jueves, 26 de marzo de 2015

68. Roberto Rojas Tardío, futbolista peruano


En Alianza Lima, entre octubre y noviembre de 1982, conocí a mi amigo el famoso "Cucurucho", uno de los futbolistas de su generación, más populares y queridos por la hinchada de Alianza y de la Selección Nacional.

En el Mundial de Argentina, Roberto vistió la camiseta de la Selección Nacional de Perú con el número 22. Nació en el Rímac el 22 de octubre de 1955 y falleció en Chorrillos en un accidente automovilístico, el 30 de noviembre de 1990.

Roberto era de extremos, o excesivamente buena gente o malgeniado sin que se supiera una razón exacta. "No me gustan los periodistas, andan fisgoneando todo", dijo, Roberto cuando se sentó al lado de José "Caico" Gonzales, con quien siempre conversé en ese tiempo después de los entrenamientos en Alianza.

Él se mostró siempre conmigo, directo, franco, después de lo que había dicho sobre los periodistas, tenía frente a mí a un futbolista famoso, que me mostraba sus dientes, se suponía que estaba sonriendo y que me había extendido la mano, que estreché y le dije que me dolió en el alma que no jugara en España 82.

"Tú que crees que yo que..., tú que me vas a decir que..., este tu amigo que me quiere decir, que antes trabajaba en editorial, para mi es demasiado pituco para venir aquí..., pero va a ser mi amigo también, tu nos tienes que entrevistar, no juntos, porque eso ya no es una entrevista, me caes bien, no estás fisgoneando, para nada", dijo.

Nunca conocí a nadie así, tampoco antes había tratado a futbolistas profesionales, no es que fuera contradictorio, todavía no superaba su lesión, aunque no lo demostraba, estaba absolutamente preocupado y como ya éramos amigos, le escribí y le publiqué su entrevista en la que le señalé un futuro optimista.

Es curioso, al día siguiente, que nos conocimos, nos encontramos en un restaurante, él mismo me pasó la voz, conversamos un buen rato, como si fuéramos amigos de toda la vida. Esa era la forma de Roberto de tratar a quienes le caían bien, no era distante, cuando conversaba se reía, te reías también, era una persona muy alegre, que traía alegría en donde estaba. Si lo he visto molesto y era una furia andante.

Algo le pasó en Alianza y se sentó al lado mío, no miraba, no escuchaba, no hablaba, de pronto se paró y se fue distante de todos y de todo.

Buena gente y de lo mejor que he conocido, ese es mi recuerdo de Roberto Rojas. Regresó a la cancha, superó su lesión. "Me trajiste suerte, tu entrevista me trajo suerte", me dijo cuándo nos encontramos un tiempo después en un salsódromo, le gustaba la noche, divertirse, enamorar mujeres, no tomaba licor delante mío, me decía que era un deportista, que cuidaba su nombre, me parecía que estaba en lo correcto.

"Mi redoxón no lo mezclo con cerveza", era una frase que siempre repetía, porque tenía una tendencia a resfriarse y para él, el redoxón era como una pastilla milagrosa que lo protegía. "No sabes lo que es jugar con fiebre", puntualizaba tocándose la frente.

Roberto tuvo un paso por Cristal y eso le evitó estar en el avión de Alianza Lima que cayó al Pacífico, de inmediato regresó al Club. Lo vi en varios de los actos de homenaje que se realizaron a los jugadores en el estadio de Alianza, antes de ser enterrados. Emocionalmente estaba deshecho.

En el homenaje a Caico Gonzales Ganoza, yo lo veía a Roberto de lejos y él como que necesitaba estar entre todos, como uno más, pero al mismo tiempo sin contacto con nadie. Cuando el féretro del arquero daba la vuelta a la cancha, se acercó a saludarme y me dijo que lo acompañara al cementerio.

Roberto Rojas quedó confundido, no encontraba explicación, tampoco quería que le dieran razones, que es lo que sucedió para que no estuviera en ese focker en el que habían fallecido todos sus compañeros de equipo.

Roberto nunca perdió su pinta de muchacho, y siempre fue sonriente mostrando toda su dentadura, claro que era muy joven, en la madrugada del 30 de noviembre de 1990, acababa de cumplir los 35 años de edad, cuando el Perú amaneció con la noticia que Roberto Rojas, había muerto en un accidente en la playa de La Chira de Chorrillos. No sé qué escribí de mi amigo para la Agence France Presse, fui especialmente a la oficina en la mañana, para redactar el cable anunciando su deceso, era lo menos que podía hacer por una persona que me brindó su amistad y fue mi amigo desde que nos conocimos.

A continuación la entrevista que le hice a Roberto, a quien se le conoce como "Cucurucho", apodo que buscaba fastidiarlo por ser negro, por ser feo, o por lo que fuera y él supo tomarlo bien delante de todos, incorporando su apodo a su nombre. Varias veces le dije: "Te felicito Roberto, eres un amigo muy valioso". La entrevista fue publicada con el título: "ROBERTO ROJAS LE GANO PARTIDO A LA FATALIDAD y el subtítulo de "La pesadilla del 25 de abril va quedando atrás y alista su reaparición a corto plazo", el 8 de noviembre de 1982, por el diario El Observador.

"Roberto Rojas, el bullidor marcador de punta de los seleccionados nacionales, se incorporó a los partidos de entrenamiento de Alianza Lima, mostrando una notable recuperación de la lesión que le impidiera jugar en España 82.

Luego de finalizado el partido, “Rojitas” nos hace saber que el médico ya le dio de alta, por lo que ya tiene un mes de reintegrado a las prácticas de su club, con miras a una pronta reaparición en los gramados.

