo, le tenía aprecio, era alto, blanco, de pelo negro, un poco mayor que Figari, era aparentemente nuestro verdadero mecenas, quien aportaba el dinero que se tenía. Su amistad me libró de tener que depender de Luis Fernando.

En esa época tenía demasiado con ir a la Universidad y a La Prensa, como para asumir las tareas de organización del Sodalicio, quedamos que Germán trataría con él y yo lo ayudaba en todo, y así fue como Germán trabajaba para que nosotros tuviéramos todo lo que necesitábamos para nuestras reuniones y era quien nos tenía al tanto de lo que sucedía.

Este pequeño grupo de personas que no tenían más de treinta años tomaban las decisiones de lo que debería hacerse para convertir el Sodality en el Sodalicio, ellos no opinaban igual, para ganarse unos a otros, me hacían votar, así todo se convirtió en aleatorio.

Se definió así, el Sodality era para alumnos del colegio Santa María y el Sodalicio para los mejores del Sodality y los exalumnos, ellos y yo, pero con el tiempo sin presencia marianista, pasaron a conformar la generación fundadora.

Los religiosos americanos que nos enseñaron en Santa María, siempre nos decían que nosotros conformábamos el mejor grupo que podía existir, éramos lo mejor, los escuché ocho años seguidos, entonces siempre considero que el grupo de gente con el que camino es el mejor que puede existir, le saco brillo como si fuera la lámpara de Aladino.

Pero en verdad el grupo del Sodality y después del Sodalicio que conformamos, es brillante, lo más cercano a la perfección, todos son excelentes personas llenas de espiritualidad, lo mejor que se puede encontrar en esta vida. Este escándalo en el 2015 es absolutamente superable.

El 8 de diciembre de 1971, día de la Inmaculada Concepción fundamos el Sodalicio, Germán corriendo por todos lados, era el más feliz, estaban sus padres, sus hermanas, las hermanas de su abuela, toda su familia.

Germán Doig Klinge, especializado en el pensamiento de Juan Pablo II, es recibido en una audiencia en El Vaticano. En la foto se nota a Germán envejecido por el photoshop. Fue un hombre carente de vanidades. Mientras todos quieren rejuvenecer, él se envejecía.


VIII. Escándalo de Pedofilia en los Tiempos Velasquistas.

Un día, Lima amaneció envuelta en uno de los mayores escándalos de los años setenta, el hermano Charles, antiguo profesor de colegios marianistas, entre ellos, Santa María, estaba preso acusado de violar a niños pobres.

El hermano Charles era americano, quien después de muchos años de residencia en el Perú, realizaba su trabajo en una parroquia de gente pobre. Los padres de familia querían lincharlo, se encerró en la parroquia y la policía lo salvó al detenerlo. El juez instructor, lo mandó a la cárcel de Lurigancho.

Todo se complicó para el hermano Charles, la prensa favorable al gobierno revolucionario del general Velasco, que se consideraba en lucha frontal con la oligarquía y el imperialismo por lograr la transformación nacionalista del Perú, había encontrado como noticia a un yanki presunto violador de niños y de niñas.

El hermano Charles que ya nadie recuerda quien fue ni que hizo en esta vida, se convirtió en el enemigo número uno de la sociedad peruana.

Los miembros del Sodalicio de la época, alumnos del Colegio Santa María, estaban profundamente afectados y Germán consideró que teníamos que conversar y como yo era el mayor, asumí la responsabilidad. Ni el padre Haby, ni Figari, ni nadie del Consejo, se dieron por aludidos para hablarnos.

He conversado del tema con los sodálite en grupo, me encargué de darles las explicaciones adecuadas, También uno por uno o en pequeños grupos.

Los sorprendí cuando les dije que lo mismo me podía pasar a mí, si yo los agarraba a ellos, entonces no me diferenciaría en nada del hermano Charles y también les podía pasar a ellos si se agarraban a un niño de diez años.

Eso de ellos con un niño, no era posible y rechazaron de plano el tema de la posibilidad de ellos conmigo, pusieron cara de asco. Germán dijo que si eso nos pasaba ya no podría confiar en nadie en esta vida.

El hermano Charles no fue mi profesor pero lo conocía del Sodality del 63 y del 64, era viejo, festivo, gordo, sonriente. Los Sodálite lo conocían porque los llevaban a visitar esa parroquia. Me mandaron a preguntarles a los marianistas sobre su opinión y me señalaron que era inocente y lo visitaban en Lurigancho.

Se generó una enorme decepción entre todos, no lo creíamos inocente y de tanto escándalo, un abogado logró que un juez decretara su libertad provisional, lo que aprovechó el hermano Charles para regresar a los Estados Unidos.

Lo importante de todo esto es que pudimos reconocer que nosotros éramos un grupo que podíamos defendernos frente a cualquier tipo de agresión. Pero nosotros sabíamos que quien toca a niños o niñas, va preso y la prensa destruye tu imagen. Habíamos crecido todos, ya había uno más chiquito que Germán.

Germán Doig.

IX. Luis Fernando Figari Expulsado del Colegio Santa María
En 1973, se presentaba como un gran año, Germán y varios de los Sodálite cursaron el quinto de media, el 22 de mayo cumplió 16 años de edad, entró en crisis, no quería acabar el colegio, no sabía que iba a ser de su vida.

Un día me dijo que tenía que tener sexo con una mujer, lo dijo con la lisura que se usa, pero en su opinión, era mi obligación resolverle el problema.

Me dio un discurso, de que los amigos van juntos a los burdeles, que él ya estaba cansado de esperar a que le dijera cuando íbamos a ir. Le recordé que éramos integrantes de un grupo religioso, podían expulsarnos de inmediato.

Insistió una y otra vez de a verdad que estaba en quinto de media, no era justo que lo trataran de chiquito, así que finalmente un amigo periodista nos llevó a una casa en Miraflores, por el zanjón, un burdel de segundo nivel, pero un lugar limpio y las mujeres eran muy simpáticas, cobraban caro, bien caro.

Los dos éramos menores de edad, y el Chino, mi amigo periodista nos llevó y nos hizo pasar. Germán como muchos muchachos de nuestra época debutó en un burdel, ya estaba preparado para acabar el colegio y enfrentar la vida, al menos eso dijo diez veces en cinco minutos.

Desde 1971 la posición de Luis Fernando en el Colegio mejoró, el nuevo director, el hermano Rudy era su amigo, lo escuchaba, pero es un religioso muy simpático y risueño, siempre estaba contento y Figari creía que lo influenciaba.

Germán se había convertido en el líder del grupo, y decidí abstenerme de intervenir en las reuniones del Sodality, porque era para escolares, nosotros teníamos el Sodalicio. Cada vez que podía iba al colegio, después de las reuniones de ellos, nosotros pasábamos a un momento más de corte amical.

Tomamos la costumbre que los cumpleaños, antes o después de la fecha, nos reuníamos en el restaurante del centro comercial Galax de Chacarilla, que en el recuerdo del pasado, son parte de lo más entrañable que puede existir.

Ellos cada vez eran más religiosos, con una vocación que iban definiendo con absoluta seguridad, y hemos llegado a caminar hasta el Ovalo Gutiérrez y ya muy pocos, entrábamos a Santa María Reina para escuchar Misa.

1973 puede ser el mejor año de mi vida, me peleaba poco con Dalma, me fue excelente en mi primer año de Derecho, en La Prensa y en el Estudio Rodríguez Larrain, a fin de año colaboré con la Comisión Episcopal de Ayuda Social a Refugiados Chilenos que presidió monseñor Durand y pude conservar su amistad hasta que falleció, 30 años después.

No recuerdo el año, pero siempre creo que fue en este año de 1973, estaba en exámenes y dejé dos sábados de ir a las reuniones del Sodalicio y cuando regresé había cambios sustanciales, pero lo más saltante fue que habían nuevos integrantes de otros colegios.

Monseñor Óscar Alzamora Revoredo, un sacerdote y Germán Doig.

Cuando el director de debates, mi amigo del Consejo, culminó con la primera charla en el descanso, Germán me presentó a los nuevos, uno de ellos me llamó la atención, cuando me senté a hablar con él me dijo que venía de Arequipa y que iba a ser sacerdote y por eso le interesaba el grupo nuestro. Ya éramos una congregación religiosa, me insistía Germán.

El proyecto de Luis Fernando Figari de convertirse en el ideólogo del Colegio Santa María fracasó de forma imprevista y cambió todos los planes del Consejo, ya que él pasó a dedicar las 24 horas del día al Sodalicio, porque lo expulsaron del Colegio Santa María.

En 1973 los marianistas designaron director a un exalumno, el hermano Julio Corazao SM, un educador brillante, pero todo lo resolvía con el padre Robert Heil, el hermano Corazao no simpatizaba con Luis Fernando lo consideraba trasnochado y que vivía en un mundo irreal copiado del racismo sudafricano.

Sin embargo, el superior marianista en el Colegio seguía siendo el padre Haby, el director espiritual del Sodalicio y del Sodality. Luis Fernando exigió a Haby que imponga los criterios de ambos sobre los del director, en condición de ser su superior. Los marianistas consideraron que el hermano Corazao tenía plena libertad para dirigir el Colegio, obligaron al padre Haby a renunciar al Sodalicio y no tradaron en mandarlo de regreso a los Estados Unidos.

Julio me llevó a una reunión con el padre Heil, quien me dijo que mi obligación era apoyarlos. Consideró que Luis Fernando pertenecía a una congregación religiosa en formación y que no era posible que el colegio se convirtiera en su semillero. Ya se había mandado la carta notarial de despido a Figari y al profesor Tapia, las clases habían sido suspendidas.

El lunes antes de las siete de la mañana un grupo de exalumnos amigos de Julio Corazao estábamos allí situado en las puertas del Colegio, de pronto Germán apareció al lado mío, repitiéndome: "¿Qué piensas que debemos hacer?", le respondí que nada, que era como un duelo de pistoleros en la calle central del pueblo que él tenía que acabar el colegio y estudiar Letras el próximo año.

Julio mandó cerrar con llave todas las puertas, nadie ingresaba al Colegio, y situó a todo el grupo de exalumnos, en la puerta principal. Antes que Corazao mandara a Germán a su casa, le dije que Doig era lo mejor que tenía el Colegio y que valía la pena dejarlo vivir la experiencia.

Llegó el momento en que los profesores Tapia y Figari quisieron ingresar al Colegio y Julio quien me tenía de acompañante principal, les dijo muy molesto, que no entraban y que toda esta gente no lo permitiría. El policía que trajeron certificó la expulsión, que legalmente fue un despido intempestivo. Recurrieron al Ministerio de Trabajo, que ordenó la reposición, pero no regresaron.

Germán se quedó todo el día conmigo. Figari nunca nos perdonó haber estado al lado de Julio Corazao, mi amigo y un hombre que paso haciendo el bien.

Unos doce años después, llevé a Germán a hablar con el padre Heil, quien le tomó mucho aprecio, lo consideraba brillante, le encantaba hablar con él. Sodalicio había crecido y querían ellos que les diera charlas, por lo menos una. El padre les dijo: "Todo lo que quieran en Santa María, nada conmigo fuera de Santa María". Les debe haber ido muy bien, porque monseñor Oscar Alzamora SM, exalumno del Colegio, entonces Obispo de Tacna, trabajó con Germán el segundo Congreso de la Teología de la Reconciliación, cuya sede fue en Tacna.




IX. Consagración

Un día le conté a Germán que Ricardo Palma tenía una tradición sobre unos monjes peruanos que eran barbones y que en recuerdo a ellos, también a modo de homenaje, podía usar barba y verse mayor. Por eso los sodálite comenzaron a usar barba, porque Germán necesitaba envejecerse o verse mayor.

Una semana antes de su consagración, Germán me mandó llamar, estaba aislado y no podía ir personalmente a buscarme.

Era su propio jefe, los sacerdotes que le habían traído no le gustaron, entonces lo llevé a la Cruz Blanca para que conversara con el famoso monseñor Durand, quien lo mandó a confesarse a San Pedro, también fuimos a conversar con el padre Heil, con quien oró en la capilla de nuestro antiguo Colegio.

Juntos organizamos su ceremonia de consagración, que resultó preciosa.

Germán Doig Klinge es la mejor persona que he conocido en esta vida y otras personas tienen otra opinión, "cada quien cree lo que quiere creer" decía don Pedro Beltrán Espantoso, el famoso director del diario La Prensa.

Me duele en el alma todo lo que se dice de Germán, yo lo recuerdo pateando todo el día una pelota de fútbol contra la pared, jugando con una o dos personas, tratando de formar equipo a como sea, haciendo que todos dejaran trabajar. La gente lo quería, lo admiraba, tenía por Germán el mayor respeto.

En torno suyo nunca existieron rumores, de ningún tipo.

El era su propio jefe tenía dos equipos con los que jugaba los sábados, eso lo aprendió de mi amigo Eduardo de la Piniella Palao, periodista mártir de Uchuraccay, quien a principios de los años setenta lo llevaba los sábados a Germán a entrenar a la segunda división en Lince.

Recuerdo la semana que pase con Germán entre los sodalite, después de que murió Dalma en 1978, después nos fuimos a mi casa en Lucma, Vilcabamba, el pueblo de Choquequirao. Poseía el recuerdo de que nos conocimos en Inmaculado Corazón, en 1962 cuando estaba en tercero de primaria y él en Kindergarten, sostenía que era uno de los que cuidaba su clase.

Una vez lo llevé a conocer la Casa Klinge, tienda que vendía ropa en la avenida Larco en Miraflores, que no era de propiedad de su familia. Se compró por primera vez ropa, estaba feliz de haberse vestido solo por primera vez.

Una vez fui a la parroquia a testimoniar en el proceso de beatificación de Germán Doig Klinge, pero decidí que no, no era el momento, se me caían las lágrimas. Los sodálite me atendieron extraordinariamente bien, prometí regresar pero no lo hice.

Ahora que nadie dice nada a favor de Germán, todo lo contrario, mis principios de vida me señalan que este sí es el momento de escribir sobre Germán, nadando en contra de la corriente. Y aquí, después de haber realizado mi testimonio sobre Germán Doig Klinge, le afirmo a Germán que nunca se equivocó al escogerme como su mejor amigo en esta vida.

Funerales de Germán Doig.


P. D. Escribiendo estas líneas sobre Germán, sí me han pasado cosas significativas en estos días y por eso va mi esperanza en que lograremos reivindicar su nombre, su trayectoria, su amor a Dios y su ejemplar servicio al prójimo a través de Cristo nuestro Señor. Esperemos que nuestro Dios lo quiera. Así sea.




SEGUNDA PARTE

Germán Doig Klinge y el SODALICIO de Vida Cristiana: Con testimonios de los años setenta y principios de los ochenta, a partir de los que se realizan suposiciones y especulaciones, como si fueran parte de testimonios válidos, se ha tergiversado el gran escándalo mediático de acusaciones de pedofilia que habría realizado el fundador del Sodalicio, Luis Fernando Figari Rodrigo.

Esta situación de confusión a la que se lleva a la opinión pública que ha llegado incluso a la calumnia en el caso específico de Germán Doig Klinge, quien falleció el 13 de febrero de 2001, ha sido fomentada, auspiciada y publicada por el Grupo El Comercio, el casi monopolio mediático peruano de propiedad de los descendientes de la familia Miró Quesada de la Guerra.

Germán Doig Klinge.

Pero todo el escándalo en conjunto se va desinflando, como que la opinión pùblica se va cansando del hecho que ya no hay nada más que agregar a las denuncias en contra del laico consagrado Luis Fernando Figari Rodrigo, el fundador de la congregación de origen peruano Sodalicio de Vida Crisitiana.

Existen disidentes llenos de odio quienes después de varios años se van, generalmente expulsados y no se llevan nada, más que la propia verdad que los llevó a separarse, sin llevarse nada más. No existe para ellos ninguna compensación y es normal que planteen la disolución del sodalicio.

Entonces, no se presentan testimonios concretos a la opinión publica de de casos de pedofilia, siempre existe pretexto alguno, nadie va a los dos canales de televisión, ni a sus periódicos a decir: "Yo fui violado por este señor". Nadie hasta ahora lo hizo. Salvo lo que señala un autor de un libro y su colaboradora. Y tres denuncias presentadas al Arzobispado por quienes no viven en el Perú.

El abogado de Figari Rodrigo expresa no hay pruebas.

Esta situación, creada y difundida por los medios de comunicación, tiene un objetivo concreto que es el destruir al Sodalicio, pero lamentable va a afectar seriamente la difusión y el desarrollo de otras denuncias sobre pedofilia.

Estamos frente a una situación previsible desde el principio porque el único objetivo estuvo centrado en la venta de este libro que no va más allá de sus páginas de testimonios, con pasajes de pornografía o literatura para pedófilos.

Germán Doig.

Es curioso pero los denunciantes generalmente tienen un mínimo común denominador, todos siempre quedaban en calzoncillos, como si fuera una cinta americana o británica de los sesenta.

Existe un denunciante persistente en contra del Sodalicio y de Figari Rodrigo, y de paso incluye a Germán Doig, pero este hombre señala que en su caso no existió violación sexual, después de su paso por la congregación católica se convirtió en un religioso del Hare Krishna.

El abjura todos los días de su breve paso por el Sodalicio, lo que está muy bien, porque esa es su libertad y su derecho de expresión de ciudadano, sin embargo no se pronuncia sobre su amor a la secta oriental.

Todo parece ser que este señor, quien sigue siendo el hijito de papá, para lavar su paso por la secta oriental como si fuera el mejor detergente quita manchas únicamente insulta al Sodalicio, como su único camino de vida, sin aportar nada nuevo. Mucho más interesante sería su historia que alguna vez contó por TV, mostrando su templo oriental en la carretera central.

Es un hecho cierto que su exhibición pública es de siempre, en el Sodalicio le tenían miedo a su papá.

A toda la huachafería limeña, de la que es parte el señor que en algún momento fue un religioso Hare Krishna, le gusta siempre ser parte de un escándalo enorme, como si por ejemplo siguieran los pasos de la vedette Sussy Díaz.

Y como la actual denuncia sobre el Sodalicio pone en la cresta de la ola aunque sea por unos segundos a quien salga a hablar, la gente dice barbaridad y media, porque vas a ser absolutamente publicitado por el Grupo El Comercio administrado por sus capataces.

Los empleados de El Comercio, son muy poco preparados en periodismo, a pesar de toda la infraestructura que manejan, en tanto los pocos medios que son independientes, se han sumado al escándalo, para estar presentes en la noticia.

Así la gente sale a opinar sin vergüenza alguna, sin saber nada para nada del tema, todos de a verdad "quieren tener vela en este entierro", para salir en TV, o que se publique su foto, que se exhiba su testimonio, aunque no aporten nada al tema que conmueve a la opinión pública porque es un escándalo exclusivamente de pedofilia centrado en el fundador de una congregación católica.

Monseñor Fernando Vargas Ruiz de Somocurcio, Arzobispo de Arequipa, personalidad muy importante en el desarrollo del SVC en un acto al lado de Germán Doig entonces Vicario General del SVC.

La gente está impactada por la ola mediática creada por los capataces, empleados, administradores, y comunicadores del Grupo El Comercio y de su familia propietaria, que busca cualquier pretexto para insultar a algo que sea parte de la Iglesia Católica y ponerla así en la picota de la opinión pública, seguramente eso vende, eso los hace atractivos a la opinión pública.

Crear un mundo de hombres en el que solamente es posible que hombres interactúen con hombres pero que finalmente tienen que salir a tratar con otros seres humanos en una condición de laicos consagrados y de sacerdotes, es casi imposible. El Sodalicio con todos sus problemas lo logró.

Lo hizo gente excesivamente joven que mayoritariamente estaba en el colegio, en los primeros años no hubo problemas, después fueron surgiendo en forma individual, de ninguna manera colectiva, ni mucho menos masiva. Nunca fue una institución en crisis, existieron casos aislados, como pareciera ahora, segundo semestre del 2015, cuando varias personas tratan de exhibirse en diarios, revistas, radio y por sobre todo la televisión, en el canal que sea.

Es cierto que el Sodalicio de Vida Crisitana expulsó post mortem a su religioso o laico consagrado, Germán Doig Klinge, quien en vida fue su Vicario General y uno de sus fundadores el 8 de diciembre de 1971, cuando tenía 14 años de edad.

El sacerdote Gonzalo Len quien dio la cara ante la opinión pública para tirar la primera piedra o expulsar post mortem a Germán a nombre del Sodalicio, curiosamente vive en Italia en el mismo refugio en el que está el ya acusado mediáticamente de pedofilia y fundador del Sodalicio, Luis Fernando Figari Rodrigo. Es parte de su corte en el exilio
Extraño muy extraño.

Nada sorprende en esta vida, solamente confirma la infamia realizada en el interior del Sodalicio en contra de Germán Doig Klinge y la necedad de todos aquellos que salen a insultar a Germán post mortem, inclusive el señor que dice haber vivido en casa de Figari Rodrigo, pero que no está preparado para hablar de abusos sexuales.

No están claros los argumentos en contra de Germán, por un lado se desprende de que tuvo una vida gay a espaldas de la congregación, pero también aparece como un agresor de una mujer, una teóloga que lo acusa de haber agarrado sus genitales. Absolutamente falso.

Todos los hombres sabemos que así nomás no podemos agarrar los genitales de una mujer.
Nunca existió en el Sodalicio, ni fuera del Sodalicio, un rumor sobre Germán que faltara el respeto a otra persona del sexo que sea, tampoco surgió sobre el en vida que se convirtiera en corriente de opinión sobre una mínima posibilidad de una presunta homosexualidad o como se dice en cualquier centro laboral de Lima, ciudad en la que vivió que "no se pudiera controlar es decir que entregara el poto o el culo a cualquiera o que estuviera dispuesto a agarrar los genitales o pinga de algún muchacho o hombre, tampoco los de una mujer".

Es la verdad que tampoco nunca se le vio al acecho de alguien, hombre o mujer en particular con cualquier tipo de intención. Germán fue un tipo de primera en todo, lleno de una profunda honestidad de vida en todos sus actos.

Muchas veces estuve en su oficina, siempre él quería o afirmaba que necesitaba que regresara oficialmente al Sodalicio, eso era imposible, y como ambos nos caracterizamos por ser habladores en extremo, podíamos quedarnos todo el día hablando, pero él siempre tenía su momento para jugar pelota, ducharse y almorzar.

Y yo no juego fútbol, pero lo ayudaba a encontrar jugadores entre otras personas del Sodalicio y en verdad que orgullo me daba de ver y apreciar que lo querían de a verdad, que lo respetaban, que dejaban todo para ir a jugar con él.

Insisto, me sentía muy orgulloso que se ganara cada segundo que pasaba el afecto de las personas, él dejó todo para servir a su prójimo.

Los partidos de futbol o fulbito de Germán eran como los del Colegio Santa María, después de la hora del almuerzo, con una duración hasta que tocara la campana y como él era el jefe de todos, él decidía.

No puedo creer que esta gente que lo quiso tanto en vida, o por lo menos eso parecían demostrar delante de todos, afecto que yo he percibido, estén de acuerdo con todo lo que se habla y se escribe de nuestro amigo.

Sabemos que es una mentira enorme todo lo que se dice de él y hay que expresarlo que todo lo que se habla y se escribe en contra de Germán Doig es mentira.

En el supuesto que él hubiera decidido tener una vida sexual activa, es su problema, nadie interviene en la vida sexual de un amigo, pero de ninguna manera debe ser crucificado por no haber podido vivir en castidad.

Cristo perdonó a la adultera. Es una locura digna de gente de mente enferma estar persiguiendo a los muertos, sobre todo cuando no se pueden defender. En verdad que no sé cómo hay hombres que salen a hablar de Germán barbaridad y media y no pasa nada.
La verdad es que cuando todos estos se mueran, nadie va a saber que hicieron en esta vida, ni para que sirvieron.

Lo único cierto de la vida de Germán Doig fue que alrededor suyo nunca existieron rumores que afectaran su prestigio. Y en el supuesto que hubiera guardado ante todos su derecho a la reserva de su intimidad, está muy bien, todos lo hacemos.

Los religiosos del Colegio Santa María nos enseñaban que todos tenemos derecho a la intimidad y que Dios respetaba tu propia intimidad.

Sobre el tema de pedofilia que tanto se comenta, está probado que Germán no tocó a niños. No existe ninguna denuncia en ese sentido. Salvo las habladurías de quienes salen a opinar ante la opinión pública.

Cardenal Augusto Vargas Alzamora SJ, Arzobispo de Lima, en un acto del SVC junto a Germán Doig, entonces Vicario General del SVC.

Un sujeto que asegura haber tenido relaciones homosexuales con él, dice que cuando estas se iniciaron él tenía 17 años. Por tanto un menor de edad. No es creíble, nadie va testimoniando por la vida que ha tenido relaciones homosexuales, si es que no ha salido del closet o hace público que es homosexual o gay. Esta persona se ha arriesgado a que se haga público su testimonio en cualquier momento.

Una amiga delante de otras personas, en un almuerzo a principios de noviembre del 2015, hablando del tema del escándalo del Sodalicio me mencionó un nombre y un apellido, preguntó si yo conocía a esta persona, le respondí que no. Entonces ella dijo delante de otras personas que este sujeto asegura haber sido forzado a tener un acto homosexual con Germán, cuando era menor de edad. Lo sorprendente es que sacando las edades, este hombre es mayor que Germán.

En Google, ante tanta barbaridad hablada y escrita sobre Germán, eso es lo que figura cuando se busca su nombre. Ahora último aparece mi blog Rostros con la semblanza de German. Compito en una selva de agresividad y odio en contra de mi amigo, y con facilidad, sin mayor esfuerzo, más que la paciencia de leer lo que se ha publicado sobre él se puede apreciar que todo es mentira sobre mentira, calumnia sobre calumnia. Ya que todo es suposición y especulación.

Con tres excepciones, nadie afirma haberlo conocido, ni saben cómo era. Todo es imaginación, así se destruye con enorme facilidad, a un ser humano que desde niño fue verdaderamente ejemplar.

Todos parten y todos se basan en el libro escrito en contra del Sodalicio y en la expulsión post mortem realizada por la congregación, representada por el sacerdote Gonzalo Len, quien en la actualidad vive con el fundador, el laico consagrado Luis Fernando Figari Rodrigo.

El Hare Krishna, quien alguna vez llamó a la Agence France Presse y yo lo atendí, antes de que la empresa se trasladara del centro de Lima a San Isidro, julio de 1994, para que se le facilitara una información internacional. No es pues un improvisado, dice reiteradamente que cuando tenía 16 años, Germán lo hizo calatearse, lo dejó en calzoncillos, y asegura que le toco partes de su cuerpo, pero no le tocó los genitales, ni el poto. Es decir, de acuerdo a su reiterado relato, se desprende que lo despreció rotundamente.

Deduce por lo que supuestamente le pasó que tocaba sexualmente a otros menores. Su testimonio podría tener algún valor, si es que él proporcionara la información de que entre los muchachos que eran parte de su grupo en el Sodalicio existían rumores sobre una presunta homosexualidad de Germán.

En ese caso, ante la vigencia de rumores, nadie se calatea delante de un maricón, tengas la edad que tengas.

Tendría algún valor su testimonio si es que narrara las razones por las que tuvo que presentarse ante el Vicario General y como era su relación con los otros muchachos, probablemente muy problemática y tiene que señalar si se encontraba en el Sodalicio por su fe religiosa o porque era tan problemático, que se encontraba ahí como si estuviera en un colegio militar.

Una tercera persona, quien es muy activa en internet, asegura haber sido un exsodalite por años y años, quien por las razones que sea, se alejó de la congregación varios años después de la muerte de Germán Doig. Pareciera ser un expulsado. Odia todo lo que es Sodalicio, aunque quiere ser su reorganizador.

Lo sorprendente es que a pesar de asegurar haber tenido siempre aprecio y respeto por Germán, y de afirmar que escribió loas a favor de Germán cuando falleció y de haberlo considerado lo mejor del Sodalicio de Vida Cristiana, pero de pronto, ya fuera del Sodalicio, tal y como está en su discurso, se instaló en él, un odio profundo por Germán Doig... tan solamente por comentarios de terceros que seguramente no conoce, ni sabe quiénes son y que de a verdad que son simples portadores de calumnias creadas después del fallecimiento de Germán Doig.

Este señor, según él, un exsodalite, demuestra ser un hombre de poca convicción y muy fácilmente influenciable en su opinión sobre los seres humanos que conoció y trató en su vida. Este señor tan solamente repite todas las maldades publicadas en contra de Germán.

El Efecto del Libro promocionado por el Grupo El Comercio.

Demasiadas personas han opinado de muy buena fe en las redes sociales, aunque no han comprado el libro, porque creen que estas denuncias son actuales y vigentes, presuponiendo que hay niños en peligro, lo que no es cierto.

Sin embargo, los oportunistas y quienes quieren fama, no solamente han insultado y hasta han pedido la renuncia del señor Cardenal, Arzobispo de Lima y Primado de la Iglesia Católica en el Perú, Juan Luis Cipriani Thorne, sino que quieren que vaya a la cárcel, junto con el procurador del Sodalicio, Enrique Elías Dupuy, entre otros.

En el camino de esa misma irresponsabilidad, se presentó en RPP, un medio independiente al Grupo El Comercio, en el programa de la comunicadora Juliana Oxenford, un señor mayor, para denunciar que a los 16 años, el fundador del Sodalicio. Luis Fernando Figari Rodrigo, después de quitarle su navaja, se la pasó por su torso desnudo. No se explicó las razones que lo llevaba a portar una navaja en un centro religioso.

El cardenal Juan Landázuri OMF en un acto del SVC junto a Germán Doig.
Así como se presupone todo en contra del Sodalicio, así se puede presuponer, que este señor cuando era un menor era un peligro para sus semejantes con su navaja y que por eso se la quitaron. El abuso supuestamente realizado por Figari Rodrigo, es condenable, es un maltrato, pero no tiene como probarse, judicialmente.

A principios de 1990, ya está señalado en la primera parte de este trabajo sobre Germán Doig, tuve unas cinco denuncias en contra de Figari Rodrigo, ninguna se podía probar y una de ellas es excesivamente fuerte, sé que no está en el libro del escándalo, porque sería, la que encabezaría el escándalo. Estas denuncias son de fines de los sesenta y principios de los setenta.

Los denunciantes, por mi intermediación se presentaron al Sodalicio, ante Germán Doig, quien hasta intervino la casa de Figari Rodrigo en la calle La Pinta en San Isidro, no se encontró nada, como condones, cremas, lubricantes, consoladores, videos y revistas pornográficos, salvo alucinógenos o droga, que ya era un hecho muy grave y que por lo menos requería tratamiento médico.

Las víctimas no cumplieron su parte de acudir ante el juez instructor. Ahora tampoco nadie se presenta al Ministerio Público, que está actuando públicamente de oficio, ojala que puedan encontrar evidencias de hechos lejanos en el tiempo.

Ojala (Dios lo quiera) alguien pierda la verguenza y el temor al escarnio público y se presente. Nadie quiere que su vida y su nombre sea manoseado.

Germán Doig recibe en la parroquia al Cardenal Juan Landázuri.

El escándalo es de abuso sexual a menores y es lo que se vende al público para vender el libro en cuestión y que es promocionado por el Grupo El Comercio, a través del tiempo y sin interrupción por parte del fundador del Sodalicio, y también fue la posición de la conductora del programa de RPP, la señora Oxenford, quien después de casi una hora de repetir sin cansancio lo mismo, casi a la medianoche en el inicio de la entrevista, este señor mayor que le quitaron su navaja, la desmintió de arranque, afirmando que su caso no es de abuso sexual y que tampoco representaba un nuevo testimonio, ya que figura en el libro ya señalado, con el seudónimo de Bartolomé.

Acompañaba al testigo de presunta violación, que al final no fue tal, el señor Dargeant, quien dijo ser periodista, para sostener en RPP, la barbaridad de que el fundador del Sodalicio, Luis Fernando Figari Rodrigo, está en Roma rodeado de niños. Eso no es verdad, ya la policía italiana lo tendría preso.

Me parece que por respeto a los televidentes hay que prepararse un poco. No hace daño investigar, por lo menos hay que tratar de buscar en Google, sobre todo si se quiere presentar como periodista en TV y tratar a como sea de ser famoso, con cualquier tema de escándalo.

Todavía el escándalo es grande y conmueve a muchas personas, Sodalicio es una congregación religiosa fundada en Lima, el 8 de diciembre de 1971, por jóvenes limeños, cuando casi todos todavía eran alumnos del Colegio Santa María, el más chiquito fue Germán Doig Klinge quien tenía 14 años de edad.

Hoy la imagen post mortem de Germán se patea en el suelo, tal y como lo hizo el señor Dargeant, sin prueba alguna, presuponiendo e interpretando a Diario 16, su biblia en este caso, publicación que no pertenece al Grupo El Comercio.

No dejo de asombrarme viendo Google las publicaciones sobre Germán Doig como la gente, por el hecho de estar presente en un escándalo limeño, escribe lo que sea, sin prueba alguna. Eso es guachafería limeña. Una vergüenza.

Germán Doig.

SANTIAGO

Santiago es el seudónimo de un testigo cuyo testimonio ha sido publicado en el libro en contra del Sodalicio, quien denuncia que fue abusado sexualmente, con una penetración anal a los 14 años de edad por Luis Fernando Figari Rodrigo, fundador de la congregación.

El caso es emblemático en la denuncia actual. Alguna vez en esta vida, he conversado con quien responde al seudónimo de Santiago, (pero siempre es mejor dejarlo en duda) o por lo menos si no es él, otra persona me presentó un caso similar pero con mayor detalle no en el acto de penetración que por la edad señalada es un delito que implica cárcel de varios años.

En todo caso esta persona, sea o no sea Santiago, tuvo mi apoyo real en su momento, hemos conversado en varios lugares, incluso en la oficina de la Agence France Presse en el centro de Lima donde trabajaba en esa época.

Hay un caso que es más fuerte que el de Santiago, que se refiere a la casa de playa en San Bartolo, en la que a los adolescentes se los hizo participar por droga en orgías homosexuales, con participación siempre de gente joven.

En el tiempo en que sucedieron los hechos Figari Rodrigo, no era religioso o laico consagrado, era mayor de edad, pero muy joven, el nació el 8 de julio de 1947. Son orgías de cuando tendría 22 o 23 años de edad, no son de sus actuales 68 años de vida.

Me enteré del caso de Santiago y de su testimonio del libro en cuestión, porque varias amigas, que de a verdad son amigas de siempre, publicaron el caso, en sus respectivos facebook y para no entrar en la más mínima contradicción con ellas, me quedé callado en este tema. Es un tema delicado, que genera contradicción y conflicto, en el que no se puede más que expresar solidaridad con la víctima.

El caso de Santiago, permite ser fechado. En su testimonio señala que cursaba el segundo año de media en el Colegio Santa María, y que tenía entonces 14 años de edad y que era un alumno problemático, por eso fue presentado a Luis Figari Rodrigo por su profesor de clase del Colegio (Sergio) Tapia.

(El señor Tapia con los años se convirtió en un abogado especializado en la defensa de personas que han violado derechos humanos y es un asesor de parlamentarios fujimoristas. No es sodalite pero según la TV sigue vinculado a Figari Rodrigo).

El no señala haber pertenecido al Sodality of the Virgen Mary, que fue restablecido en 1970 por el padre Gerald Haby, sacerdote marianista, capellán del Colegio, de 35 años de edad, pelirrojo, un ranchero de Texas, jugador de baseball y que me puso de responsable del Sodality, ese año cursé el quinto año de media, y tuve de ayudante a Germán Doig, quien primero tuvo 12 años y después 13, el cursaba el segundo año de media.

En 1970, Luis Fernando Figari, era profesor por horas en el Colegio, recién dos años después, en 1972 lo fue a tiempo completo, era muy joven. Figari cumplió a desgano el papel de ser el profesor ayudante del padre Haby, en el Sodality, él tenía el objetivo de dominar ideológicamente el Colegio Santa María, no le interesaba mucho secundar al orientador espiritual del Sodality.