“Hora estoy trabajando principalmente la zona del tobillo. Cuanto más la trabaje tendré mayor confianza en mí mismo. La recuperación va bien, no estoy forzando el cuerpo ya que no tengo ningún apuro, que podría resultar a largo alcance perjudicial para proseguir con mi carrera profesional”, dijo.

El zaguero nacional señaló que aún no ha comenzado los partidos de entrenamiento con chimpunes. “Esto sólo ha sido una pichanga, los mismos compañeros me van cuidando, me alientan y estimulan para que vaya entrando en el accionar del juego poco a poco”, puntualizó.


LA LESION AFRICANA

Roberto Rojas tenía cerca de treinta partidos vistiendo la casaquilla de la selección, era el zaguero lateral izquierdo indiscutido, el profesor “Tim” lo consideraba irremplazable. Se le reconocía haber ganado el puesto a base de calidad, tesón y esfuerzo.

En la discutida gira por tres continentes que realizó la selección de fútbol, una de las novedades consistía jugar en África el 25 de abril de este año, en el estadio de Argel, durante el accionar del juego, por el mal estado de la cancha, Rojas se lesionó.

El estadio presentó una cancha completamente fangosa, dificultando el accionar de los jugadores. Los zagueros no lograron mantenerse a pie firme.

“Rojitas” iba a la marca del goleador argelino Belloumi, se le clavaron los toperoles y al hacer fuerza para sacarlos cayó sobre el tobillo, lesionándose el peroné de la pierna izquierda.


EL PROCESO DE RECUPERACION

Roberto recuerda que estuvo dos meses enyesado, una vez libre del yeso, ejercitó los músculos en el gimnasio trabajando con pesas. y haciendo ejercicios de fuerza.
Actualmente el entrenamiento que realiza es dirigido por los profesores Obregón y Traverso, preparando el organismo para trabajos mayores, hace gimnasia con balón y trabajos de fuerza.

El profesor Norberto Traverso nos dice, “Roberto trabaja igual que sus compañeros, pero no tiene capacidad del resto porque si bien existe autorización del médico, esto no significa que está en igualdad de condiciones físicas que los demás”.


Traverso considera que “Rojitas” va recuperándose, aunque le falta trabajo y tiempo, hace ya un promedio de 300 abdominales por series y diez variaciones de ejercicios que buscan la soltura de la parte muscular. “El mismo se exige, es increíble la rapidez con la que va alcanzando su mejor forma, si sigue así, en un mes habrá igualado la condición física del resto de sus compañeros”


UN FUTURO OPTIMISTA

Roberto Rojas considera que la lesión es parte de los riesgos que conlleva su profesión, le gustaría jugar el presente campeonato y ganarlo con Alianza, equipo por el que lleva jugando diez años, seis de ellos como profesional. Es consciente que un apuro innecesario podría repercutir negativamente.

En Roberto todo no es fútbol, ha culminado con éxito sus estudios de periodismo, carrera que ejercerá después, cuando se retire del fútbol, pero en este momento con el pleno optimismo de su pronta reaparición en las canchas, prosigue con calma el entrenamiento diario que lo devolverá a los gramados en la mejor de las formas con un estado físico adecuado.

Fotos: Roberto Rojas en 1982, y en la otra foto la defensa peruana de 1983: Roberto, Jorge Olaechea, Rubén "Panadero" Díaz y Jaime Duarte.



67. Clodomiro Almeyda, socialista chileno, el canciller del Presidente Allende


En el verano de 1987, regresó a Lima, después de muchos años, el líder del socialismo chileno Clodomiro Almeyda, había acompañado al Presidente Salvador Allende en su histórica visita al Perú. Eso estaba presente en esa vuelta a nuestro país. En verdad que quise conocer a Almeyda, por sobre todo conversar con él, personalidades históricas de paso por la ciudad en la que vives y yo con carnet de la Agence France Presse y también de la Revista Visión Peruana, no podía dejarlo pasar y me instalé en la XI Reunión de la COPPAL (Comisión Permanente de Partidos Políticos de América Latina), que se desarrolló en el Hotel Crillón y en cuyo desarrollo brilló el líder histórico del Partido Aprista, Armando Villanueva.

La reunión era de partidos socialdemócratas, pero en verdad me centré en don Clodomiro Almeyda, para mí en ese momento era un compañero en la lucha por la democracia que representaba el espíritu que encabezaba el ponerle fin a la dictadura del general Augusto Pinochet, que tanto admirador ha tenido y tiene en el nuestro país.

Almeyda destacaba por sus antejos, de lunas muy gruesas, que lo obligaba a un andar lento y seguro, sobre todo en el desarrollo de un foro con tanta gente que va en movimiento, como el que asistió a Lima.

Ya después que lo conocí, me dijo que estaba un poco subido de peso, me pareció de inmediato un ser humano de a verdad, de esos que son muy pocos en esta vida, para mí, es un grupo selecto de hombres y mujeres que van de frente, que tiran para adelante, que no cambian jamás de línea, que creen en todo lo que hacen, que por su instrucción e inteligencia cada palabra es razonada y como él me dijo: "socialismo es corazón", pero también "el socialismo es democracia" y entonces este socialista, un discípulo y un lugarteniente del Presidente Salvador Allende, se mostró absolutamente cercano y demasiado emotivo.

A mí me trató de "usted mi amigo" y cuando se despidió me dio la mano, luego un abrazo y me dijo "usted mi compañero periodista".

Después de la inauguración de la reunión de la Coppal, realizada por el Presidente Alan García, quien brindó esos brillantes discursos que le son característicos y el aplauso que se convierte en ovación, genera en los asistentes como que hay que descansar y que ya nadie hable más, porque resulta opacado.