En 1971 el padre Haby fue designado superior de los religiosos marianistas que realizaban su apostado en el Colegio y como era deportista jugaba, entrenaba y enseñaba baseball en el Colegio Peruano Japonés, con todo el Sodality, incluyéndome, yo ya era exalumno, aunque todos los alumnos que estaban en el Sodality preferían jugar fútbol. Haby tenía tiempo para todo y en verdad que hacía que todos lo tuviéramos para todo.

Me había olvidado del padre Gerald Haby SM y de su enorme influencia en mi vida, no lo tuve en cuenta en mi libro Crónicas Religiosas, Lima 2009, bueno a nadie del Sodalicio. Germán estaba en proceso de beatificación, no me pareció adecuado, expresar que mi amigo estaba para ser santo. Nadie sabe el futuro, que pena que no le escribí unas líneas de absoluto aprecio, en el capítulo de los santos y santa, religiosos y religiosas.

En esta etapa de la influencia del padre Haby sobre nosotros entre los años 1970 y 1973, Germán y por lo menos tres sodalite (me reservo sus nombres) estaban en la selección de fútbol del Colegio Santa María.

Germán entrenó por varios años en Lince, en la segunda división. Algunos de los sodality también jugaban basquetbol.

La llamada generación fundadora del Sodalicio, es brillante, todos son tromes en todo, solamente hay que pensar en el hecho que han fundado y desarrollado una congregación católica en Lima, a partir de la propia experiencia de vida que ellos mostraban a la sociedad, es decir ellos han sido el ejemplo a seguir.

Todo se inició en 1971, cuando el padre Haby decidió que el Sodality quedaba para alumnos del Colegio Santa María y el Sodalicio para los ex alumnos, pero como casi todos eran alumnos, se les permitió incorporarse. Además, el alma de todo era German Doig, siempre lo fue.

En 1973, Luis Fernando Figari, secundado por el profesor Sergio Tapia, intentaron desconocer al director del Colegio, hermano Julio Corazado, a quien le exigieron que se sometiera a las órdenes del padre Haby, a quien influenciaban y que era su inmediato superior en la jerarquía de la Sociedad de María, Marianistas.

El resultado de la intentona golpista fue un fracaso absoluto, al padre Haby lo regresaron a Estados Unidos, previa estadía en el colegio del Callao y tanto Figari como Tapia fueron despedidos intempestivamente y se les prohibió la entrada a los locales marianistas.
Comparando a Santiago y a las personas que me abordaron en el Colegio de mujeres, en el que se desarrolló el Cuarto Congreso de la Teología de la Reconciliación, con el grupo jóvenes fundadores del Sodalicio de Vida Cristiana, son totalmente diferentes. Nada tienen en común.

Retomando con toda la información anterior el caso de SANTIAGO, su contacto directo o físico con Figari fue a más tardar en 1973, pero me lleva a creer que es anterior, porque a partir de setiembre de ese año, el profesor Sergio Tapia ya no volvió a enseñar en el Colegio Santa María.

El caso de Santiago es pues muy antiguo, eso no quita valor a su denuncia, y la necesidad de que obtenga justicia.

Germán Doig.

SODALICIO

La primera gran actividad del Sodalicio de Vida Cristiana fue un retiro en 1974, a partir del hecho que la promoción del Colegio Santa María, a la que perteneció Germán Doig Klinge se graduó en diciembre de 1973 y todos los integrantes del Sodalicio ingresaron a la universidad, por fin el número de sodalite universitarios llegó a quince, pero tuvimos más asistentes, fue un éxito increíble.

Germán Doig en 1970, alumno del Colegio Santa María.

En el principio había un universitario nomás y por fin se logró un retiro espiritual con una muy buena participación, tanto de sodalites como de amigos, que estuvo a cargo del padre Oscar Alzamora Revoredo, sacerdote marianista, ex alumno del Colegio Santa María, quien después fue Obispo de Tacna y Obispo auxiliar de Lima.

El padre Alzamora, dictó en Derecho de la Católica, en el segundo semestre de 1973, el curso electivo de Teología, en el que me matriculé. No fue mi profesor en Santa María, me confesaba por eso con él.

El hecho de tenerlo de profesor me permitió entrar en confianza con el padre Alzamora y hablarle directamente después de clases, para que ayude al Sodalicio, tuvo una negativa inicial muy fuerte y me señaló de frente sus reservas, él en ese momento encabezaba la jerarquía marianista en el Perú y estaba plenamente de acuerdo con la expulsión de Figari Rodrigo en su condición de profesor del Colegio Santa María.

"Somos amigos, somos exalumnos, el padre Robert Heil SM, tú sabes que lo quiere lo más lejos posible", me decía hasta que por fin decidió ayudarnos y logrò el permiso, previa conversación mía con los padres Heil y Albert Mitchel, y con el acuerdo del hermano Julio Corazao.

Me convencí para siempre que el padre Alzamora era un poco complicado y èl ayudo hasta que se encontró algún sacerdote que reemplazara al padre Haby, quien quedó absolutamente desvinculado del Sodalicio, los marianistas le impusieron la obediencia.

No tengo razón alguna para no creer lo contrario, que en esta época, la del retiro, surgió una sincera conversión de Luis Fernando Figari Rodrigo.

Nosotros somos católicos limeños, no creemos en el arrepentimiento de otros, si fuéramos protestantes, si creeríamos en una conversión porque es pública y se convierte en parte de su discurso de vida para siempre.

Luis Fernando Figari varias veces me dijo que nunca pensó que iba a ser la cabeza de una congregación religiosa, pero ha obligado a sus hermanos sodalite a convivir con él, un ser convertido ahora, en sinónimo del pecado, que él enrostraba o hacía enrostrar a sus prójimos.

El Sodalicio pregona y enseña que el sexo es pecado, que la virginidad es el estado de pureza consustancial a Dios. ReverendasTonterías frente a los hechos de inmoralidad que le enrostran a su amado fundador. El sexo jamás debe dar vergüenza, como tampoco la castidad.

Luis Fernando Figari Rodrigo es una persona a quien conozco del pasado más remoto en mi vida. Su madre era dueña de un colegio en El Boque de El Olivar en San Isidro, al que fue mi primo en 1956 y al año siguiente me tocó ir, entre los cuatro y los cinco años de edad.
La señora Figari madre de Luis Fernando a quien le decía tía de cariño, me tomó mucho cariño, me invitaba a almorzar, y tengo muy buen recuerdo de Luis Fernando y de su hermano, de cuando él tendría entre ocho y diez años de edad, después cuando lo encontré seis años después en el Sodality of the Virgen Mary en el Colegio Santa María, retomamos la amistad en el 63 y en el 64.

No es pues casualidad que hayamos estado juntos en el Sodalicio, en la preparación de su fundación y después en su desarrollo inicial. Tampoco se opuso a que siguiera siendo amigo de Germán cuando tomé mi licencia indefinida con la congregación.

La dureza de espíritu que es parte de su ser y que podría ser interpretada por otros como maldad siempre fue visible en Figari Rodrigo.

A mi siempre me trató como un hermano menor a quien tenía que tolerarle todo, con otros no fue así.

Ahora, podría quedarme callado y guardarme mi opinión sobre Luis Fernando, como siempre lo hice, sería lo correcto de acuerdo a nuestra educación que es similar, no es mi intención sumarme a su grupo de acusadores porque cuando nos hemos peleado, nos hemos enfrentado y después se superaba todo.

Nunca vi nada incorrecto de su parte, nunca me contó nada incorrecto.



Para mí el fundador del Sodalicio tiene dos rostros, como si fuera una encarnación del Dr. Jelkill y Mr. Hyde, por el uso de alucinógenos que seguramente ya lo trataron médicamente.

En su caso, no me es tolerable la mentira, ni tampoco la calumnia, las armas que ha usado para destruir la imagen post mortem de Germán Doig. En la que prima su incapacidad de perdonar y su capacidad de tirar todas las piedra posibles al rival por las razones que sean.

¿Qué sabrá de quien se presentó a denunciar post mortem a Germán?,¿Qué sabrá de los dos sujetos que dicen haber tenido una relación homosexual con Germán?, ¿Qué sabrá de la teóloga que dice que Germán le tocó los genitales?

Como se puede apreciar solamente se ha necesitado a cuatro seres para atacar y destruir la imagen de Germán, quien falleció en su cama el 13 de febrero de 2001.

Y Dios lo ha castigado a Luis Fernando Figari Rodrigo, quien mediáticamente es sinónimo de pecado, lo mismo que hizo con Germán Doig. Ahora quienes insultan a Germán aprovechando que ya está muerto desde el 2001, y no les pasa nada, lo hacen únicamente para fundamentar sus acusaciones en contra del fundador del Sodalicio y de paso solamente le echan fango junto con agua de desagüe para que le caiga al Sodalicio de Vida Cristiana.

Voy a insistir en lo que ya he publicado, sobre mi salida en el Sodalicio, no me quedé porque no tengo vocación religiosa, a pesar de mis diferencias con Luis Fernando Figari, podíamos seguir colaborando juntos.

Me acuerdo que en el día de su consagración al Sodalicio, yo me senté con su familia, los atendí, a pesar que en esos días, manteníamos distancia y no nos saludábamos. A Luis Fernando no le permito que se me acerque, después de dos o tres incidentes desagradables en su casa, salvo alguna excepción, como ese día, en que me acerqué y él se emocionó, cuando le extendí la mano y de frente él me abrazó, uno tampoco es de piedra.

Por otro lado, mi compañera Dalmacia Miculicic García era socialista, odiaba al Sodalicio, pero quería como un hermano a Germán, decía que era su cuñado, fue imposible que pudiéramos armar una sección para parejas, que le ha faltado a la congregación. Entonces me retiré bien del Sodalicio y Germán Doig tomó mi lugar, tuve que esperar a que cumpliera 18 años de edad en mayo de 1975 y pudiera ser emancipado. Demoró algo no mucho. Antes la mayoría de edad era a los 21 años.

Nunca perdí contacto con mi amigo Germán Doig, siempre anduvimos juntos, es la mejor persona que he conocido en esta vida y eso que en el ejercicio del periodismo he llegado a conversar en privado en julio de 1986, y por varias horas con el cardenal Joseph Ratzinger, quien después fue elegido Papa.

En RPP, programa de la señora Juliana Oxenford, a fines de noviembre, el señor Dargeant, quien se presentó como periodista, insultó a Germán Doig, con absoluta impunidad. Germán no puede hacerle nada.

En esa entrevista, el señor mayor ya señalado, seguramente menor que yo, dijo que tenía su propia navaja, chaveta o cuchillo.....me parece increíble que alguien que asegura que pertenece a una organización religiosa, camine con tranquilidad con su chaveta, en un centro religioso. No tengo duda que se la quitaron y que fuera un peligro para sus semejantes.

Pero en verdad que el tema del fundador del Sodalicio se debe centrar en presuntos abusos sexuales a menores de edad, con pruebas, o todo se va a convertir en un circo que puede hacer que la opinión publica en lo sucesivo no acepte denuncias de este tipo. La gente se cansa.

Finalmente, me asombra que se los denunciantes hablan del yoga, la energía, la física y se olvida que el padre Gerald Haby SM dejó establecido como el camino de vida religiosa del Sodalicio: El Concilio Vaticano Segundo, la Iglesia primitiva, los Padres de la Iglesia, las imágenes bizantinas o íconos que son creadas por los artistas mediante el desarrollo de la búsqueda de la divinidad mediante la espiritualidad, los Evangelios, los Hechos de los Apóstoles, la doctrina social de la Iglesia Católica, y el Génesis con su extraordinaria frase: "Y Dios dijo: Hágase la luz y la luz se hizo".

De aquí surge el tema de la energía, a partir de: "Hágase la luz". No tiene nada de esotérico o vinculado al ocultismo.

Siempre los sacerdote y laicos consagrados del SVC cuando salen a evangelizar, son los más preparados de todos. A pesar de que no tengo contacto alguno con ellos, cuando los veo por televisión es un verdadero gusto escuchar sus brillantes comentarios sobre nuestra religión y nuestra Iglesia.

El libro en contra del Sodalicio de Vida Cristiana, promovido por el Grupo El Comercio, es en contra de una congregación católica peruana que tiene que perdurar a través del tiempo, pero hay que tener presente que nos presenta a miembros de otro Sodalicio, de muchachos problemáticos.

Siempre suceden casos en que los padres no saben qué hacer con sus hijos problemáticos, y no se dice en libro, ni en ningún testimonio, pero por dinero, Luis Fernando Figari los aceptó, y ahora la congregación católica carga con las consecuencias, pero jamás a los jóvenes problemáticos los juntaron con quienes estaban llamados para desarrollar su vocación religiosa o desarrollar posiciones dirigenciales en nuestro país.

El debate del Sodalicio va para largo y la teología de la liberación que debería ver la paja en su propio ojo y no en el ojo ajeno, está que echa leña al fuego sin cansancio alguno, hasta que le rebote.

En nuestro país a la gente no les gustan los disidentes y mucho menos quieren a los que destilan odio en contra de su antigua casa.

El momento me lleva a estar en defensa de la honestidad de vida de mi amigo Germán Doig Klinge. No tengo otro objetivo.

Nunca podremos comprender los designios de nuestro Dios y la tarea de quienes están en el Sodalicio de Vida Cristiana, es persistir en desarrollar el trabajo diario. Nuestro Dios los pone en una situación difìcil de la que van a salir, en el principio cuando caminábamos a tomar al Busing o trepaban todos en alguno de los carros viejos de mi papá, era inimaginable el crecimiento y el desarrollo que han tenido y en gran parte por el prestigio de sus propias vidas.


Recuerdo cuando a Germán, su mamá le regalo su escarabajo wv, nos llevó a los dos, al centro, directo al Pasaje Olaya, al restaurante D'Onofrio, a almorzar, nunca había sido tan feliz, esa era su frase clásica de mi amigo entre todos mis amigos y mi hermano en Cristo, nuestro Señor, y escribo esta anécdota, para que por lo menos si alguien la lee, todo lo bueno de quienes creemos en su vida honesta, que desarrolló en esta vida, le llegará a su espíritu.

De cuando el SVC cuidaba la tumba de Germán.

TERCERA PARTE

Y AHORA HAN PUBLICADO QUE SOLAMENTE EXISTE UN CASO EN CONTRA DE GERMAN DOIG KLINGE


El diario La República, domingo 20 de marzo de 2016, después de cinco años de desprestigio post mortem de Germán Doig Klinge, que se generalizó en octubre del 2015, la declaración de la señora Paola Ugaz, quien es la representante de un grupo humano que ha cambiado sus diferentes versiones que se iniciaron señalándolo de violador en vida de cientos de niños y después se dijo a adolescentes, resulta que AFIRMA AHORA:

"SOLAMENTE EXISTE UN CASO EN CONTRA DE GERMAN DOIG"