Almeyda se había quedado solo, yo no estaba seguro de que fuera el socialista chileno, pero porsiaca, no regresé a la oficina, era el gerente quien iba a redactar. Entonces de frente lo aborde, le dije: "Compañero Clodomiro Almeyda permítame llamarlo así y presentarme.. me gustaría conversar con usted y si lo considera a bien entrevistarlo cuando lo considere oportuno" y me respondió: "usted mi amigo disculpe, se ha equivocado, no soy quien cree usted quien soy". Yo ya estaba sentado a su lado, no se libró de mí, miró mis carnets de periodista.

Me preguntó las razones por la que me podría dar una entrevista y le dije que si en verdad, él era quien yo sabía quién era, estando tan cerca de su patria, no se iba a quedar de brazos cruzados. En verdad, él nunca me había visto y no quería que nadie me presentara, porque yo había colaborado en el despacho de monseñor Ricardo Durand Flórez cuando presidió la Comisión Episcopal de Ayuda Social a Refugiados Chilenos, quien suscribió tres mil salvoconductos para que sus compatriotas pudieran viajar principalmente a Alemania, yo tan solamente le alcanzaba los papeles, después de leerlos y ordenarlos, junto con mi amigo Eduardo de la Piniella.

Don Cloromildo Almeyda no dijo nada, me escuchaba, hasta que dijo, sin moverse: "Claro que se toda esa historia tan maravillosa, es parte de mi vida de exiliado, consígame una cita con ese gran monseñor". Seguimos conversando y él me dijo que él no había dejado el marxismo, pero eso mismo aumentaba su obligación de conocer y agradecer a monseñor Durand y transmitirlo cuando él volviera a ver a sus compatriotas que recibieron su ayuda.

Monseñor Ricardo Durand recibió en privado a don Clodomiro Almeyda en la Conferencia Episcoal Peruana y luego tuvieron una reunión con el cardenal Juan Landázuri y otros monseñores, Dammert, Metzinger, Vargas Alzamora y Schmitz.

En esta corta estadía del socialista Almeyda en Lima, conversé con él varias veces, eso me permitió tener la base para escribir varios artículos sobre él. He escogido uno de la Agence France Presse, declaraciones brindo en el Hotel Crillón, le encantó que fuera precedido por un urgente. Le entregue los originales, pero guarde copia para mí. Un par de meses después redacté un artículo para la Revista Visión Peruana sobre su arribo inesperado a Chile y el odio que recayó sobre él de parte del general Pinochet. Porque Almeyda regresó a su patria para bailarle la cueca a Pinochet, en su cara. Un fuera de serie, un verdadero honor haberlo conocido y de caminar por Lima con el compañero, Clodomiro Almeyda Medina.

Mi cable del 20 de febrero de 1987 de la Agence France Presse: "Marzo en Chile será un otoño caliente de duros combates para ecibir en abril al Papa Juan pablo II y hospedarlo en un país libre, democrático y soberano", dijo hoy en Lima, el ex canciller chileno y líder del partido socialista, Clodomiro Almeyda.

"Las bayonetas sirven para todo menos para sentarse sobre ellas y Pinochet caerá" sostuvo Almeyda en declaraciones de prensa en un intermedio de la XI Reunión de la Comisión Permanente de Partidos Políticos de América Latina (COPPAL) que empezó hoy aquí sus deliberaciones.

Almeyda calificó a 1987 como un año clave y de trascendental importancia para el retorno de la democracia en su país en la que mediante la lucha decidida del pueblo que empleará distintos métodos con la finalidad de hacer concluir el gobierno el gobierno del Presidente chileno Augusto Pinochet.

"Pinochet ha perdido todo sustento político y social. Solo tiene el respaldo de las Fuerzas Armadas que es lo único que lo sostiene en el poder y no debemos olvidar la reciente resolución de las Naciones Unidas que condenan a las dictaduras que violan los derechos humanos"; puntualizó.

Consideró que más pronto que tarde los chilenos volverá a transitar por la libertad, la democracia y la justicia social, "porque hay una clara decisión de acabar con la dictadura", dijo el ex canciller chileno.

Almeyda no descartó el empleo de la violencia para lograr el retorno de la democracia. Yo creo que la lucha contra la dictadura es multifacética y por tanto tiene muchas formas, pienso que lo principal es que el pueblo salga a luchar a las
calles".

El ministro de Relaciones Exteriores durante el gobierno del extinto presidente chileno, Salvador Allende, dijo que el Partido Socialista de Chile se encuentra haciendo en estos momentos todos los esfuerzos para lograr la más amplia movilización social del pueblo, y lucha decididamente por la unidad de la oposición en contra el general Pinochet.

"La dictadura está debilitada y nosotros hacemos todos los esfuerzos, yo no tengo duda que este año será de duros combates para recuperar la democracia"; dijo.

Almeyda señaló que desde que partió al exilio, luego del golpe militar que derrocó al Presidente Allende y del que fue uno de sus colaboradores, ha retornado a sus actividades intelectuales como docente universitario y que actualmente radica en la República Democrática Alemana.

"La situación de los exiliados chilenos es muy difícil después de tantos años y muchos no podremos regresar jamás a nuestra patria, porque hay una lista de innumerables personas a las que no nos permitirán de ningún modo volver!.

Almeyda en una rueda de prensa informal con los medios de comunicación peruanos consideró como una farsa el que el gobierno chileno permita el regreso de los exiliados, "A ellos no les importó, ni les importará que sigamos desprovistos de nuestro país, pueblo y relaciones familiares".

Y el 5 de abril 1987 me publicó la revista Visión Peruana este artículo que escribí sobre el gran demócrata latinoamericano, compañero Clodomiro Almeyda, que se tituló Almeyda vuelve a bailar la cueca, una movida con pretensiones de mate.