Ya no se atrevió a hablar de niños. ¡Mentirosa!
No es ningún triunfo que rebajen a una supuesta víctima. El daño sobre la imagen de Germán es terrible e insuperable.
Me indigna tener que comprobar que siguen mintiendo. Me llena de pena tener que escuchar por calles y plazas o televisión, radios y periódicos a toda esta gavilla de mercenarios, porque todo lo que hacen es por dinero y lo hacen sin vergüenza alguna.
¡Qué falta de respeto a la vida de Germán, una persona intachable que dedicó toda su vida a servir a nuestra a Dios!
Ugaz se presenta como jueza, como fiscal, como si tuviera una aureola mágica de dignidad y de moral que por lo menos para mi no es visible y que no la tendrá jamás porque lo hace por un dinero, que ha prometido a unas 29 personas, entre víctimas, renegados, traidores y mercenarios del Sodalicio de Vida Cristiana, ya que en el supuesto trazado por ellos de que logren destruir a esta congregación católica, se quedarán con sus bienes.
Ella sigue publicando artículos sobre presuntas empresas de propiedad del Sodalicio, soñando y soñando que algún día será rica, rica, muy rica.
La tarea de Ugaz con la de su socio Pedro Salinas, es mentir aunque sea para ser famosos unos días, unas semanas, unos meses, pero sin pruebas, sin nuevos argumentos solamente tienen que dar vuelta a su argumento inicial, cada semana en el diario La República, que impunemente publica fotos de personas ajenas a las acusaciones de Ugaz y de Salinas.
La familia Mohme propietaria del diario La República no tiene en cuenta que a su señor padre, la prensa chicha, financiada por el fujimontesinismo, escribió cosas terribles y ellos lo hacen con mi amigo Germán Doig.
Me indigna más que esta gente no respeta el hecho de que Germán Doig falleció el 13 de febrero de 2001. Hace más de 15 años. Él fue uno de los fundadores de Sodalicio de Vida Cristiana en 1971, cuando tenía 14 años de edad y cursaba el tercer año de media en el Colegio Santa María. Germán fue siempre el espíritu del Sodalicio, falleció a los 43 años de edad, cuando era su Vicario General.
Ugaz y Salinas junto con sus 29 representados que se consideran víctimas, creen que manchando la imagen de Germán les iba a ser todo muy fácil, que nadie saldría a defenderlo, porque el SVC expulsó post mortem a Germán, pero se equivocaron.
Todo lo tenían planeado desde hace varios años para apoderarse de los bienes del Sodalicio, la teóloga Rocío Figueroa Alvear quien fue encumbrada en El Vaticano por el fundador de la congregación, y que por algo que sucedió en su vida, de todopoderosa pasó a ser nada, tenía que preparar la documentación para hacer santo a Germán.
Ella hizo todo lo contrario, inventó pruebas en contra de Germán, que pasó de inmediato a los medios de comunicación, a través de Pedro Salinas y de Paola Ugaz, logrando así que lo expulsaran post mortem a Germán.En esta expulsión post mortem está el sello del fundador.
Este trabajo de Figueroa Alvear no vale para nada en cualquier parte del mundo que habría sido botado a la basura. No se puede ser abogado defensor, fiscal, juez y verdugo. Ella se pasea por radio y televisión autoproclamándose una sobreviviente del SVC, porque dice que a los 16 años, Germán Doig le agarró los genitales.
Podemos tomar por cierta su acusación y hasta creerle que ella llena de miedo sobrevivió en el SVC, pero si estudió en Europa y tuvo cargo en El Vaticano, pudo abstenerse y no aceptar estar a cargo de hacer santo a Germán, pero no le creo, a ella solamente le interesa la reparación civil que le ha sido prometida por Salinas y Ugaz, va por dinero.
Entonces pasó de abogada defensora de una vida a fiscal, juez y a verduga de una vida ya cumplida, la de Germán Doig Klinge. Su trabajo en cualquier parte del mundo se bota a la basura, no vale nada. Lo peor de todo es que esta señora, por lo menos antes de iniciar sus labores sobre Germán tiene que haber tenido un auxilio espiritual, previa confesión, Misa y Comunión.
Ella por el ritual estaba obligada a la abstención, a la inhibición, porque en el fondo de su alma, si creemos en sus denuncias odiaba a Germán con toda su alma, ya que ella misma ha salido a la opinión pública a llamarse: sobreviviente porque alguna vez le agarró los genitales.
Hemos todos de suponer que esta señora es la víctima de Germán Doig, que la señora Ugaz ha señalado sin mencionar nombres al diario La República, por haberle tocado los genitales, mucho antes que el señor Luis Fernando Figari la encumbrara en Roma, en su condición de fundador y superior general del Sodalicio de Vida Cristiana.
La señora Figueroa Alvear perdió esta gran posición en Roma, unos diez años después de la muerte de Germán.
Por eso no dudo que llegará el día en que Germán será rehabilitado en su prestigio, pero espero que el Sodalicio mantenga su silencio porque no supo protegerlo de los enemigos.
En cambio Ugaz, Salinas, Figueroa y los otros 28, entre víctimas, renegados, traidores y mercenarios, siguen pisoteando la imagen post mortem de Germán, porque saben que así será más fácil atacar a la congregación católica, para destruirla y quedarse con sus bienes. Son tan ambiciosos que no se dan cuenta que eso no va a pasar.
Es verdad, es cierto que han logrado que el SVC esté muy golpeado, bastante dañado, demasiado desconcertado ante la opinión pública, pero está todo eso en los designios de Dios, que nadie puede comprender ni interpretar, solamente se debe acudir a Nuestra Señora de la Reconciliación y de la Paz para que todos los involucrados queden libres de todo tipo de odio.
La gente insulta, es inevitable, es un enorme escándalo mediático. A mí me han insultado frente a frente por defender la vida de Germán, personas que se dicen que son mis amigos. Así es la vida, no se puede hacer nada más que aceptar lo que viene, si es que uno está convencido que es lo correcto.
Pero eso no implica que se tenga que tolerar que insulten todas las semanas, cada domingo en La República, de propiedad de la familia Mohme. Al papá de los dueños de este periódico también lo insultaban todos los días la prensa chicha fujimorista en los años noventa y ellos en lograr de aprender de conservar la calma hasta lograr que se aclaren las cosas, hacen lo mismo que hicieron con el padre de ellos.
Sin ningún escrúpulo, las acusaciones de Ugaz y de Salinas, que antes estaban centradas en el fundador del Sodalicio, ahora igualmente sin ningún escrúpulo las han extendido a unas 20 personas, sin prueba alguna, sin acusación valida. Les da la gana de calumniar y no pasa nada.
En el supuesto que existieran delitos, todos están prescritos. Y no hay más. Por eso nadie se presenta al Ministerio Público, por eso antes nadie se presentó al Poder Judicial. Todo se convierte en una burla a la opinión pública.
Existen víctimas de abuso sexual, los que son mediáticos, están en manos de mercenarios, ya eso es problema de ellos.
Entre sacerdotes y religiosos o laicos consagrados que Ugaz y Salinas persisten en denunciar cada vez que pueden, para crear la falsa imagen que la congregación es un nido de monstruos, hay varias personas que he tratado de cuando yo estaba en el colegio Santa María, y que con ellos fundamos el Sodalicio.
Tengo por ellos el mayor aprecio, para mí son intachables, son hombres de nuestro Dios.
Cuando por primera vez vi una foto y los nombres de una serie de personas conocidas, en La República, a través de un post publicado por una amiga periodista en su facebook, a fines del año pasado, en un artículo de Salinas, me chocó.
El impacto que han generado Salinas y su socia Ugaz es fuerte, eso no quiere decir que van a ganar, logrando la destrucción del SVC.La República publicando estos artículos no hace periodismo.
Está bien, Ugaz y Salinas dicen que tienen testimonios en contra del fundador del Sodalicio, se deben centrar en eso y probarlos judicialmente y no quedarse en un libro, pero como ellos quieren la destrucción de la institución, requieren probar que existe una cúpula que es igual de maldita que el fundador y por eso sus ataques indiscriminados, que publica La República.
Insisto, en lo que es mi objetivo señalar mientras viva: Todas las acusaciones en contra de mi amigo Germán Doig Klinge son falsas. Y hasta el momento ya las han quitado todas menos una y esa es más falsa de todas. No dicen de que trata.
La miseria humana que inspira a los acusadores, es enorme. La señora Ugaz dice que rescató un video de fotos sobre mi amigo Germán Doig, que fue retirado de You Tube por el SVC, después de su expulsión post mortem. A mí me sirvió para ilustrar la semblanza de Germán en mi blog Rostros y es válido decirles que nadie sabe para quién trabaja.
Saben lo que estos señores, que dicen ser periodistas, tienen como único comentario de este video de Germán: "san pedófilo...... si esta en el cielo está violando a los querubines". Miseria humana, maldad y perversión de sus propias mentes.
A esta gente no hay que tenerle miedo, se la enfrenta.


TERCERA PARTE

TIEMPOS DE CAMPAMENTO Y DE ESPERA PARA VER EL AMANECER


Todos tenemos una idea del camino a Dios en esta vida, o lo negamos o creemos que lo hemos encontrado y nos convencemos que lo estamos siguiendo, me acuerdo que en los años setenta se puso de moda la contemplación del mar teniendo de frente al sol.

El ocaso era sensacional, a momentos te echabas en la arena, que era como encontrarte con la tranquilidad más absoluta que pudiera existir y te volvías a sentar para llenarte de los colores del cielo. Si era noche de campamento, se prendía el fuego en el carbón y todos alrededor del mismo, si era solamente amanecida en la playa, era noche de licor, espantoso preparado que se compraba por unos cuantos soles y de repente no te podías levantar al día siguiente, tantas variantes existen en Lima para ver el ocaso, sin embargo la culminación de todo era esperar la apoteosis de la llegada del amanecer, en verdad que cuando cambia de negro a las diferentes tonalidades de gris sentía que la luz de la vida me llegaba directamente, mi amigo Germán Doig exclamó alguna vez: "La generosidad de Dios, nos regala su luz de vida".

Es maravilloso recordar que a nuestra generación le encantaba la playa, la arena, el mar, la luna, las estrellas, por sobre todo el sol que nos permitía broncearnos sin ningún temor.

Casi no nos tomábamos fotos, que daría por ver una foto de aquellos paseos, de los campamentos, de las amanecidas, o de las caminatas en la sierra de pueblo en pueblo llenándote de la energía del universo, poniéndose de moda entre muchos de nosotros que verdaderamente todo eso era Dios, sin decirlo, estábamos pues transitando en el camino de Dios.


CUARTA PARTE
LA FALSEDAD, LAS MENTIRAS Y LAS CALUMNIAS DE LAS ACUSACIONES EN CONTRA DE GERMAN DOIG



I. El Monopólico grupo El Comercio se sacó la careta y demostró que ya no se ejercer periodismo en el Perú.

Todo  ha quedado en manos de turroneros, mermeleros y mercaderes: El Canal 4 América Televisión en octubre de 2015 decidió liquidar o destruir al Sodalicio de Vida Cristiana, es su derecho en base a su poder real y efectivo, para ello se alió a la editorial que publicó un libro en contra de esta congregación católica.

La responsabilidad para bien o para mal de toda esta situación es del directorio de la televisora y del Grupo El Comercio, de propiedad de la familia Miro Quesada, al que pertenece el Canal 4, y de la plana principal de sus funcionarios de prensa, encabezados por la señora que han traído de Colombia, quien está aguardando el diluvio con un libro debajo del brazo.

Hasta ahora esta señora quien dice que es periodista, nadie le cree que sea una intelectual de la primera linea, solamente las editoriales le dan libros para que publicite. Nunca la vi, ni se quien es, no puedo expresar nada de ella.

Pero como su trabajo es a partir de indicios hacer noticia, en su mismo estilo recordaré que las editoriales que trabajan en Lima y que venden libros escolares están señalados en un grave hecho de corrupción, a los maestros de los diferentes colegios peruanos, les dan una suma de dinero para que los libros de estas editoriales sean puesto en la curricula de cada colegio y se conviertan de compra forzosa para los padres de familia.

Solamente es algo que existe y que está denunciado hace muchos años, seguramente como es extranjera, la señora que aguarda el diluvio se está enterando ahorita.

Siempre es importante precisar que el delito de violar sexualmente a niñas y niños es abominable y hay que resaltar que es el tema que se escogió para atraer a la opinión pública y que se presentó como una violación (de niños), pero como no es verdad, se terminó centrando en el delito de pederastía o violación de menores de 18 años de edad, que es igualmente un delito repudiable y agravado cuando es realizado por alguien que ejerce autoridad.

Igualmente hay que señalar la solidaridad con las víctimas, me parece que ya alguna vez recibí sus respectivas denuncias, pero no tienen pruebas y está involucrado con un tema de drogas, de playas del sur limeño, pero pueden ser otras personas, pero de igual modo mi solidaridad.

Lo cierto es que a pesar de todo lo dicho y publicado, hasta este momento, 22 de febrero del 2016, ninguna verdadera víctima se presenta a la prensa y lo que es peor a la justicia. 

La verdad es que se tiene a acusados de victimarios, pero no hay víctimas.

El canal 4 dueño de la exclusiva no logra hasta este momento un testimonio válido y concreto para justificar el escándalo que ha creado. Estamos frente al más grande fracaso periodístico realizado por la televisión peruana, similar al caso de la exagente del SIN Leonor La Rosa.

La nota de prensa de Canal 4 del 18 de octubre del 2015, publicada a las 22:11 Horas está titulada: "Sodalicio: exmiembros de congregación religiosa denuncian al fundador por violación" y es clave para comprender lo que ha sucedido.

A reglón seguido la nota de prensa expresa: "Presuntos abusos sexuales y vejámenes dentro de uno de los movimientos religiosos más importantes del país registrados en un libro revelador". Vemos el interés de promocionar el libro, con el objetivo de vender esta publicación de la editorial, es decir ganar plata como cancha.

El Grupo El Comercio se rebaja a vendedor de libros, en eso los metió en primer lugar la señora que han traído de Colombia. 

Y con la única finalidad de resguardarse de cualquier contratiempo en el futuro, hemos de suponer que es parte del acuerdo entre la editorial y el Canal 4, la nota de prensa de la televisora que señala lo siguiente: "Pedro Salinas (autor) tiene en su poder, una copia de las denuncias que de puño y letra firmaron las presuntas víctimas de pederastia de Luis Fernando Figari, documentos que registran detalladamente el trauma violento y sexual al que habrían sido sometidos por el fundador del Sodalicio.



Hasta aquí tenemos 30 denuncias de pederastía, sabemos que no es verdad, en las redes sociales hasta señoras sobre los sesenta años de izquierda y de derecha en sus respectivos facebook, repudiaron al Sodalicio de Vida Cristiana.

Las señoras mayores suscriptoras de la teología de la Liberación, han escrito barbaridades, como medio Lima ha sido violada y la juventud peruana persiste en estar en riesgo.

El daño está hecho y como no se va a tener pena frente a esta escalada realizada por los canales de TV del Grupo El Comercio y secundada por sus diarios y a la que casi toda la prensa se sumó como un verdadero coro demoníaco.

Esta situación hay que precisarla y denunciarla para que no vuelvan a herir tan significativamente al Sodalicio de Vida Cristiana, porque la denuncia que no se puede probar y nadie puede testificar ingresó a todos los hogares peruanos.

Entonces, el autor en lugar de insultar a medio Lima, tal y como lo hace, porque las investigaciones judiciales no van de su mano, porque no hay testidos, él está en la obligación de entregar a la justicia, lo que el canal 4 informó que existía, es decir la confesión de las víctimas del propio puño y letra, de cada una de ellas, que son los 30 casos de abuso sexual que conforman el libro del escándalo.

Es público que ahora se dice que son abusos sicológicos, físicos y sexuales, en fin, una marcha atrás sin pena ni gloria, encaminada al grande fracaso que ha existido en periodismo, pero se hizo mucho daño y eso no se podrá medir jamás.

Todos esos son disidente que se han convertido en renegados y nada se puede esperar de renegados.
La nota de prensa de Canal 4 calificó de "Desgarradores testimonios de exintegrantes del Sodalicio" y calificó a la congregación de: "una de las más importantes y conservadoras congregaciones religiosas del país, dan cuenta de presuntos abusos sexuales cometidos por los líderes de esta organización espiritual".

Es una barbaridad el plural: "LOS LIDERES" y ¿Quienes son?

Y es que la nota de prensa de Canal 4 sin previo aviso da un giro en su redacción y como si fuera un mago que saca un conejo del sombrero, cambia su acusación señalada en el primer párrafo y sorprendentemente acusa sin detallar y especificar a "los líderes de esta organización espiritual“. Realiza una generalización sin base alguna y sin identificación.

Nunca, en el jamás de los jamases, en estos casos armados, que dejan la sensación a todos de que pueden ser ciertos, no se puede dejar de lado la hipocresía. La nota de prensa expresa: "Con mucha tristeza te digo, que hemos descubierto casos que señalan a Luis Fernando Figari, fundador del Sodalitium Christianae Vitae, como un abusador sexual, como un depredador sexual”, denunció el escritor Pedro Salinas y que da cuenta de ello en su libro “Mitad monjes, mitad soldados”.

En su paso por el Sodalicio y en su camino a ser un renegado, nunca supo nada de los hechos que ahora acusa a su exlider, exmaestro, exguía espiritual, el fundador de la Congregación.

Es un hecho conocido que el autor del libro en contra del Sodalicio de Vida Cristiana, lo odia con toda el alma a Luis Fernando Figari Rodrigo. será pues con toda su alegría, jamás con pena de a verdad. Una mentira más que importa, tal y como señala la canción.



Pero es un hecho verdadero que no hay acusaciones en contra de los líderes de la congregación, solamente en contra de Figari Rodrigo. Entonces el Canal 4, el autor y la editorial, echan mano de mi amigo y mi hermano en Cristo, el difunto Germán Doig Klinge, fallecido hace 15 años, el 13 de febrero de 2001, y la nota de prensa precisa: "Para entonces, se empezaban a conocer las primeras acusaciones de abusos sexuales cometidos por parte de quien fuera su brazo derecho (de Figari Rodrigo, el número dos de la congregación, el hoy fallecido Germán Doig Klinge. Un escándalo que remeció los cimientos de la iglesia, pues Doig estaba en pleno proceso de beatificación en Roma".

Es importante puntualizar que a la Iglesia Católica no la remece nada y mucho menos la remece un santo de más o un santo de menos en su santoral.

Sin embargo, la verdad es que el Canal 4 no ha presentado a ninguna víctima sexual o de cualquier índole, que se atribuya el hecho de haber sido víctima de mi amigo Germán Doig Klinge, con excepción de una señora quien dice que es una sobreviviente porque Germán le agarró los genitales. En un país en el que existe el feminicidio, estar difundiendo que un difunto toco las partes intimas de una señora, parace una broma, porque no hay forma que el muerto se defienda.

Si esta señora, quien es la líder del coro de renegados de la congregación, y que calumnia sin cansancio que Germán fue un abusador de jovencitos menores de edad, supongo que de acuerdo a sus mentiras, de todos ellos en conjunto y por separado, tendría repulsión por los genitales de una mujer. Mejor lo habría denunciado falsamente a Germán de que le agarraba las nalgas y no sus genitales femeninos, que han pasado a ser de dominio público de la presunta mano de Germán. Esto habría sido mucho más creíble, en medio de tanta mentira, calumnia y difamación, por el marco que esta mujer ha fabricado.

La verdad es que Germán nunca tuvo interés en ella, él era un hombre consagrado a nuestro Dios y la consideraba fea, bruta, desarreglada, una protegida del fundador para mortificarlo, que no tenía importancia alguna en su vida y por eso estaba descartada por siempre en la entrega de toda su vida a Cristo, que es un ejercicio espiritual que hemos practicado con Germán desde principios de los años setenta hasta el último día de su vida, inclusive, en el restaurante D'Onofrio de Dasso en San Isidro.

La II Nota de Prensa de Canal 4 América Televisión.



Una segunda nota de prensa, fue redactada por el Canal 4, el 25 de octubre 2015 y a partir de ese momento se le acabó el tema, no han podido alimentar el escándalo mediático que han creado, y por última vez anunciaron: "Nuevos testimonios de ex miembros del Sodalicio de Vida Cristiana confirman los abusos y daños irreparables que sufrieron jóvenes por parte del fundador y líder de esta congregación, Luis Fernando Figari Rodrigo, así como de otros líderes espirituales de esa organización.

¿Quienes son los otros líderes? No hay respuesta.

La presunta anécdota de vida presentada por el Canal 4, aquella noche dominical, requiere de nombres de testigos. A Luis Fernando le diría que de ser cierta esta afirmación, que haga circular el nombre de la película británica o de Hollywood, de la que sacó la idea y que de acuerdo a América Televisión es el tormento de vida de un ser humano. Lo peor es que no tiene nada que ver con el delito de abuso sexual de menores.

El denunciante, es el renegado exsodalite que dejó la congregación porque lo tenían de cocinero en Colombia, su nombre y apellido es Oscar Osterling, quien dijo al Canal 4: “En el año 1991 previamente a ingresar a la comunidad, Luis Fernando Figari se aparece una madrugada y nos dice quítense la ropa y quédense en calzoncillos y recuerdo a alguien filmándonos, como en este momento”.

Este es un hecho que ha revelado el señor Osterling, lo ha fechado él, en un momento de su vida, hace 25 años. He de suponer que de a verdad posee en su vida de 20 años de sodálite, algo de a verdad grave, porque es un denunciante de Luis Fernando Figari Rodrigo ante el Tribunal Eclesiástico.

Ahora, si no tiene nada más que decir aparte de lo señalado a Canal 4, su caso es una tomadura de pelo. Todo lo relatado en la entrevista, que está colgada en Google, no tiene posibilidad de convertirse en una demanda judicial.