La visita del Papa Juan Pablo II a Chile fue antecedida por el espectacular regreso del canciller del gobierno de la Unidad Popular, Clodomiro Almeyda, expulsado en febrero de 1975 por el general Augusto Pinochet.

Almeyda ahora está recluido en la zona austral, pero su presencia significa en la práctica el desarrollo de un abanico de posibilidades en el futuro de la política chilena. Incluso posibilita un retorno masivo de exiliados a Chile, con un agravamiento de las tensiones políticas.

El sorpresivo retorno del socialista Clodomiro Almeyda a Chile, burlando todas las prohibiciones en contra, lo ha hecho acaparar múltiples simpatías, que para muchos puede significar el inicio de un liderazgo de alturas insospechadas en el futuro político chileno.

Almeyda con los mismos 62 años que tuvo Salvador Allende cuando asumió la presidencia de Chile, al ingresar clandestinamente a su país y presentarse de manera voluntaria a los tribunales de justicia, mostró una singular fuerza política y que el Partido .Socialista posee una estructura mejor de la prevista.

El golpe de audacia con signos quijotescos de Almeyda tiene en política alcances impredecibles, sobre todo cuando es hecho por quien representa la democracia perdida en 1973, en su calidad de canciller de un gobierno que nunca renunció al mandato para el que fue elegido.

La opinión pública chilena está conmocionada y el ámbito político jaqueado. El gobierno del general Augusto Pinochet, cogido de sorpresa no sabe hasta ahora qué hacer con Almeyda, había preparado todo el sistema represivo para contener a la oposición y hacer que la visita del Papa, se desarrolle sin problemas.

Mientras se suscita un escándalo internacional por el temor a que Almeyda fuera asesinado, su presencia opacó a los otros líderes de la oposición, que también fueron tomados por sorpresa, y así el líder democristiano, Gabriel Valdez ya no es la única voz autorizada de la oposición.

Los analistas políticos chilenos reconocen que Almeyda ha despertado una inusitada simpatía. Pero es un hecho que al mismo tiempo su presencia en Chile ha causado una honda preocupación, que va desde aquellos que se sienten afectados en su liderazgo hasta quienes dudan que salga vivo de una aventura que difícilmente será olvidada.

Almeyda es un hombre de trato sencillo, cordial, sin asomos de vanidad, de hablar pausado pero de respuestas rápidas y precisas. Definitivamente emocionante cuando habla de su patria, muestra en sus convicciones seguridad y un deseo irrenunciable de luchar por la democracia hasta las últimas consecuencias.

Antes de ingresar clandestinamente a Chile, prometió “Un Otoño Caliente”, como el detonante final de la dictadura y el regreso al a vida democrática. El otoño chileno empezaba a caldearse con las protestas populares en las calles, la huelga de hambre de 400 presos políticos y las masivas detenciones de los opositores.

A mediados de febrero, Almeyda estuvo en Lima, para la reunión de COPPAL, organización latinoamericana en la que se agrupan partidos socialdemócratas, nacionalistas y de izquierda, tal vez ya tenía decidido regresar a Chile y por eso aseguró, que el mes de marzo, cuando comienza el otoño, la lucha por la democracia se iba a intensificar.

Almeyda carece de soberbia y de poses frívolas, se presenta más como un hombre reflexivo que vehemente, con matices de un luchador idealista, incapacitado para rehuir a la pregunta más comprometedora. Tal vez por estas características Almeyda pasó un tanto desapercibido en Lima.

Además sólo se presentó en Lima como el canciller de Allende, no como el líder del socialismo chileno, título que le da siempre la prensa internacional y tampoco antecedió a su nombre el cargo que le da el gobierno de Pinochet “apologista de la subversión y el terrorismo”.

En Palacio de Gobierno de Lima, presididos por el héroe de Arica, coronel Francisco Bolognesi, el presidente de Chile, Salvador Allende, el presidente del Perú, general Juan Velasco Alvarado, y el canciller chileno Clodomiro Almeyda.

¿Qué hace usted ahora? le peguntaron en Lima, su respuesta fue “Me dedico a la cátedra universitaria yo siempre fui un profesor y vivo de la enseñanza”. ¿En dónde enseña usted? y respondió “En Berlín”. ¿En cuál de los dos Berlín? y dijo:

“Alemania Democrática”. ¿Entonces cree usted en la violencia?, sin inmutarse expresó: “El pueblo está luchando por la democracia”.

“El pueblo quiere que el Papa vaya a un Chile libre”, dijo Almeyda y no faltó quién comentó que la frase estaba llena de lirismo, total todo hacía suponer que regresaría a Berlín Oriental y en el camino posiblemente haría lo que hacen los exiliados, dar conferencias y mover los ánimos contra la dictadura, lejos del peligro.

La reunión de COPPPAL concluyó y Almeyda, el político que más impacto, término su corta visita al Perú. Es posible que desde mediados de febrero hasta el 24 de marzo en que se presentó a la justicia chilena, estuvo respirando el aire de las distintas ciudades de su país, después de dos años de confinamiento en campos de concentración y 11 de exilio.

El Partido Socialista de Chile atraviesa en estos momentos una seria crisis interna, un sector propugna la alianza con la izquierda marxista y otro con la Democracia Cristiana de Gabriel Valdez. Una situación que prácticamente ha dividido a la agrupación chilena que fundara Allende.

Esta es una situación tradicional en este partido, surgido como una alternativa distinta en los años treinta al Partido Comunista, sin embargo la influencia de Allende evitó siempre un rompimiento con el comunismo chileno y al mismo tiempo trató de influenciar a agrupaciones de tipo izquierdista y nacionalista.

Almeyda continúa la política de Allende nuclear de todos los sectores que se llaman de izquierda, pero a diferencia de los grupos subversivos, Frente Patriótico Manuel Rodríguez y un sector del MIR, ha considerado como esencial para Chile y su vida futura la visita papal.

“Regresar a Chile fue obedecer el impulso y la atracción del enorme apoyo moral dado por la Iglesia de mi país, en un momento de relevancia del Papa Juan Pablo II” dijo Almeyda después de ser detenido en los tribunales de justicia chilenos.

El Frente Patriótico Manuel Rodríguez, sindicado por los analistas internacionales como el brazo armado del Partido Comunista que impulsa la lucha armada, saludó la visita del Papa, pero advirtió que” ha despertado falsas esperanzas y que no van a solucionar los problemas de Chile”.

El M1R, otra organización subversiva, opinó igualmente que el llamado brazo armado del PC y ambas organizaciones coincidieron en hacer una “pausa” en sus ataques y sabotajes contra el gobierno militar.

Almeyda apresado por la policía secreta, muy cuestionada en estos días porque el líder socialista “se les paseó por las narices” y solo pudieron capturarlo cuando él quiso, prácticamente opacó la conferencia de prensa a la que había citado el democristiano Valdez, en Santiago.

Valdez sostiene que Pinochet está totalmente aislado y que todos los partidos políticos, y algunos dirigentes de la derechista, Renovación Nacional, han dicho que no votarán por Pinochet, para un próximo gobierno en un plebiscito ya que quieren elecciones libres.

Según los sondeos de opinión pública, dados a conocer por Valdez en su gran conferencia de prensa en Santiago, Pinochet sólo tiene el apoyo del 12% de los chilenos y que las Fuerzas Armadas tienen que comprender la inutilidad de seguir apoyando a un régimen con el que muy pocos están de acuerdo.

Hasta el momento no se ha podido precisar si Almeyda y Valdez han llegado a algún tipo de acuerdo o al menos si se reunieron en Santiago. Ambos son en este momento las dos figuras con mayores posibilidades para el recambio político, sólo hay una diferencia, Valdez se pasea por Santiago y Almeida está preso.

En tanto el legendario secretario general del Partido Comunista, Luis Corvalán se encuentra en Moscú y sin que se sepa que actitud tomará, puede ser que intente retornar como Almeida o a lo mejor persiste en su exilio soviético, tal vez pensando que no es el momento de arriesgar el pellejo.

Almeyda no pudo encontrar un mejor momento para regresar, la visita del Papa ha puesto los ojos del mundo sobre Chile, Pinochet anuncia que se permitirá el retorno de nuevos grupos de exiliados para mejorar su imagen internacional, todo ello le ha dado una coraza, pero que también es endeble y momentánea.

El prestigio internacional de Almeyda ha movilizado en todas partes movimientos formados “para salvar su vida”. El Movimiento de Países No Alineados ha pedido al Secretario General de la ONU, Javier Pérez de Cuéllar, que intervenga para que se libere de inmediato al líder socialista.

Pero al margen de esta situación concreta, en Chile se necesitaba que una personalidad política se ofreciera a seguir las mismas incidencias que viven los opositores a Pinochet. Un exilio por más duro que sea, siempre es mejor a pesar una larga temporada en una mazmorra sin saber si se va a salir de ella.

En Chile, en este marzo y principios de abril de “Un Otoño Caliente” tal y como fue anunciado por Clodomiro Almeyda, se hicieron todos los días “conciertos de cacerolas vacías” en las barriadas y en que trabajadores y estudiantes se enfrentaron a la policía en las calles de las principales ciudades.

Cuatrocientos presos políticos están en huelga de hambre, el líder de ellos, Vasily Carrillo de 25 años, hijo de un alcalde comunista asesinado sumariamente después de la caída del gobierno de Allende, se aproxima a los 40 días de huelga de hambre, que parece que lleva al estilo irlandés, hasta las últimas consecuencias.

Un expediente del Episcopado chileno da las siguientes cifras: “En 1984 se detuvo a 2,836; en 1985 a 3.535 y en 1986, hasta el mes de setiembre a 5,629”. Los desaparecidos continúan y los presos son torturados.

El relator de la ONU sobre las violaciones de derechos humanos en Chile, el costarricense, Fernando Volio, quien estuvo en Santiago a fines de marzo, fue insultado por los mandos militares y casi todos los integrantes del gobierno y su trabajo fue hostilizado.

Frente este contexto, el Partido Socialista apoyó la decisión de su secretario general a presentarse a la justicia para responder a un supuesto cargo sobre malversación de fondos, cuyo monto alcanza los 45 mil dólares, cuando fue canciller de Allende.

El tribunal no supo qué hacer cuando tuvo frente a sí a Almeyda, un juez lo interrogó durante una hora, de inmediato la causa fue sobreseída y el Poder Judicial entregó al político a la policía secreta, pero las leyes señalan que la Corte Suprema debe pronunciarse si se cierra o no la denuncia, en un plazo de 60 días en los que no se podrá deportarlo.

Enterado de la situación, Pinochet montó en cólera y obligó al ministro del Interior, Ricardo García a dar explicaciones públicas y dijo que Almeyda “violó el ordenamiento jurídico al ingresar sorpresivamente a Chile y que se estudian diversas acciones legales contra él y que entre otras pesa la acusación de apologista de la violencia”.

El Procurador General de la República, Ambrosio Rodríguez, tampoco se pudo quedar callado, es el que debe presentar las denuncias y dijo: “el gobierno tiene la obligación de respetar y hacer respetar el ordenamiento jurídico frente a personas que desde el exterior alientan y agitan campañas contra el orden público”.