En verdad si la versión del renegado ex sodalite Osterlig publicada por América Televisión, es lo mismo que presentó al Arzobispado de Lima, no da para nada y habrá que mandarlo al archivo.
He de suponer que la denuncia del renegado exsodalite Osterling, es una de las tres denuncias que se dice han sido presentadas en el Tribunal Eclesiástico, en contra del fundador del Sodalicio de Vida Cristiana. 



No solamente el señor Osterling lo afirma en la entrevista y Canal 4 lo confirma en su nota de prensa: "Años después, Osterling denunció estos hechos ante el Tribunal Eclesiástico".
Me pregunto: ¿El Canal 4 no tiene un periodista de a verdad que vea sus contenidos o es que están tan amarrados con la editorial que ha publicado el libro en contra del Sodalicio, y que todo pasa alegremente en las diferentes redacciones del Grupo El Comercio y es publicado?

La nota de prensa de la televisora expone: "...de acuerdo a los testimonios brindados por exsodálites, Luis Fernando Figari no sería el único que habría practicado la pederastia al interior de esa organización. El ya fallecido Germán Doig, el llamado vicario del Sodalicio y quien fuera en su momento el número dos de esa comunidad, también fue acusado de violación por tres de sus víctimas y esto provocó que su trámite de beatificación iniciado en Roma se paralice".

No existe ningún testimonio que Germán Doig haya violado a alquien y he de suponer que sus enemigos, leen lo que escribo, búsquenme si tienen algo que puedan probar en contra de Germán, hablen conmigo.

El sustento de todo lo afirmado en las dos notas de prensa de Canal 4 que acompañan los dos reportajes en contra del Sodalicio de Vida Cristiana, es mi amigo German Doig Klinge, quien falleció el 13 de febrero de 2001, es decir hace casi 15 años....la incapacidad periodística existente en esta televisora es tan patetica que no han podido encontrar otro figura del Sodalicio.

El Canal 4, cuyo accionariado es mayoritariamente de propiedad del Grupo El Comercio, no ha probado nada de sus acusaciones para liquidar al Sodalicio de Vida Cristiana, y es responsable de un daño enorme ante la opinión pública.

No sabemos que tanto ha cansado el Canal 4 a la opinión pública sobre este tema espantoso de adultos sosteniendo relaciones sexuales con niñas o niños. En Lima, como en muchas otras ciudades del mundo, existe la prostitución masculina infantil, y también la juvenil, y también la adulta, es más visible por ser callejera la realizada por hombres vestidos de mujeres, conocidos como travestis. Toda esta situación es un antiguo tema de trabajo periodístico, pero que nunca se publicaba.

La llamada TV basura exhibió a niños que se prostituían por comida o por un monto pequeño de dinero en el centro de Lima.

Dos sujetos de la clase media alta de Lima han sido atrapados prostituyendo a dos menores. Un caso fue el de un niño de la calle, de once años de edad, que se prostituía en el centro de Lima, el depravado le tomó fotos desnudo y le practicó sexo oral. La policía lo agarro infraganti, nunca agarran a nadie, y fue a la cárcel. Este individuo alguna vez había pertenecido al Sodalicio de Vida Cristiana, fue un escándalo terrible y se convirtió en un detonante en contra de la institución religiosa.

Otro caso, mucho más conocido, es el de un viejo campeón de tabla hawaiana, quien contrataba jovencitos en la playa, entre 14 y 16 años, para penetrarlos homosexualmente en su vivienda en Miraflores. Los gritos de dolor de los adolescentes no conmovían a nadie hasta que una vecina avisó a la policía. El tipo fue apresado, condenado y está en la cárcel.

Este tema de abuso sexual es muy delicado y requiere de la mayor seriedad, para erradicarlo, en todas sus posibilidades con las que se presenta en el Perú. A nadie le importa, nadie hace nada por combatir la prostitución infantil y de adolescentes.

El Canal 4 y el Grupo El Comercio, solamente quiso vender libros, el tema no l importa para nada.
Entonces no tiene otro camino este Canal 4 y su Canal N que contratar a un verdadero periodista que pueda llevar a su set de TV, a un ser humano que asegure que ha sido violado sexualmente por alguien del Sodalicio de Vida Cristiana, y eso ya es imposible.

Y es que en el Perú ya no se practica el periodismo, todos son comunicadores. Entonces en este tema el camino futuro que se presenta hasta ahora es al Grupo El Comercio, pedir perdón y pagar daños y perjuicios. Aunque a la teología de la Liberación y a toda la izquierda caviar le de públicamente un patatús.



II. Augusto Álvarez Rodrich, el último embarrador del Sodalicio en el 2015 y en el 2016 se han tragado la lengua: se han quedado mudos.

El comunicador Augusto Alvarez Rodrich, quien dice que es periodista hace unos meses en su condición de director de prensa de Canal 2, realizó la aberración de entregarle un carnet de periodista a la vedette Sussy Díaz, por el medio que ambos trabajan, y él se muestra de cuerpo entero en su falta de profesionalidad en un artículo de nueve párrafos que publicó en La República el 29 de diciembre de 2015, en defensa de las acusaciones en contra de la congregación católica Sodalicio de Vida Cristiana, creada en Lima el 8 de diciembre de 1970, por brillantes jóvenes limeños. Afirma:

"...hasta el momento, la policía no ha podido identificar a ninguna víctima o testigo que confirme los casos revelados en dicho libro. Y sin una persona que relate los delitos que habrían ocurrido en el SVC, la fiscalía tampoco podría avanzar".

La irresponsabilidad y la falta de ética permite armar un escándalo sin víctimas que den la cara, si tienes de padrino y difusor al Grupo El Comercio, que ahora parece que prefiere quedarse al margen, y ahora son otros los que toman la posta y entre ellos el señor Alvarez.

Este articulista de La República de propiedad de la familia Mohme, es anticlerical y que congrega a antiguos prosoviéticos, evita mencionar nombres en sus nueve párrafos redactados y practica impunemente la generalización: "La sociedad peruana, incluyendo a los políticos en campaña, debe movilizarse y pronunciarse para impedir el riesgo creciente de que los presuntos abusos psicológicos, físicos y sexuales cometidos por dirigentes del Sodalicio de Vida Cristiana (SVC) queden en la impunidad.

Como todos sabemos, porque nos lo metió en la cabeza las dos televisoras de propiedad del Grupo El Comercio, la denuncia central es sobre pedofilia, un crimen abominable y rechazado por la sociedad.

Inicialmente se anunció al Perú, por parte de las dos televisoras del Grupo El Comercio que existían 30 testimonios y una avalancha de denuncias. Ahora según el propio señor Alvarez, director de prensa de Canal 2, no hay ninguno que se presente al Ministerio Público, y además ya no se señala el delito de pedofilia, sino los delitos psicológicos, físicos y sexuales.

Como todos sabemos, no es lo mismo.

Sin víctimas que den la cara no hay delito.



La denuncia inicial estaba centrada sobre el fundador del Sodalicio, Luis Fernando Figari Rodrigo, sustentada en las falsas acusaciones en contra del difunto Vicario General de la congregación, German Doig Klinge.

Ahora según el señor Alvarez, poderoso empleado de Canal 2, sin prueba alguna y con el mayor desconocimiento del tema, porque salvo su opinión, no aporta nada en su artículo publicado en La República, asume la existencia de presuntos delincuentes en "digentes del Sodalicio de Vida Cristiana".

Para que la justicia intervenga hay que presentarse ante ella y los culpables tienen que ser individualizados e identificados.

Por ejemplo, seguramente lo sabe el director de prensa de Canal 2, que una señora se ha presentado a la justicia y públicamente frente a los jueces ha señalado al general en retiro, Daniel Urresti, candidato presidencial del partido de gobierno, de haberla violado.

El señor Alvarez en su artículo publicado por La República, de propiedad de la familia Mohme, nos muestra el periodismo que los comunicadores actuales, simples empleados de los dueños de los medios de comunicación, carecen de formación periodística, realizan en nuestro país.

La meta de ellos es que sus patrones ganen toda la plata del mundo y así ellos accederán a jugosos salarios, todo en beneficio de sus patrones. Los escándalos venden al por mayor.

Alvarez en los tiempos fujimoristas, años 90 con su pinta de marciano perdido en el espacio, surgió en la TV como un comentarista de la empresa encuestadora Apoyo, cada vez fue opinando más y más, ganando su sitio de opinólogo. Acabada la dictadura se lavó la cara con jabón caviar y no deja de lavarse la cara de su pasado reaccionario y ahorita atacando al Sodalicio, obtiene el mejor detergente, porque como sabemos esta congregación religiosa pertenece al ala conservadora de la Iglesia Católica.

Nadie se hace cargo de este escándalo mediático que está por finalizar ante el país, generado por los irresponsables empleados del Grupo El Comercio, y es precisamente su ex empleado, el señor Alvarez quien pide finalmente que todo el país se movilice y como publican su petición en La República, entonces son los propietarios, del diario La República, la familia Mohme, quienes deberían ya estar en la calle con banderolas y con sus respectivos agitadores. No creo que se presten a hacer el ridículo generalizado. No lo harán jamás.

Se supone que en el libro generador del escándalo, apadrinado y difundido por el Grupo El Comercio, dueño de Canal 4, Canal N, El Trome, Perú 21, Gestión, Correo, Ojo y el venido a menos decano El Comercio, en un principio informaron que existían 30 testimonios de pedofilia, es decir sexo de un adulto con niños, pero también señalado a adultos con menores de edad que están a su cargo o bajo su influencia.

Es normal que generara el escándalo del años, muchos se conmovieron, se escandalizaron, fue un hecho terrible, pero ya se está demostrando que ha sido absolutamente irresponsable.

Para estar presentes y no quedarse atrás se sumaron La República, Canal 2, la revista Caretas y otros, sum{andose a la huachafería limeña de quienes quieren estar presentes en todos los escándalos. No solamente Sussy Díaz vive de los escándalos, ella solamente es la más famosa y sumamente querida por el pueblo.

Alvarez concluye su artículo de nueve párrafos, puntualizando: "Mientras algunas instancias relevantes de la Iglesia Católica peruana sigan obstaculizando la investigación, y protegiendo a los presuntos culpables, eso es lo que, lamentablemente, parece que está ocurriendo".

Alvarez parece que se fue a vivir a la luna, lee cha la culpa a la Iglesia y no a quienes promovieron un escándalo sin pruebas. Alvarez interviene en el tema para repetir el bla bla bla, no identifica a víctimas y victimarios. Me parece que perdió la ecuanimidad cuando acusa etereamente a "algunas instancias relevantes de la Iglesia Católica", pareciera que tiene miedo que tiene miedo que lo enjuicien por difamación y calumnia.

Es verdad que este artículo es únicamente un breve resumen o pequeña ayuda memoria de lo que inicialmente vendió a la opinión pública el Grupo El Comercio, convirtiéndolo en un enorme escándalo, con las modificaciones de su final.

Era previsible, lo escribí en su momento. No hay pruebas. Son casos muy antiguos. Una prueba válida por ejemplo es describir los genitales del violador. Hasta que no consigan a alguien que lo pueda hacer, todo queda en nada. 

Vivimos en medio de la irresponsabilidad periodística, de personas como Alvarez.

La verdad es que esto ya se desinfló, era previsible por la forma en que se presentó a la opinión pública y perjudica fundamentalmente a aquella niña o a aquel niño que en este momento está siendo abusado, porque la opinión pública se cansa, se harta, y ya no le interesa el tema.

Hasta este momento todo ha sido una burla con el único objetivo de vender un libro.

En el inicio del 2016, la TV anunció que un sujeto tocó a una niña en un ómnibus interprovincial, y que fue agarrado infraganti, lo entregaron a la policía y terminó libre. Y aquí no pasó nada de nada. Y eso es por promover temas sin pruebas. Pueden ser verdad, sin pruebas todo queda en nada de nada.

Vuelvo a insistir que la historia de las violaciones por parte del fundador del Sodalicio fueron cambiando, anunciaban que existía una avalancha de denuncias, y no existe tal cosa, nadie se presenta a testimoniar que fue abusado sexualmente pero si varios, demasiados como el señor Alvarez, que no saben nada del tema dan su opinión, dándole vueltas al asunto sin aporte alguno.

Todos los casos a los que se hace referencia son de disidentes de esta congregación católica, casi todos convertidos en renegados, al menos eso es lo que se publica, seguramente algunos pasaron muchos años en la institución y otros muy poco tiempo, pero todos se fueron sin nada a cambio y les han vendido la idea que le arrancarán dinero a la congregación y por eso sueñan con su platita es decir quieren su indemnización.

Hasta 13 de febrero del 2001, quien definía quien se iba o quien se quedaba en el Sodalicio de Vida Cristiana era Germán Doig Klinge, él tenía la última conversación, y los enfrentaba, él decidía si los botaba o los perdonaba. No es la persona más querida para los disidentes.

Apareció en TV una mujer que dice que Germán ya fallecido el 13 de febrero de 2001, a los 43 años de edad, alguna vez le agarró los genitales y por eso es ella una sobreviviente. El tema concreto es que esta es una mujer, no es un niño o sea de los 30 casos iniciales, de inmediato se bajó a 29 casos.

Entonces este es un caso probado de que no es de pedofilia y su denuncia que es una calumnia, porque ha inventado un cargo post mortem a un religioso católico, ella sabe que no hay como probársela a un muerto.

Después apareció un señor mayor, quien dijo que el fundador, Luis Fernando Figari Rodrigo le quitó su cuchilla y se la paso por el torso desnudo. Me sorprenderá siempre que hacía un jovencito de 16 años con una navaja en un centro religioso. Ya son dos casos que no son de pedofilia.

En fin, ante la opinión pública, solamente se ha presentado demasiada gente a opinar, como Alvarez, director de prensa ddel Canal 2, quienes por separado repiten el guión de dar loas al libro que generó el escándalo, felicitan al autor y a su ayudante, piden justicia sin saber nada del tema y por tanto es imposible que puedan aportar algo que no sea bla, bla, bla.

Y entonces me pregunto ¿Qué pasa en el Perú que armas un escándalo, creado y apoyado por el Grupo el Comercio, al que se suma para estar presentes Canal 2, La República y Caretas, han pasado meses y no hay víctimas identificadas por la policía, como ello ya lo han señalado. 

Entonce lo que se llama así misma la prensa peruana es pues un desastre, no sirve para nada, y en eso la han convertido los mercaderes que dominan los medios de comunicación, que solamente quieren tener grandes salarios para que sus patrones ganen a manos llenas.Los escándalos venden, atraen audiencia, hay que jugar con las emociones y vende.

Pero es absolutamente trágico que estemos frente a un delito repudiable y no hay una sola persona que se presente a la policía o que la policía lo encuentre.

Y lo escribe el famoso comunicador Augusto Alvarez Rodrich, porque famoso lo es, y en La República, diario que unos días antes con grandes titulares anunció los 30 testimonios. Y quien miente se convierte en un diario mentiroso, porque el propio periódico señala que la policía no encuentra a nadie.

Bueno su subdirector, el periodista Carlos Castro Cruzado, liquidó el diario Idolo, suponiendo hace más de 20 años atrás que la Dalina, no se suicidó, sino que la mataron.

No hay más, de seguir todo así, todo va a quedar en una broma, pero en verdad como una tragedia, el daño hecho no se puede reparar y todo esto no será más que un nuevo freude como el caso Leonor La Rosa.



III. Un ayatolah de la Teología de la Liberación pide expulsión en el Sodalicio de Vida Cristiana en nombre de Dios.


El señor José Alejandro Godoy de seguir por este camino de usar a Dios como si fuera su escudo, mañana podría pedir ejecuciones, todo en el santo nombre de su dios, que no es el mío, este señor tiene ya otro dios. Dios no pide nada a cambio.

Es esta la posición del señor Godoy, la ideología cristiana caviar o es la petulancia pequeño burguesa izquierdista o es simplemente el pecado de soberbia, todo un combo suculento de ignorancia por el diario Exitosa, al que está vinculado el apresado mafioso Rodolfo Orellana.

No olvidar nunca que el delito original sobre el que está denunciado el fundador del Sodalicio de Vida Cristiana, Luis Fernando Figari Rodrigo, es el delito de pedofilia y que el Grupo El Comercio lo ha tenido como noticia central en el segundo semestre de 2015, ganando millones de millones. Gratis no ha sido, cada segundo de TV vale oro.

Cuando todo se desinfla, el escándalo en su caída va del Grupo El Comercio a Exitosa, el diario al que está vinculado el cuatrero ladrón de títulos de propiedad de inmuebles y traficante de inmuebles urbanos y rurales, Rodolfo Orellana, así es la vida. 

La huachafería limeña motiva y hace que todo el mundo opine sin saber del tema en materia o que surja cualquier tipo de testigos de todo, menos de la denuncia de pedofilia. entonces ya todo es confusión, que reclama a que todo quede en silencio como si nada hubiera pasado o existido.

Pero el medio periodístico en el Perú tiene la costumbre de desenterrar lo que tapa y todos han olvidado, por eso es que trabajo uno a uno que sale a hablar necedades solamente para estar presente en el tema. 

No se quien es el señor José Alejandro Godoy, pero acusa de delitos sin detallar y sin presentar prueba alguna en contra de mi amigo Germán Doig Klinge, con absoluta impunidad, por el sencillo hecho de que Germán murió el 13 de febrero de 2001, hace casi 15 años y cree que pasa de largo insultando la memoria de un ser humano que físicamente no puede defenderse.

Pero que quede cierto y válido para siempre, que quienes lo hemos tenido como un amigo al que en verdad admiramos, vamos a defenderlo siempre de todo tipo de figureti que sale a insultarlo por insultarlo.

Ante esta cobardía del señor Jose Alejandro Godoy, le salgo al frente señalándole que está obligado a mostrar pruebas de que Germán Doig en vida practicó la pedofilia.

Germán hasta el momento de acuerdo a la causa abierta de santidad tiene tres acusaciones falsas, una mujer dice que le agarró los genitales, su fuente señor Godoy, Y dos hombres, conocidos homosexuales, que responden a los seudónimos de Juan y de Pedro, dicen haber tenido relaciones homosexuales.

Con tanto maricón que hay en Lima, señor Godoy ¿cuál es el problema para usted? ¿Acaso usted va a perseguir a todos los difuntos homosexuales del pasado, del presente y del futuro?