Nadie en el gobierno pudo dar una explicación, desde cuándo y por dónde entró Almeyda, qué hizo, con quienes se vio y si participó en actos subversivos como se le acusa. La última vez que se le vio oficialmente fue en Lima. El ex canciller señala que entró por un paso cordillerano por Argentina.

“He resuelto defender ante los tribunales, con todos los medios legítimos a mi alcance, mi derecho como ciudadano chileno a vivir en mi patria”, ésta es la lucha individual de Almeyda que es para algunos el inicio de una cueca” en que ya se bailó a todos y que puede darle la carta del triunfo que el retorno de la democracia.



II

Clodomiro Almeyda recupero sus derechos ciudadanos cuando retornó la democracia a Chile, en 1990 el presidente Patricio Aylwin le encomendó reabrir la embajada chilena en Moscú y allí asiló al dictador de Alemania Democrática, Erich Honecker. No lo entregó a Berlín y se convirtió en escándalo mundial.

Honecker fue su amigo y ayudó a muchos chilenos, como él después del golpe de Pinochet. Almeyda logró refugio en Chile para Honecker. Así son los hombres como Almeyda, persisten sin dar tregua y eso los convierte en grandes luchadores.

El compañero Clodomiro Almeyda Medina, falleció en Santiago el 25 de agosto de 1997 a los 74 años de edad, cuando se desempeñaba como director de la Escuela de Sociología de la Universidad de Chile. Cuando conversamos en Lima, tuvimos más de dos horas de conversación sobre marxismo y estado, ambos señalamos nuestro convencimiento que el único camino es la democracia, el planteó el colectivismo, yo la absoluta libertad individual.

Clodomiro Almeyda.





66. Harold Macmilan, Primer Ministro Inglés, político conservador



Artículo redactado para la Revista Visión, enero de 1987.

Harold Macmilan, descolonizador de África, enemigo del apartheid, en la Ciudad del Cabo dijo en 1960: "Un viento de cambio está soplando en este continente. Nos guste o no, el crecimiento de una conciencia nacional es un hecho político", siempre fue un brazo derecho de Winston Churchill, a quien se le atribuye su nombramiento de Primer Ministro del Reino Unido, falleció a los 92 años, dos días antes del Año Nuevo de 1987.

Nigeria, Camerún del sur, Somalìa Británica, se independizaron en 1960, Sierra Leona y Tanganika in 1961, Uganda in 1962, y Kenya in 1963. Zanzibar con Tanganyika crearon Tanzania in 1963. Y ese año en Asia, el último de su gobierno, Malasia se independizó. Todas estas excolonias británicas permanecieron en el Commonwealth, un hecho que impactó en el mundo, favorablemente a Gran Bretaña que fue perdiendo su connotación imperialista y convirtió a Macmilan en uno de los indiscutidos líderes del mundo.

Macmilan fue un conservador de tendencia liberal, fue Primer Ministro entre el 10 de enero de 1957 y el 18 de octubre de 1963, cinco semanas antes del asesinato de su aliado, el Presidente John Kennedy. Políticamente surgió por la "Crisis del canal de Suez" y renunció por el escándalo Profumo, que involucró al ministro inglés de Defensa con proStitutas, orgías y espionaje, que fue antecedido por el escándalo Vassal de espionaje y diplomáticos británicos homosexuales con amantes soviéticos (rusos).


Renunció Macmillan a ser Primr Ministro por la sexualidad sin control de algunos funcionarios británicos que detectados en relación con prostitutas y homosexuales, estaban involucrados en un escándalo mundial de espionaje a favor del comunismo internacional en plena guerra fría y en momentos del desarrollo de la crisis de los misiles soviéticos (rusos) en Cuba que si bien la situación había culminado, cualquier problema volvía a convertirla en vigente.

Los pares de Macmilan en el mundo en sus casi seis años de Primer Ministro inglés fueron: Eisenhower, Kennedy, Kruchev, De Gaulle y Adenauer, con quienes trató personalmente. Al mismo tiempo heredó de sus antecesores las buenas relaciones con los dictadores Franco en España y Oliveira en Portugal.

No trató nada con la China comunista de Mao Tse Tung, tal y como si no existiera, no estuvo en su política internacional reconocer este gobierno, a diferencia de Francia, del general Charles De Gaulle. Macmilan manteniendo su alianza en este tema con Estados Unidos, persistió en la política de que la única China estaba liderada por el general Chang Kai Check, con sede de Taiwan, todo ello cambiaría en los años setenta.

Gran Bretaña apoyó cerradamente a Estados Unidos en la crisis de los misiles, que llevó la Unión Soviética (Rusia) a Cuba, para que Fidel Castro se defendiera ante la posibilidad de la invasión norteamericana de la isla, para acabar con la revolución cubana. Hecho que abrió las puertas a una posible guerra mundial.

 
Francia liderada por el general De Gaulle, vetó el acceso a Gran Bretaña liderada por Macmilan, al Mercado Común Europeo en 1963. Un golpe internacional que Macmilan tuvo que aceptar ya que será uno de los hombres del siglo XX de mayor poder y al mismo dueño de un especial brillo político que impregnó todo lo que hizo, pero todo no fue como él quiso.

Este político británico, hijo de escocés y de una ciudadana norteamericana, nació en Londres el 10 de febrero de 1894 y falleció en su mansión Birch Grove, en East Susex el 29 de diciembre de 1986 tuvo de aliado principal primero al Presidente de los Estados Unidos, Dwight Eisenhower, con quien trabajó representando a Churchill, en la Segunda Guerra Mundial, y luego del Presidente John Kennedy, pariente político de su esposa.

Macmilan, heredó la firma editorial Macmilan Publisher, fundada por su abuelo, que lo convirtió desde que nació en millonario, cuando se retiró de la política por el escándalo Profumo, presidió su directorio hasta su fallecimiento. Sin embargo fue un aristócrata por matrimonio, se casó con Lady Dorothy Cavendish, la hija del 9 duque de Devonshire. A su matrimonio asistió la familia real inglesa.

No aceptó un título nobiliario cuando se retiró de la política en 1964, pero si lo hizo del gobierno de Margaret Thatcher y así la reina Isabel II lo nombró Earl of Stockton (conde de Stockton) que lo llevó a los 90 años de edad a la Cámara de Lores (House of Lords), brillando en sus discursos y cuyas críticas a algunas políticas de la Primer Ministra Margaret Thatcher, publicaban todos los diarios del mundo.

En su primer discurso como primer Lord de Stockton, nombre que él mismo escogió y que está relacionado con su primera elección al Parlamento Británico en 1924 por Stockton - on - tees, Macmilan reverdeciendo antiguos tiempos, obtuvo una de las mayores ovaciones que se recordaba.

Dijo: "Rompe mi corazón ver y que no puedo intervenir lo que pasa hoy en nuestro país. Esta terrible huelga de los mejores hombres del mundo que derrotaron al ejécito del kaiser y al ejército de Hitler, quienes nunca se rindieron. La Thatcher no quiso negociar con los huelguistas mineros brítánicos.

La política de privatizaciones que hizo el gobierno conservador de la década de los ochenta lo llevó a exclamar en un almuerzo partidario que la Thatcher estaba vendiendo la platería, ya después en la Cámara de los Lores explicó: Cuando el otro día me aventuré a criticar el sistema, fui mal entendido, en mi condición de conservador naturalmente estoy a favor del retorno a la propiedad privada, estoy seguro que seremos más eficientes".

Anciano brillante, no siempre resulta de un joven brillante, como fue el caso de Macmilan, quien estudió en Eton College y en la Universidad de Oxford de la que en 1960 fue elegido su canciller de por vida. Miembro del Partido Conservador en la Cámara de los Comunes, a la que perteneció de 1924 a 1929 y de 1931 a 1963.

En la Primera Guerra Mundial en combatió en territorio francés, fue herido tres veces, le quedó secuela para siempre. En la Segunda Guerra Mundial desempeñó varios cargo el de mayor importancia fue el de ministro residente en el Mediterráneo en el norte de Francia, recibiendo órdenes directas de Churchill y se convirtió en su enlace con el general Eisenhower.

Los conservadores volvieron al poder con Churchill en 1951, fue ministro de la Vivienda, de Defensa, ministro de Relaciones Exteriores (1955) y ministro de Hacienda, cuando Anthony Eden sucedió a Churchill y finalmente Macmilan reemplazó en el cargo a Eden.

Con su reciente muerte este político conservador de tendencia liberal, deja el recuerdo de una época en la que todo fue mejor, en la que no se requería de una gobernante inglesa, que es llamada la dama de hierro, como lo es la Thatcher para gobernar a Gran Breteña. La prensa internacional califica que el gobierno de Macmilan fue el último de una época dorada y que fue encabezada por un hombre culto, perteneciente a una familia de editores y que ha sabido marcar la historia de Inglaterra.

No es clara su relación con Thatcher, la criticó, la llamó "tirana brillante rodeada de mediocres", también dijo que carecía de compasión, de ser monetarista, pero apoyó su liderazgo en el Partido Conservador (tories) desde 1975 a la fecha, la Thatcher dijo antes que lo escuchaba, que seguía sus concejos y le rinde su homenaje afirmando que está en el corazón de los británicos.

Macmilan es un conservador liberal, de otros tiempos, de hace veinte años, con enemigos dentro y fuera de su partido, que ha sido reemplazado en su partido por la Thatcher, que de serle posible no tendría duda de hacer un giro histórico de volver a una Inglaterra imperialista, dueña de colonias, sin tener en cuenta que un hombre de su propio partido de la talla de Harold Macmilan, fue quien ayudó fundamentalmente a descolonizar África, a recibir a sus gobiernos en el Comonwealth y a no aceptar el apartheid.

Los cuatro grandes del mundo a fines de los 50: Harold McMillan (inglés), Dwieht Eisenhower (norteamericano), el general Charles De Gaulle (francés) y Conrad Adenauer (alemán). Y junto a ellos el primer ministro francés Michael Debray, cuyo hijo Regis Debray fue encarcelado en Bolivia en los tiempos del “Che” Guevara.

65. Humberto Martínez Morosini




Humberto Martínez Morosini, el Señor de la Televisión Peruana, ha fallecido. Humberto tenía 86 años de edad. En los últimos 55 años ha sido uno de los peruanos más conocidos, populares y respetados. Eso no cambió su forma de ser porque en todo momento fue y se mostró como el hombre más sensible que existía en nuestro país.

Es el rostro y la voz representativa de la radio y la televisión peruana, estaba por cumplir sus bodas de diamante profesionales, quien muy jovencito se inició en su tierra en Radio Arequipa. Marcó su trayectoria con su profesionalidad en el trabajo, su seriedad para encarar todos los temas y su alegría de vivir hizo posible que no tuviera competencia.


Humberto hasta principios de setiembre fue un hombre que tenía la particularidad de hablar muy serio pero también hablaba sonriendo y eso hacía que cayera a los demás, excesivamente bien.

En su condición de un profesional joven que se convirtió en un triunfador, es inevitable que los años le pasaron uno detrás otro y se renovó constantemente, ya mayor avanzando galopante en la tercera edad, era mucho mejor que antes, lo recuerdo en Radio Programas del Perú con su voz nítida entrevistando a todos los que iban a la radio, personas importantes y no importantes, en verdad que maestro de maestros a la hora de tener a un prójimo al frente suyo.