Germán Doig mi amigo no fue homosexual. Pero en el supuesto que lo hubiera sido, ¿cuál es el problema?, señor Godoy.

Esas tres falsas acusaciones no constituyen pedofilia o sea sexo con niños o con menores de edad a su cargo. 

Este señor Godoy toma como escudo a la Teología de la Liberación, no se si es su portaestandarte, me parece que los señores sacerdotes Gutiérrez, Crespo y Zegarra, sus difusores más conocidos en Lima, ya son ancianos y puede ser que sus sucesores no tengan el nivel de preparación de estos famosos religiosos.

El señor Godoy ha mandado una carta al Superior General del Sodalicio de Vida Crisitana, Alessandro Moroni, que ingresa a la moda actual de publicar unos párrafos incoherentes con absoluta impunidad. 

En su carta, el señor Godoy escribió que el superior Moroni SVC "tiene el poder de hacer los cambios requeridos". A reglón seguido puso: "Se lo debe a las víctimas de..... y junto a cuatro personas menciona a Germán Doig, "y otras personas cuyos nombres no se conocen.

Este señor Godoy está obligado a señalar a las presuntas víctimas que le atribuye a Germán Doig. Una por una, porque en caso contrario él es un encubridor. 

De a verdad que busco sin cansancio y pregunto sin temor alguno sobre las "víctimas" que falsamente se le atribuyen a Germán Doig. No hay respuesta.

Germán Doig es mi amigo de toda la vida y yo doy la cara por él, ante tanto ser sin vergüenza que escribe lo que le da gana para tener espacio en algún medio. Otras personas que están señaladas están vivas, no me compete tocar sus respectivas situaciones.

Este señor José Alejandro Godoy es un improvisado y un irresponsable, por decir lo menos. En su primer párrafo le hace el falso favor al superior Moroni SVC de incluirlo en su misma iglesia. Ningún favor para el Superior, todo lo contrario. Y en el último párrafo en su condición de ayatolah de la Teología de la Liberación, pontifica: "Sea consecuente (Superior Moroni) con el Dios en el que ambos creemos, con la ley peruana y con su propia experiencia de maltratos psicológicos que, como buena parte de los sodálites, ha sufrido".

Esa redacción final hace creer que es la culminación de un texto por lo menos adecuado, todo lo contrario. No aporta nada, es un espantoso resumen.

Su segundo párrafo se inicia con una afirmación de que existen ya 14 años de denuncias y esto lo une al libro en contra del Sodalicio publicitado por el Grupo El Comercio y ha sido publicado hace unos meses. Miente este señor Godoy porque catorce años no es hace unos meses.

El tercer párrafo es absolutamente falso, expone que en la última semana se la pasó recogiendo testimonios de miembros del Sodalicio de Vida Cristiana. Jamás en esta vida un Sodálite va a conversar sobre situaciones internas de la congregación con un ayatolah de la Teología de la Liberación, quien escribe en Exitosa.

El cuarto párrafo es una opinión o un pedido que le transmite el señor Godoy al Superior Moroni: "....resulta indispensable que Figari (Luis Fernando Figari Rodrigo fundador del Sodalicio de Vida Cristiana) renuncie a la prescripción. Como superior de la orden, es imperativo que le comunique la conveniencia, para la institución y para las víctimas, de dar este paso ante la justicia peruana.
La prescripción es irrenunciable, señor Godoy.

Este señor Godoy se cree de a verdad que es un ayatolah.

En el sexto párrafo expone ya no delito, sino que Figari Rodrigo "vejó, psicológica y sexualmente".
Parece ser que la acusación inicial de pedofilia ha sido encarpetada.

De seguir esta tendencia a ir cambiando la tipificación de los delitos y por tanto estar ya prescritos, el Grupo El Comercio y su familia propietaria van a tener que dar una explicación al país.

El Comercio, sus diarios y sus televisoras, tienen que comprender que no se puede entrar a destruir a una congregación religiosa de la Iglesia Católica, fundada en Lima y que desde nuestra ciudad se ha expandido por el mundo. El Comercio tiene todo el poder para destruir lo que quiera destruir a partir de publicaciones de prensa y sin prueba alguna. 


En todo caso, si creen que es verdad todo lo que han denunciado, consigan testigos de a verdad, de absoluta credibilidad ante la opinión pública... en periodismo se paga, todo se vende, todo se compra, yo estoy entre las excepciones. 



PARTE CINCO: LOS ABANDERADOS DE LA MENTIRA: No Importa Quien Lanzó La Primera Mentira, Y La Esparció En Los Periódicos La Campaña Ha Sido Tergiversar E Inventar con tal de figurar en la infamia creada en contra de Germán Doig,


1. Construcción de la Calumnia a cargo de la doctora en teología Rocío Figueroa Alvear

En el Perú todos los muertos son buenos con excepción de Germán Doig, porque está en las garras del odio de la teóloga, Rocío Figueroa Alvear, una mujer aspirante y con ambiciones para alcanzar las más grandes metas de la vida, quien lo logró en el 2008, cuando a los 40 años de edad estuvo señalada entre las ocho mujeres de su santidad el Papa Benedicto XVI.

Lo perdió todo. Eso es parte de su intimidad, no se lo vamos a sacar en cara. Queda pues que nadie sabe las razones de su ocaso, de pasar a ser una estrella de la derecha católica a una mujer que ahora nadie quiere tener en un set de televisión.En los últimos meses ha tratado de darse nuevamente a conocer y no pasó nada.

Se la llama "la justiciera" de las presuntas víctimas del Sodalicio de Vida Cristiana, entre las que se ha situado como "una sobreviviente", encabezando para mi a un grupo de renegados que solamente quieren dinero, el monto que sea, aunque tal vez unos cuantos soles, de la congregación católica, pero están movidos por el odio y solamente quieren destruirla.

La teóloga Figueroa Alvear recibió el encargo del fundador del Sodalicio de postular a Germán Doig para que sea santo y ella aceptó para alcanzar sus ambiciones de vida, guardándose para sus adentros sus odios, pero se convirtió por decisión propia o en alianza con otros, en la abogada del diablo del proceso y finalmente en su verduga postmortem, difundiendo por donde pudiera difundir todas sus mentiras que son calumnias en contra de la vida de Germán .

En ninguna parte del mundo vale para algo esta falsa investigación de la teologa Figueroa Alvear, es para rechazarla de plano o botarla a la basura.

No existió equidad, tan solamente condena para un ser a quien ella, la teóloga Figueroa Alvear, odia con todo su corazón desde siempre.

Santificó y bendijo el trabajo de odio en contra de Germán Doig, de la teóloga Figueroa Alvear, el sacerdote Gonzalo Len Alvarez SVC, quien salió a la TV y a los diarios, a la prensa en general, para expulsar post morten a German Doig Klinge del Sodalicio, curiosamente ahora Gonzalo es parte de la corte romana del cuestionado fundador de la congregación religiosa. Y German Doig Klinge gracias al sacerdote Gonzalo Len SVC, quien repitió las mentiras de la teóloga Figueroa Alvear, fue linchado post mortem, como nadie lo ha sido antes en el Perú. Peligrosa puerta abrió el sacerdote Gonzalo Len SVC, para linchar muertos.

Es un hecho conocido que la fuente que difundió en los medios periodìsticos sin cansancio alguno y que se han convertido en todas las maldades publicadas con la finalidad de liquidar la imagen post mortem de Germán Doig Klinge, es la teóloga Figueroa Alvear.

El Sodalicio de Vida Cristiana, encumbró a Rocío Figueroa Alvear, nacida en Lima en 1968, al mandarla a estudiar teología a Europa, de crearla como la primera superiora de la rama femenina de la congregación y finalmente ponerla al frente de la sección femenina de la Comisión de Laicos del Vaticano.



Uno como yo, uno de tantos, que la vió en la actualidad por la televisión hablando de mi amigo y mi hermano en Cristo, Germán Doig y también de su mano, que es la del fallecido Vicario del Sodalicio tocando sus genitales, y si además de esa afirmación calumniosa, uno trata de leer alguno de los trabajos de teología colocados en internet de la autoría de esta señorita teóloga, de a verdad que no se comprende bien para nada sus pergaminos para que Luis Fernando Figari Rodrigo, quien me consta rinde culto a la inteligencia, a la inspiración y la erudición, la encumbrara en Lima y en Roma.
¿Qué te pasó Luis Fernando? y te lo pregunto como si estuviéramos haciendo el ejercicio espiritual de entrega de todos los momentos de la vida a nuestro Dios. Tu y yo sabemos que esto es mucho más grave frente a Cristo, que los testimonio del libro de Pedrito Salinas y de todo lo que se escribe en contra tuyo.

En la capital peruana, Luis Fernando, la hizo la primera superiora de la rama femenina del Sodalicio de Vida Cristiana y en Roma la colocó al frente de comisión femenina de la Comisión de Laicos. Un exceso de poder de Figari Rodrigo.

Algo pasó en la vida de la señorita Figueroa Alvear que la llevó a que este encumbramiento terminara abruptamente y así acabaron radicalmente sus ambiciones de permanecer en lo más alto que se pueda llegar en la Iglesia Católica que no consagra sacerdotisas y por eso no permite a las mujeres ingresar a la jerarquía eclesiástica.

Ella, hace siete años, estuvo señalada entre las ocho mujeres más importantes del Vaticano, hecho que obtuvo una gran publicidad en Lima, era la menor de este grupo de mujeres, y eso señala enorme futuro o tal vez el final más rápido. A la gente le gusta ver caer a las torres más altas, pero es su intimidad, la razón que la llevó a perder todo, es algo que ella solamente sabe y que a nadie le interesa, pero hay que resaltarlo.

Ahora encabeza el grupo de renegados del Sodalicio de Vida Cristiana y en esta congregación religiosa no ha sido pues como ella pretende al presentarse últimamente como la mujer que luchó en contra de todos, y tal y como se la ha presentado en estos tiempos en que una editorial pretende vender a como sea un libro en contra del Sodalicio, sin escatimar insultos a vivos y muertos, con tal de que la gente compre su mercadería.

La señorita Rocío Figueroa Alvear en el Sodalicio de Vida Cristiana, abría las puertas sin tocar antes y se mostraba como una todopoderosa mujer que amenazaba en ir en queja al fundador superior general Luis Fernando Figari Rodrigo, si es que escuchaba algo que no le gustaba. Levantaba la voz cuando le daba la gana. A mi no me levanta nadie la voz.

Mi amigo Germán Doig Klinge nació el 22 de mayo de 1957 y ella, la teóloga nació por lo menos en 1968, entre ellos dos hay pues unos 9 años de diferencia, no es pues como ella pretende presentarlo como un viejito lujurioso. Ella ha reiterado que entró al Sodalicio entre los 16 y 17 años, cuando Germán Doig tenía 25 o 26 años de edad.

Germán siempre fue deportista, tenía una excesiva fama de buenmozo, y por sus cuatro costados pertenecía, a lo que se llama en Lima: a familias conocidas y de dinero. Además era abogado, estudiaba teología, mejor partido, si la familia de la novia, una huerfanita, buscaba eso, y era difícil de encontrar, estaba a la mano.

Germán era muy orgulloso de su familia pero en especial de su tatarabuelo, don Luis Carranza, quien fue director y accionista del diario El Comercio en el siglo XIX. El decano de la prensa nacional reconoce al señor Carranza como su director entre los años 1861 y 1898, en sus tiempos en que tenía dos directores, por eso compartió el cargo de director con el fundador don Manuel Amunátegui y después con don José Antonio Mió Quesada.

Germán por eso creó y fundó Aci Prensa, y tenía muchos otros proyectos periodísticos en mente. Lo se perfectamente soy periodista.
 
De acuerdo a la estructura de vida social de la familia de Gemán, solamente encajaría en su vida, una princesita, linda, preciosa. Así es la gente, así era Germán, asi era su familia, Germán se consagró a Dios. Nunca miró a la teóloga Figueroa Alvear, ni le interesó enamorarla y allí está la raíz de todos los problemas de esta señorita. No pongo en los hechos nada nuevo que no se comentara en su tiempo.


2. Entregar y Compartir la vida con Dios.

En el Colegio Santa María nos enseñaban en los años sesenta y setenta que todos teníamos derecho a tener nuestra intimidad, que no teníamos que compartirla con nadie y que incluso Dios la respetaba. Cuando teníamos las reuniones en los inicios del Sodalicio, se puso al debate si debíamos tener intimidad frente a Dios, convinimos que no, que teníamos que entregarle todo lo nuestro, lo bueno y lo malo, no era posible tener o tratar de tener secretos con nuestro Dios.



El problema que se presentó es que no podíamos contarnos entre nosotros como nos iba a cada uno con este ejercicio espiritual y cuando comprendimos que nos olvidábamos de todo, nos dividimos en parejas y quedó libre el más chiquito de todos. Entonces tuve dos grupos, el mío con Germán y con el más chiquito, pero sucedió que todos nos olvidábamos de lo que escuchábamos y hasta lo que contábamos. Entonces terminé supervigilando los cuatro o cinco grupos y ya con el tiempo cuando éramos más de quince, conversaba con los tres que iban a ser sacerdotes, Germán y a quien llamaba el más chiquito, por serlo de tamaño y de edad, no había terminado de crecer.

Nunca intentamos saber porque nos olvidábamos de todo.

No se si el Sodalicio persiste en este ejercicio espiritual. Pero con Germán Doig conservamos la práctica hasta el día en que él murió, por eso es que estuvimos practicamente todo el día en el restaurante D'Onofrio de Dasso, en San Isidro.

No recuerdo con exactitud lo que hablamos, pero él no tenía problemas de tipo sexual, nunca los tuvo. Antes de conversar fuimos a Misa en la Iglesia Santa María Reina y hemos comulgado, después caminamos a la capilla de nuestro antiguo Colegio, para pedir que nuestro ejercicio espiritual nos saliera lo mejor posible y agradable a nuestro Dios.

En la vida de Germán no había nada que avergonzara a nadie, ni empañara para nada la vida de un hombre decente y bien nacido, como dirían en su época sus abuelos y sus antepasados con pleno orgullo de su nieto y de su vida de servicio al prójimo. Es falsa la acusación del Sodalicio de Vida Crisitana, pronunciada por el sacerdote Gonzalo Len SVC, quien repitió las mentiras de la teóloga Figueroa Alvear, que en vida Germán "traiciono al Señor".

Solamente puedo decir que él estaba muy decepcionado de todos quienes constituían el Sodalicio, lo habían hecho trabajar como esclavo toda su vida, había dado la cara por ellos, resuelto todos los problema, y en ese momento en plena expansión a otros países, nadie lo ayudaba y quería dejarlos, irse para siempre a una cartuja o a donde Dios quisiera mandarlo, con el pedido más sencillo y humilde, pidiendole que nunca le permitiera olvidar su nombre para amarlo por siempre. Se murió una horas después.

Desde que murió Germán no comparto mis vivencias con nadie, tal vez por eso tengo una enorme facilidad para contar y escribir mi vida, sin verguenza alguna, ya hace tiempo que están entregadas a nuestro Dios.

Entonces, no le creo nada de nada a la teóloga Figueroa Alvear. quien ha sido presentada a la opinión pública como una "justiciera" por la comunicadora Paola Ugaz, colaboradora del libro en contra del Sodalicio y que ha generado este enorme escándalo sin precedentes para una congregación religiosa.

Tengo que agradecer profundamente a la señora comunicadora Ugaz que haya rescatado un precioso video de la vida de mi amigo Germán Doig, realizado por el Sodalicio y retirado de You Tube, cuando lo expulsaron post mortem de la congregación. Este video me ha permitido poner magnífica fotos de Germán en mi blog Rostros. Muchas gracias, nadie sabe para quien trabaja.

La comunicadora Ugaz quien dice que es periodista, dijo el 20 de octubre en el programa de Juliana Oxenford en RPP que la señora Figueroa Alvear estaba investigando las virtudes heroicas de Germán Doig, cuando descubrió "varios casos de abuso sexual...Rocío Figueroa al darse cuenta de estos abusos se convirte en una justiciera, nos busca y así se inició esta historia".


La señora Paola Ugaz lo ha afirmado, el libro en contra del Sodalicio es obra de la teologa Paola Ugaz. Ella es quien investigó la vida de Germán para convertirlo en santo para el Sodalicio de Vida Cristiana. Ella odia a Germán Doig como a nadie en el mundo y con todas las fuerzas con las que se puede odiar, y ella es quien debió hacer santo al hombre que según ella le tocó con sus manos sus genitales.

La teóloga no ha aclarado que su queja sobre los tocamientos que presentó al fundador del Sodalicio, Luis Fernando Figari Rodrigo, fueron en vida de Germán o ya post mortem. No lo sabemos.
En todo caso jamás puede ser considerada como válida una investigación realizada para descubrir la santidad de una vida, por una persona que tiene clavado en su corazón el odio más grande que pueda existir en contra de esa persona y que a los 15 años de su muerte no puede sacárselo de su interior.

Bueno es conocido y está ampliamente difundido que quienes han conformado este grupo de renegados del Sodalicio, quieren dinero o reparación por los supuestos abusos cometidos en contra de ellos.

La investigación del Sodalicio sobre la vida de Germán Doig, no es válida. No sirve para nada. Yo sabía desde el principio que esta mujer a quien la comunicadora Ugaz llama "la justiciera" y que ella misma se autodenomina "sobreviviente" no iba a llevar nada a buen puerto, la vida de santidad Germán, por eso no presenté mi testimonio, podía ser manipulado feamente o tirado a la basura. Me daba mucha pena hablar con las personas que atendían en la parroquia y eso era lo que me llevaba a justificar que no sacara cita con la señorita doctora Figueroa y que dejara todo para después.

En su carta abierta al Cardenal Juan Luis Ciperiani Thorne, Arzobispo de Lima y Primado del Perú, la teóloga Figueroa Alvear sostuvo:

"Escribo esta carta como sobreviviente de un abuso sexual en el Sodalicio pero sobre todo como una mujer de fe, católica y doctora en teología.....".

Sin embargo, no expone que ya muerto German Doig ella asumió como propia la causa de su beatificación, cumpliendo con las formalidades del ritual religioso correspondiente, que comprende Misa y Comunión, en ese momento ella pertenecía al ala conservadora de la Iglesia Católica, que sigue a pie juntillas el ritual religioso, mucha Misa y mucha Comunión, como debe ser.

Ella ocultó sus odios, sean cuales fueren, que a nadie le interesa, es su intimidad porque los odios solamente le pertenecen a ella, y con esos odios que posee y carga en su vida, llegó increíblemente a ser señalada como una de las ocho mujeres más importantes del Vaticano. Dios castiga.
 
Lo perdió todo ahora no es motivo de nada.

En un país con noticias diarias sobre violencia de género y constantes sobre femenicidio, no se hasta que punto la televisión y la prensa en general esté interesada en repetir y repetir que una mujer acusa a un muerto de haberle tocado los genitales, con la única finalidad de conseguir una reparación civil de una institución religiosa que en su momento la encumbró a lo más alto.

Ella solamente ha logrado reunir dos testimonios de dos hombres homosexuales, señalados con los seudónimos Juan y Pedro, que sin prueba alguna afirman que Germán era maricón. Yo afirmo que con tanto maricón que hay en Lima, no se a quien le puede importar, que un difunto haya podido ser gay.

Son pues dos hombres homosexuales que aseguran haber tenido relaciones homosexuales con el difunto Germán Doig. Habría que ver que recibieron a cambio de difamar y calumniar a mi amigo, entonces no hay más que afirmar que la investigación de la señorita teóloga no vale nada, por que la persona que se comprometió a convertir a Germán en santo, no se cansa en acusarlo por haberle tocado los genitales. En su momento debió rechazar la propuesta o inhibirse y pasar a ser una testigo de odio.

Una postuladora de la vida de un ser humano para el reconocimiento de su santidad no puede asumir el papel de abogada del diablo, convertirse en fuente para la prensa para que se publique barbaridad y media.

Es increíble la facilidad que tiene la gente en Lima, para escribir en contra de un hombre que falleció en su cama el 13 de febrero del 2001 sin informarse algo y pasando a repetir unos y otros las ocurrencias e invenciones de la señorita doctora en teóloga.



3. Todos aquellos, uno por uno que han escrito sobre Germán Doig Klinge sin informarse mínimamente, inscribiéndose en la huachafería limeña de estar presente en todo escándalo o por ser "aliados" de la editorial que ha publicado el libro en contra del Sodalicio de Vida Cristiana y no les importa nada, si es verdad o mentira, el hecho es estar presente, puro figuretismo cuando la víctima del escarnio es ya un difunto y no puede accionar en contra de ellos en defensa de su honor:


3.1. El cuestionado presentador de TV, Nicolás Luccar, cuya fama es absolutamente negativa, quien al tratar en su programa lo más mínimo o lo máximo en contra de Germán Doig, honra su memoria.

3.2.- El periodista EDGARDO DE NORIEGA en su conocido blog escribió sobre Germán Doig Klinge, inmediatamente después del comunicado de expulsión post mortem de Germán Doig. Edgardo tiene una larga trayectoria en el medio periodìstico y le gusta saber más que todos. No hemos tocado nunca el tema, tengo pleno respeto por su trabajo en general, este artículo lo ha titulado: "Pedófilo o Cristiano Ejemplar" publicado el 8 de mayo de 2011. Edgardo no conoció a Germán, ni sabe como era, pero si a varios miembros de su famlia y para mantener una falsa objetividad trató de equilibrar las dos posibilidades en cuestión, falso o verdadero. Esto hizo que personas que creen en la ejemplaridad de vida de Germán Doig se pronuncien y pongan su opinión en este blog, lo que está excelentemente bien.


Edgardo de Noriega de acuerdo a su experiencia periodística ya en el 2011, hace cinco años pidió al Sodalicio que aclarara las acusaciones en contra de Germán. Pero no lo hacen hasta ahora.

3.3.- EL COMERCIO, decano de la prensa nacional, perteneciente al GRUPO EL COMERCIO, de propiedad de la familia Miro Quesada, el 19 de octubre del 2015, publicó lo siguiente sobre Germán Doig: "Esta no es la primera vez que se denuncian abusos dentro del movimiento Sodalicio. En el 2008, se inició un proceso de beatificación a Germán Doig Klinge (1957-2001), quien fue vicario general del SVC y segundo al mando después de Figari, proceso que fue luego cancelado. Esto porque durante la investigación para su beatificación se conocieron denuncias por abusos sexuales cometidos por Doig Klinge".

Este periódico publica cualquier cosa...no se conoce denuncias....se presentan denuncias, se publican denuncias, se prueban denuncias.

La verdad es que lo publicado por El Comercio, carece de veracidad. Todo ha sido una confabulaciòn elaborada por la teòloga Figueroa Alvear y El Grupo El Comercio ha sido parte de este complot.

3.4.- CANAL 4 AMERICA TV, de propiedad del GRUPO EL COMERCIO de la familia Miro Quesada y del GRUPO LA REPUBLICA de la familia Mohme, el 18 de octubre del 2015, en la nota de prensa del programa dominical Cuarto Poder, mediante la impunidad que caracteriza a la TV peruana, se publicó lo siguiente sobre Germán Doig: "Para entonces, se empezaban a conocer las primeras acusaciones de abusos sexuales cometidos por parte de quien fuera su brazo derecho, el número dos de la congregación, el hoy fallecido Germán Doig Klinge. Un escándalo que remeció los cimientos de la iglesia, pues Doig estaba en pleno proceso de beatificación en Roma".

El domingo siguente, 25 de octubre del 2015, el CANAL 4 AMERICA TV mintió: "El ya fallecido German Doig, el llamado vicario del Sodalicio y quien fuera en su momento el número dos de esa comunidad, también fue acusado de violación por tres de sus víctimas y esto provocó que su trámite de beatificación iniciado en Roma se paralice". Inisitiré el Canal 4 es una televisora mentirosa y el Grupo El Comercio al que pertenece es pues mentiroso.
 
3.5.- EL TROME, de la prensa popular, es el periódico que bate records de venta, el de mayor edición, circulación y lectoria, pertenece al GRUPO EL COMERCIO de propiedad de la familia Miro Quesada.

En la columna "La seño María", un seudónimo por tanto responsabilidad de su director, se publicó lo siguiente: "Mi amigo, el fotógrafo Gary, llegó al restaurante por un lomito al jugo con papas fritas crocantes, arroz blanco graneadito y un emoliente al tiempo. “María, el último libro del periodista Pedro Salinas, ‘Mitad monjes, mitad soldados’, recoge el impactante testimonio de 30 exintegrantes del Sodalicio sobre los abusos físicos, psicológicos y sexuales de los que fueron víctimas, cuando eran menores de edad, a manos de algunos líderes de ese movimiento.

El Sodalicio de Vida Cristiana es una institución católica peruana fundada hace más de cuatro décadas en Lima por Luis Fernando Figari Rodrigo, quien también es acusado de haber cometido ultrajes sexuales contra adolescentes. Las denuncias en su contra no han sido investigadas, pero Figari, al parecer, goza de un retiro dorado en Roma. El Sodalicio lo integran laicos consagrados y sacerdotes que viven en comunidad y son llamados ‘sodálites’, quienes se comprometen de forma perpetua al celibato y obediencia. Por eso, los casos de pedofilia al interior de cualquier institución religiosa son más graves, pues los agresores utilizan el nombre de Dios para sacar ventaja, como hacer que los padres les confíen a su hijos.

En el 2008, se comenzó un proceso de beatificación a Germán Doig Klinge, quien fue vicario general del Sodalicio, el segundo detrás de Figari, y fallecido en el 2001 a la edad de 44 años. El proceso fue cancelado porque se revelaron denuncias por abusos sexuales cometidos por él contra menores. Pero pedófilos, verdaderos monstruos, hay en todos lados, no solo en las instituciones religiosas. Esas lacras merecen la pena de muerte por malograr para siempre la existencia de pequeños indefensos.

Como en nuestro país no hay esa pena, deberían darles cadena perpetua. Porque además, estos abusadores son irrecuperables, nunca van a cambiar para bien y, si quedan libres, seguirán violando. Los padres tenemos la responsabilidad de velar por nuestros hijos, no podemos confiarnos en la buena suerte y esperar que no les pase nada. Este mundo está lleno de chacales y, aunque es duro decirlo, muchos están en la propia familia. Es un hecho demostrado por las estadísticas. Un gran número de violaciones sexuales se perpetran en el hogar por familiares como tíos, padrastros, primos y hasta los mismos padres. Nuestros hijos son lo más valioso y cualquier esfuerzo es poco para protegerlos”. Gary tiene razón. Me voy, cuídense".

Sin comentarios porque la campaña de El Grupo El Comercio en contra del Sodalicio de Vida Cristiana es para liquidar a esta congregación católica, no hay más.



3

3.6 PEDRO SALINAS, un ex miembro del Sodalicio de Vida Cristiana, de principios de los años 80, quien es el creador del escándalo mediático que envuelve a la institución católica, de traidor pasó a ser también a convertirse en renegado al plantear la disolución del Sodalicio con la finalidad de quedarse con parte de sus bienes, no es más que un mercenario. El insiste que es solamente un mensajero. El tema lo tiene obsesionado hasta la locura. No parece que vaya a conseguir dinero.

Salinas trabaja de comunicador, dice que es periodista, le falta probarlo, trabajar en radio y en TV, firmar artículos con o sin jerga bastante personal, hasta difíciles de leer, no hace a alguien periodista. Es el autor del libro en contra del Sodalicio: Mitad monjes, mitad soldados, con el que no va a alcanzar la fama, a nadie le gustan los traidores que van por dinero y fama, estos siempre se quedan en el camino.

Salinas ha declarado varias veces sobre Germán Doig dice que lo conoció y que nunca supo nada anormal de él, hasta que él conversó con víctimas que no ha presentado, ni detallado, con excepción de la teóloga Figueroa Alvear , por la venta de su libro se ha sumado al coro de ataques post mortem.

En una entrevista para el diario PERU 21 del GRUPO EL COMERCIO, de propiedad de la familia Miro Quesada, y publicada el 24 de octubre de 2015, Salinas declaró lo siguiente: "A fines de noviembre de 2010, cuando una víctima de Germán Doig (la teóloga Figueroa Alvear) tomó contacto conmigo para contarme que estaba renunciando Luis Fernando Figari al cargo superior general del Sodalicio, esgrimiendo motivos de salud y que el mes anterior habían levantado la causa para la beatificación de Doig porque no alcanzaban las virtudes heroicas, según el argumento oficial. Pero (él) me dijo que habían hecho una investigación interna y descubrieron que Doig fue un abusador sexual. Entonces, a partir de ahí la víctima (teóloga Figueroa) me puso en contacto con dos integrantes del Sodalicio que querían que los ayude a hacer público el tema.
Salinas en esta oportunidad, únicamente, repitió la versión de la teóloga. Pero agrega para demostrar que no está solito y delata que dos integrantes del Sodalicio, junto con su informante que no es otra que la teóloga Figueroa Alvear, necesitaban liquidar post mortem a mi amigo Germán Doig. Existe una alianza para armar todo el escándalo actual, que les permita en su momento pedir la disolución del Sodalicio para quedarse con sus bienes. Esto se llama "Traidores, Renegados y Mercenarios.

Aquí tenemos a un cuarteto de renegados, según Salinas, dos de ellos estarían en el interior de la congregación religiosa. No lo creo, busca crear cizaña, pero como dijo una protituta de alto vuelo, sin saber que la estaban filmando Business son Business o dinero es dinero.

En esa misma entrevista Salinas miente, con lo que todo podría no ser más que una gran mentira, porque presupone o imagina o se morbosea de que "Germán Doig, además de "victimario, tiene que haber sido una víctima".

Esta es la posición que también ha asumido el también traidor, renegado y mercenario del Sodalicio de Vida Cristiana, ex miembro de la institución católica, Martín Scheuch, autor del blog "Las líneas torcidas" y de una serie de artículos en contra de Germán Doig y del Sodalicio de Vida Cristiana y que Salinas hace suyos.

Los dos mienten con la impunidad que los lleva a tratar a como les da la gana la vida de un difunto, sin respeto alguno por nadie. Jamás Germán Doig o cualquier miembro de la generación fundadora del Sodalicio tuvo a alguien encima de ellos, que ejerciera verticalidad o dominio sobre ellos, que les pudiera obligar a nada. Fueron muy independientes, los vi siempre muy independientes, se desarrollaron muy independientes.

El 8 de diciembre de 1971 fundamos el Sodalicio de Vida Cristiana la pertenencia a la institución fue excesivamente voluntaria, cada uno estaba allí porque quería estar allí. La estructura inicial no permitía un jefe máximo, tampoco creo que Luis Fernando Figari Rodrigo asumió jamás funciones de jerarca fascista, como se ha tratado de señalarlo como una característica propia. Por lo menos nunca fue mi jerarca y cuando estábamos peleados, el buscaba de inmediato amistarse conmigo y siempre supo esperar. Con todos tal vez no fue igual.

En el caso específico de Gerald Doig, él tuvo en vida una enfermedad cardiaca no operable, que le fue diagnosticada cuando el niño. Germán no fue un niño, un adolescente, ni un hombre temeroso de saber que le podía sobrevenir la muerte súbita, temor que él venció mediante la oración y la entrega de su vida a nuestro Dios. Germán no fue nunca maltratado por nadie por su enfermedad, nadie iba a abusar de él jamás. Además fue futbolista, un atleta, un verdadero deportista, por la oración. Germán se podía desvanecer y yo lo he cargado, lo he cuidado, si alguien lo hubiera tocado, iba a molerlo a palos, a patadas, no tengo duda de eso y no habría sido el único, mi amigo siempre fue muy querido, demasiado admirado. Es en verdad infamia lo que han hecho con él post mortem.

3.7 Martín Scheuch, ha devenido en una persona que ha renegado del Sodalicio de Vida, es la versión masculina de ese amor - odio que representa la teóloga y renegada exsodalite Figueroa Alvear, mientras ella quiere que todo el mundo sepa que Germán Doig le tocó sus genitales, el renegado Scheuch quiere que todo el mundo sepa de la fuerza con que lo vio y sintió orinar alguna vez, en tanto escribió que Germán ordenó que se calateara delante de otro sodalite.

Scheuch no se ha cansado de expresar y reiterar que escribió las cosas más bellas que le escribió post morten y cuando creía que iba a ser santo, hasta que supo que ya no iba para beato y se convirtió en la caja de resonancia de toda la basura publicada en contra de Germán.

Nada de él sale en contra de Germán, hace suyo las mentiras de la doctora en teología, Figueroa Alvear.

El renegado Scheuch es también un personaje del libro en contra de la congregación católica de los comunicadores Pedro Salinas y Paola Ugaz. Scheuch es autor o da su nombre a una serie de artículos en contra de la congregación cristiana que se han publicado en los últimos años, en su caso existe mucha repetición de lo que otros han publicado y lo da como cierto. Igualmente posee en la misma línea de odio en su blog: Las Líneas Torcidas, con varios artículos cada uno peor que el otro, porque son bastante confusos, aparentemente tienen una limpia redacción, pareciera que los han pulido, pero son contradictorios, además Scheuch se reclama un ferviente católico, lo que no es verdad. El odio no es compatible con el cristianismo.

El señor Scheuch sabe, al igual que todos los católicos, que nuestro Dios no condenó a muerte a la adultera, le señaló que su camino era no seguir pecando. Entonces no se comprende que razón lo lleva a usted señor Scheuch encabezar la lapidación de Germán post mortem.

Para el renegado Scheuch, no existió nadie más perfecto y un modelo a seguir que German Doig cuando era el todopoderoso Vicario General del Sodalicio, a mí me consta que Germán en vida tuvo más poder que el propio Luis Fernando Figari Rodrigo. Es el fundador y hay que respetarlo, eso siempre ambos lo hemos tenido presente, lo hemos conversado, otra cosa es que lo hayamos enfrentado y él no se molestaba finalmente. Conmigo ahora tal vez esté furioso, pero se le pasará, es el poder de la oración y él tiende a ser místico, no tiene nada de esotérico.

No olvidemos que está escrito, que cuando iba a ser santo Germán, Scheuch, el señor Scheuch le escribió loas, que el mismo ha publicado.

No sabemos si él se va libremente o lo expulsan del Sodalicio. Todo indica que al ser uno de los seudónimos del libro de Salinas, quiere una indemnización, es decir quiere plata, todo lo hace por dinero, es pues un mercenario.

El falso abuso sexual que él ha publicado en su blog, para ser una víctima, es solamente el caso de un muchacho al que tomaron de lorna, eso pasa en todas partes. Ha identificado a quien le dijo que se desnude y que el acató: calateándose, y que en sus mentiras atribuye a Germán Doig la respectiva autorización. El renegado Scheuch dice que lo hicieron hacer poses, estando desnudo. Es una vergüenza que en un país en el que existe prostitución infantil y juvenil, este renegado ex sodalite se presente con una calateada voluntaria, como si fuera un abuso sexual.

Scheuch es reiterativo nunca supo, ni escucho de los falsos abusos sexuales señalados a Germán Doig. Es decir por su propia confesión, Germán es puro y limpio frente al propio Scheuch.

Scheuch nació en 1963 y Doig en 1957, nunca Germán fue viejo para él. Germán nunca le confió su afección cardiaca, no tuvieron pues una amistad íntima de verdaderos patas, aunque según Scheuch vivieron en la misma casa. No sabemos si dormían juntos, suponemos que usaban el mismo baño, tendrían normas para ducharse. Andaban calatos o en calzoncillos, eran muchachos cuando se conocieron. Germán era atleta, jugaba fútbol entrenando en la segunda división, en Lince. Me consta que no era pudoroso con su cuerpo.

Scheuch dice que conoció a Germán a los 15 años de edad, entonces Doig Klinge tenía 21 años de edad y ya era el jefe todos, después de Luis Fernando Figari Rodrigo.

La diferencia de edad de unos seis años, es importante para generar la enorme admiración que le profesó Scheuch durante toda su permanencia en el Sodalicio, lo que no se comprende es su súbito odio cuando se entera de los falsos abusos sexuales a terceros, se puede creer que se decepcionó, pero podría ser que de pronto le llegó a su cabeza la posibilidad que su jefe se agarró con cualquiera y a él lo dejó pasar. Es curioso que recuerde que en 1978, una noche, el vio, sintió, la fuerza con que Germán orinaba la cerveza que se había tomado.



3.8.- PAOLA UGAZ, comunicadora, colaboradora del libro en contra del Sodalicio: Mitad monjes, mitad soldados, cuando se miente para vender libros, en el programa de RPP Televisión de la comunicadora Juliana Oxenford, el 20 de octubre del 2015: "Había una señora, una mujer llamada Rocío Figueroa que estaba averiguando las virtudes heroicas de Germán Doig... y cuando ella estaba investigando se encuentra que este señor no tenía ninguna virtud heroica sino que tenía varios casos en su haber de abuso sexual..... Rocío Figueroa se convierte al darse cuenta de los abusos en una justiciera y nos busca y así empieza esta historia...el caso de Figari, el caso de German Doig eran los dioses, eran las gente en la que más confiaban, los mentores espirituales de vida....".
Esta señora comunicadora a quien ya nadie entrevista, aburre de alma, no se cansa de de decir que toda su investigación esta prescrita.

3.9.- INFOVATICANA, información digital española o la imaginación de novela o el culto a la ficción de ADOLFO BELTRAMO, lo llevó a publicar lo siguiente el 2 de febrero de 2011:

Parece que la historia dolorosa se repite. Después de un año en que la Iglesia latinoamericana y universal ha tenido que sufrir a causa de los deplorables delitos de Marcial Maciel Degollado, fundador de los Legionarios de Cristo, este 2011 se presenta como otro “annus horribilis” a causa de una personalidad desviada: Germán Doig. Fue durante años vicario general de la sociedad de vida apostólica peruana Sodalicio de Vida Cristiana. Hace apenas unas horas la cúpula de ese movimiento reconoció públicamente que vivió una “doble vida” inmoral.

La noticia ha provocado un verdadero shock no sólo en Perú, donde el movimiento tiene su sede y su fuerza más importante, sino en todo el mundo. Doig fue, durante años, un ícono del catolicismo ortodoxo en América Latina. Fue el compañero que, durante muchos años, apoyó y concretó el sueño de formar un movimiento de evangelización de la cultura del fundador del Sodalitium, Luis Fernando Figari.

Doig falleció muy joven el 13 de febrero de 2001, habiendo desarrollado una impresionante labor social y pastoral que llevó al Sodalicio a tener presencia en los 5 continentes y a ser reconocido por El Vaticano en 1997. Sus compañeros y seguidores lo consideraban un enorme modelo cristiano. Tanto que, tras su fallecimiento, comenzaron a investigar sobre su vida y obra con el objetivo de iniciar su proceso de beatificación.

Muchos obispos estuvieron de acuerdo, el vicario sodalite era visto como un hombre de una pieza, sin dobleces ni complejos. Resultó una farsa. En su momento se inició un profundo análisis de cara a cumplir las rígidas exigencias de la Congregación para las Causas de los Santos del Vaticano. En eso estaban cuando, en junio de 2008 comenzaron a aparecer los primeros testimonios. La sorpresa fue enorme. Las afirmaciones iniciales fueron corroboradas por otras de igual gravedad. En ese momento la figura del laico consagrado cayó literalmente del pedestal.

Así se conformó una comisión sodalite para abordar el delicado asunto. De junio a diciembre hurgaron hasta el más mínimo detalle, descubriendo una vida que incluyó “inconductas morales” y, según fuentes de primera mano, todo indica que se trató de abusos sexuales con menor, aunque cabe aclarar, no con niños. Los detalles mejor obviarlos.

El tema, como resultaba previsible, provocó una tremenda crisis al interior de uno de los movimientos católicos de mayor expansión en Latinoamérica en los últimos tiempos. En diciembre se conoció la noticia que el entonces superior, Figari, dejó su cargo y se retiró del gobierno. En su momento la versión oficial fue que su cambio se debió a la enfermedad, aunque la verdad es que no ha podido superar el golpe de conocer las terribles culpas del amigo.

El día 25 de enero pasado la asamblea general del Sodalitium eligió a Eduardo Regal como su nuevo superior, quien de hecho ya controlaba gran parte de la institución. Un cambio anunciado y natural de cara a enfrentar una de las peores crisis.

Además ya desde fines de 2010 fueron cerrados todos los sitios de internet dedicados a la memoria de Germán Doig y que habían sido armados con el objetivo de impulsar su causa de beatificación. Lo mismo ocurrió con los perfiles de Facebook. Una cura en salud de lo que iba a ocurrir.

Simultáneamente las autoridades de esa realidad eclesial informaron al Vaticano de la situación y comenzaron una labor informativa con todos sus miembros. Se adelantaron a la catástrofe con transparencia y tratando de amarrar anclas para aguantar el tsunami. ¿Aprendieron del caso Maciel? Tal vez sí, tal vez no. Pero seguramente comprendieron que la única alternativa era poner el pecho a la situación.

Hace unas horas el Sodalicio emitió un comunicado oficial (se puede leer completo aquí) que recuerda enormemente al publicado por los Legionarios cuando el escándalo de su fundador:
“Queremos dejar en claro que estas conductas contrarias a nuestra vocación cristiana y nuestros compromisos libremente emitidos ante Dios no sólo no pueden tener cabida en nuestra comunidad sino que deben ser denunciadas y rechazadas con energía, claridad y transparencia. Actos graves como estos conllevan un proceso de expulsión del Sodalicio”.

“Como comunidad declaramos además que no podemos considerar a Germán Doig como una persona ejemplar. Hoy lo encomendamos al corazón misericordioso de Dios y a la intercesión de María sabiendo que ella, la Virgen Santísima, a quien hemos confiado nuestra comunidad desde sus inicios, nunca deja de interceder por todos sus hijos”.

3.10.  InfoVaticana: Información digital española, informó el 6 de noviembre del 2015, de una forma seria sin el falso moralismo que acompaña las noticias de los prójimos, convertida en costumbre limeña. La publicación al tratar el caso Sodalicio y el libro publicado en su contra publicó un párrafo sobre Germán Doig: "El primer accidente notable ocurrió en 2011, a causa de denuncias sobre «inconductas sexuales» cometidas por Germán Doig, ex vicario general, fallecido diez años antes. En una entrevista (Gonzalo Len) el 1° de febrero de 2011, el Sodalicio confirmó la cancelación del ya iniciado proceso de beatificación del difunto laico consagrado, debido a tres «gravísimas acusaciones» que evidenciaron que Doig llevó una «doble vida». Se ordenó retirarle «el culto y la fe» debido a su «traición al Señor». Ya desde fines del 2010, el Sodalicio había informado a miembros de su familia espiritual y autoridades eclesiásticas, y también había expurgado toda mención al fallecido vicario general Germán Doig en todos los sitios de Internet que hablaban de él".

3.11.- Utero.Pe, artículo de Ernesto Cabral del 25 de febrero del 2014. Preparando camino para el libro en contra del Sodalicio, un año y medio antes, por lo que saltó la liebre de la tergiversación o es la versión falsa de la teóloga Figueroa Alvear, agregándose dos casos falsos sobre "dos menores de edad", la mentira es el camino: "Todo comenzó en 2008. Según la investigación, durante el proceso de beatificación de German Doig (segundo en la cadena de mando sodálite, fallecido en 2001), saltó el primer caso. Entre 2008 y 2010 se descubrieron cuatro casos más de abuso sexual que comprometen a Doig. De estos, por lo menos dos involucran a menores de edad. Los investigadores religiosos del caso Doig conminan a Figari, entonces Superior del Sodalitium, a dejar el cargo por considerar que tenía “responsabilidad moral”. Durante todo este tiempo, la cúpula trató el tema herméticamente. Según el próximo libro de Salinas, el Sodalitium quería evitar que la verdad sobre la doble vida de Germán Doig salga a la luz, y dejarlo como que el número dos del movimiento “no alcanzó las virtudes heroicas”.

3.12.- Es Hora, publicación digital, el comunicador EDUARDO DARGEANT, quien dice que es periodista, el 19 de octubre de 2015 mintió al escribir: "En Febrero del 2011 Diario16 reportó que el Sodalicio cortó abruptamente el proceso de canonización de German Doig, segundo histórico de esta organización, por acusaciones referidas a supuestos abusos sexuales contra jóvenes bajo su supervisión espiritual. El grupo confirmó en un escueto comunicado que Doig habría tenido relaciones sexuales con tres jóvenes. Habiendo conocido al grupo en el colegio, su verticalidad y obediencia, asumí que estos no serían casos aislados. Esa estructura en manos de enfermos era poderosísima. Y si se escarbaba un poco estaba seguro que saldrían más casos".

El señor Dargeant no se preocupa en saber que el Sodalicio de Vida Crisitiana jamás ha detallado sobre los tres acusadores post mortem de German Doig. Se sabe que una presunta víctima o sobreviviente es una mujer, la teóloga Figueroa Alvear.

3.13.- El País, artículo de GUSTAVO GORRITI, periodista de la revista Caretas, quien nunca explicó que hacía en en el helicoptero del Ejercito Peruano cuando los periodistas martires fueron asesinados en Uchuraccay. Gorriti después de Uchuraccay nunca regresó a Ayacucho, ni escribió sobre el tema.

Gorriti publicó lo siguiente, sin prueba alguna, sin conocer el tema el 23 de octubre del 2015: "Durante las dos últimas décadas del siglo pasado, el SCV creció mucho en poder y medios y se expandió fuera del Perú bajo el liderazgo vertical de Figari. Cuando el número dos de la organización, Germán Doig, murió el 2001, se inició el proceso para su beatificación en Roma. El proceso fue bruscamente interrumpido cuando emergieron denuncias contra Doig por abusos sexuales perpetrados contra jóvenes sodálites." Esto no es verdad.



3.14 El periodista Marco Zileri Dougall, director y accionista de la Revista Caretas, medio en el que no he trabajado y desconozco su toma de decisiones antes de publicar, pero me parece que el señor Zileri tiene como un camino aliarse a todo lo que suena siempre a "políticamente correcto" y al no ser un hombre de izquierda busca quedar bien con los izquierdistas light comúnmente llamados caviares, quienes al ser varios de ellos seguidores de la Teología de la Liberación, odian al Sodalicio, pero además esta revista asume siempre posiciones anticlericales, y así desde el principio todas las calumnias lanzadas sobre Germán Doig, han tenido cabida en este semanario, contribuyendo a que su imagen quede como una letrina, siempre llena por las maldades perpetradas por los amigos del señor Zileri, la señora Paola Ugaz y el señor Pedro Salinas. Situación que les ha servido usar a Caretas como una gran catapulta para lanzar el libro en contra del SVC. No recuerdo haber tratado profesionalmente al señor Zileri.

3.15 La periodista Pamela Vertis en su programa dominical en canal 9, de propiedad del mejicano guatemalteco Luis Gonzalez apodado "El Fantasma", un magnate que se apoderó de esta televisora inmediatamente después del derrumbe de la dictadura fujimontesinista, transmitió sobre el Sodalicio lo mismo de siempre, iniciando el tema como una cantaleta continua en que inicia con el hecho de que Germán estuvo en proceso de beatificación pero este fue cerrado. Lo curioso es que la presentadora del documental fue la periodista Pámela Vértis, quien estaba nerviosa hasta el extremo de ya no hablar con tranquilidad sino que gritaba como si fuera una protagonista de la cinta española: "mujeres al borde un ataque de nervios", convirtiéndose en un ser desagradable, ya han pasado unos veinte años de cuando fue la joven reportera del mayor fraude de Derechos Humanos realizado en el Perú: "El caso Leonor La Rosa", por el que se mandó a la cárcel a gente inocente, que fueron oficiales del Ejército Peruano. Esta señora Vertis, al igual que todos los que tienen pasado, creen que pueden lavar su imagen, ensuciando la imagen de un muerto, como lo es Germán Doig Klinge, cuando muchos recordaremos siempre presentando el show de Leonor La Rosa en una habitación del Hospital Militar. Esta es pues una señora que gritando sin cuartel pretende ensuciar la memoria y la vida de Germán Doig Klinge.

3.16 El sicólogo Juan Carlos Tafur, quien dice que es periodista, está marcado por el escándalo de haber asistido a la casa del exministro Javier Reátegui Roselló para una reunión para crear un nuevo periódico, encabezada por el expresidente Alejandro Toledo y apresado mafioso, el traficante de terrenos, Rodolfo Orellana. En la que estuvo Tafur. Todo un ESCANDALO.
Conocí a Tafur a fines de 1994 en el diario El Mundo, el era el encargado de la página editorial, la peor página de este precioso periódico. Nos tratamos amicalmente sin habernos visto antes, con nosotros, es decir los periodistas, nunca se señaló de periodista, mostraba un nivel apreciable de conocimiento de hechos y personas. No sé cómo es que fue contratado para El Mundo, parece que lo hizo el dueño de apellido Vera, hijo del dueño de Canal N, quien al ser comprendido en la corrupción montesinista fugó al extranjero y entregó la televisora al mexicano, Luis Gonzalez apodado "el fantasma" quien fugó al extranjero. Cuando ganó la relección el Presidente Fujimori, la editora Blanca rosales llevó a Tafur a entrevistar al gobernante. La entrevista fue de mala que no se podía editar para publicarla y se le encargó a otro periodista para que lo hiciera, por lo que Tafur fue despedido. Luego pasó a Expreso en su etapa montesinista. Y desde entonces, reciclado como un demócrata trabaja en radio y en pequeños diarios. Está convertido en el mayor crítico al Sodalicio de Vida Cristiana por su amistad con el autor del libro en contra del Sodalicio, Pedro Salinas, quien le pasa información. Tafur ha sido, tal vez el mayor destructor de la imagen post mortem de Germán Doig.






Nuestra Señora de la Reconciliación. Santa María te muestra su Inmaculado Corazón, con su índice te invita a la oración, a la contemplación, a la meditación sobre tu vida y así puedes abrirle tu corazón a quien es lo más puro que pueda existir por la decisión de nuestro Dios, quien la hizo su Madre y la preservó desde siempre de todo pecado representado en su Inmaculada Concepción, dogma que se conmemora cada 8 de diciembre. Es una imagen ideal para que pienses sobre tu vida y su entrega continua a Dios de todo lo que te pasa, reconciliándote contigo mismo, punto de inicio para hacerlo con tu prójimo, y con Dios muestro infinito creador y si quieres, si crees te puedes consagrarte a la santísima Virgen María, sin nada a cambio, solamente entregándole tu corazón, de inmediato te consagras a Cristo, nuestro Señor. Nuestra Señora de la Reconciliación es mi advocación mariana, pero siempre hay que tener en cuenta que la santísima Virgen María es una sola.


Por eso, Germán no tiene otro camino que perdonarlos y esta es una oración que le fue creada, es una preciosidad y es algo muy bonito que tiene que llegarle a mi amigo entre todos mis amigos, mi hermano en Cristo nuestro Señor:

Padre Eterno,
que llamaste a tu hijo Germán
a consagrarse como laico
a la evangelización de la juventud,
los pobres y la cultura,
que despertaste en él
un ardiente anhelo
de verse configurado
con el Señor Jesús
y lo alentaste a amar filialmente
a la Virgen María,
que lo invitaste
a vivir intensamente la vida cristiana
y a hacer de cada día
una liturgia continua,
que le concediste la gracia
de impulsar la paz,
la reconciliación y la esperanza,
y le diste los dones
para cumplir abnegadamente
las responsabilidades
a las que lo convocaste,
te suplico que me ayudes
a responder con generosidad
a tu divino Plan en mi vida;
te imploro
te dignes glorificar a Germán,
y, confiando en que lo escuchas,
te ruego me concedas el favor
que encomiendo a su oración…
(se formula la petición).
Así sea.
Padrenuestro, Ave María y Gloria



QUINTA PARTE

Poemas de Germán Doig


Introducción o
compilación de versos

Te necesito otro día, más,
Señor.
Te necesito hoy y siempre,
mi Dios.


I
Dios está triste esta tarde.
Porque he pecado
y ha recordado la tarde aquella;
tarde de llanto.


II
Es que quiero ver tu rostro,
sentir tu mano,
escuchar tu Palabra.




De rodillas (1992)
De rodillas ante Ti,
Señor.
Postrado a tus pies,
inclinado mi espíritu.
Sin excusas, ni justificaciones;
simplemente de hinojos,
humildemente ante Ti.

De rodillas ante Ti,
como un niño,
desprotegido,
pero confiado.
Avergonzado,
mirándote sufrir clavado,
esperando, tu mano abierta
y tus brazos extendidos.

De rodillas ante Ti.
Tengo necesidad de tu perdón
y tu misericordia.
Me duele separarme de tu amor
y quiero decírtelo.
Pero qué avergonzado me siento…
no puedo mirarte de frente,
a los ojos.
Por eso me postro en tierra,
sin defensas, anhelándote,
de rodillas.

De rodillas ante Ti.
Espero tu amor compasivo.
Arrepentido me acojo
a tu dulce perdón.
Sí, me afligen mis caídas,
con tu amor me levantaré,
y tomaré de él fuerzas
para seguir luchando.

No miraré atrás.
Con tu ayuda,
aprenderé de mi debilidad,
me llenaré de esperanza,
de tu esperanza.
Y esperaré confiado, como un niño,
tu dulce ternura.




Dios está triste esta tarde (1993)
I

Dios está triste esta tarde.
Parece que no quisiera escucharme,
parece cansado del mismo llanto;
tarde de pena.

Dios está hoy con mucho dolor,
como la tarde aquella,
la del dolor atravesado
y la soledad enrojecida;
tarde sufrida.

Dios está triste esta tarde.
Porque he pecado
y ha recordado la tarde aquella;
tarde de llanto.

Dios está hoy con mucho dolor,
por mi pobre vida;
y he aquí que absurdamente yo sentí
que no me quería más;
tarde soledad.


II

No estés triste,
Dios bueno.
Recuerda también
que el dolor de aquella tarde
fue el pórtico del triunfo.

No, Dios querido,
no sufras más.
No olvides
que al levantar la Cruz aquella
fuimos hasta ti alzados
y fue la tragedia
puerta del Cielo.

No dejes
que la pena te gane,
amado Señor.
Que ya me levanto
y me pongo en marcha,
que el recuerdo
de la tarde aquella,
de tu amor sin precio,
me hace andar.