En el periodismo de la radio y la televisión, no perteneció a la prensa escrita, un señor de señores. No tiene sucesión.

Dos o tres veces, le pregunté a Humberto y ¿qué hacías cuando tenías frente a ti a esos que son para agarrarlos a palos, que no son nada y se creen dioses o a esos sinvergüenzas que pasan por santitos". Y su reacción fue la misma, se tocaba la frente como si tuviera cansancio.

Y el maestro me dijo que él no es mansito, que no es su costumbre la de maltratar a las personas y no lo hace con nadie, pero él, sobre todo por su experiencia, ya veía como elevar el tono de voz, de como ir poniendo el punto seguido y finalmente colocaba el punto aparte.

"¿En las películas que dicen los gringos ya despidiéndose de todos?..."Hasta la vista".

Humberto nació el 13 de marzo de 1929 en Arequipa en una familia patriarcal del mayor respeto al padre y de profundo amor a la madre, en su tierra trabajó en Radio Arequipa y Radio Continente y en Lima a partir de 1953 en Radio Panamericana, pocos antes de la fundación del primer canal de televisión.

Recuerdo la voz de Humberto Martínez Morosini de toda mi vida y lo conocí a fines del 59 por TV en Panamericana Televisión del que fue su rostro e imagen hasta que a mediados de los noventa se fue a Canal 4.

Centralmente Humberto ha sido un locutor de noticias y de propagandas, narrador y comentarista de fútbol y de todos los deportes. Lo hizo en la radio y lo hizo en la televisión como nadie, persistirá en ser insuperable.

La televisión le abrió todos los espacios de la vida peruana, en un principio la política fue su escenario principal de desarrollo a partir de las elecciones generales de 1962 y de 1963.

Proclamó por TV Presidente de la República al arquitecto Fernando Belaunde Terry en 1963, no se equivocó. Escucharlo contar esta anécdota era genial, y decidí decírselo que en ese momento histórico, yo lo veía por TV, que tenía diez años de edad y que ya era parte de su fanaticada. Sonrió de oreja a oreja.

Humberto ha sido un insuperable maestro de ceremonias, narrador de mundiales y olimpiadas. Lo hizo todo en la televisión peruana y nos deja su trayectoria limpia, honesta y de servicio.

Lo mejor de Humberto es que hasta el final de su vida era un hombre de opinión sobre todos los temas, absolutamente crítico y al mismo tiempo dueño de una absoluta amplitud de criterio, con la que muy pocas veces me he encontrado en esta vida.


1. CONMOCIONA EN EL PAÍS ANUNCIO DE LA ENFERMEDAD DE HUMBERTO
(Publicado en mi Facebook el 19 de setiembre del 2015)


Don Humberto Martínez Morosini, sorpresivamente en estos días ha tenido un bajón enorme en su salud, que lleva a señalar que está muy delicado a sus 86 años de edad.

El como todos sabemos es la personalidad representativa de la radio y la televisión del Perú, por su absoluta profesionalidad.

Humberto tiene muchas virtudes, en la actualidad nadie es de su nivel, en un instante podemos resaltar su don de gentes, su popularidad, su calidad humana, su carisma, su educación, su seriedad que acompaña con su sonrisa fácil, y es un ser humano de lo mejor y también se molesta y nunca oculta su opinión, es sincero, pero por sobre todo, es un hombre de lo más sencillo y cercano, a pesar de la fama que va de la mano con él.

Humberto tiene preocupados a todos quienes lo quieren bien, decenas de personas, todas pertenecientes al gremio periodístico, del gremio de locutores y del mundo deportivo, mandan por el facebook, post señalando que se han adherido a las cadenas de oración por el pronto restablecimiento de Humberto.

El "Señor Televisión" como se le llama a Humberto, tiene en su trayectoria profesional muchas frases acuñadas y la mejor de todas para este momento de su vida y que queremos expresar a modo de homenaje es: "Aquí no pasa nada", y eso es lo que queremos sus amigos, todos quienes lo apreciamos de a verdad, su fanaticada que es multitudinaria y quienes nos reunimos con él todos los viernes en la mañana en una cafetería miraflorina, en el Grupo de Periodistas Humberto "Chivo" Castillo.

Humberto es un miembro más, escucha, opina, habla, como todos se queja de que lo interrumpo, y me exige que lo deje hablar, pero de a verdad que se le escucha con atención y con cariño, es un maestro.

Todos los viernes, infaltable, Humberto asiste a la reunión junto con Humberto Castillo, Reynaldo Naranjo García Roberto Salinas Benavides, César de los Heros, Jorge Sandoval Cordova, Justo Linares, Luis Padilla Díaz, y ya entre los que a veces faltamos por diversas razones, estamos Celinda Barreto, Edgardo de Noriega, Carmen Silvia Pitot Guzman, y Domingo Tamariz Lucar.

Humberto, antes que terminara la reunión del viernes 6 de setiembre del 2015, que es la última reunión a la que asistió, nos brindo un lindo discurso sobre la amistad que sentía por nosotros todos, en conjunto e individualmente.

Momento emotivo, de esos que son realmente bonitos, que se te marcan en el espíritu. Don Justo tomo nota, ya la publicará, conceptos de Humberto sobre la vida, la amistad, el periodismo, su trayectoria profesional, y que en verdad estaba encantado de ser amigo de nosotros, con varios de nos tardíamente en su vida, y que quería seguir tratándonos y conocernos más, para profundizar la amistad con cada uno de nosotros.

Ya de salida Celinda Barreto, me comentó sobre las lindas palabras que nos había dicho Humberto, estaba realmente encantada, y recuerdo que le dije que no me parecía nada nuevo en él, porque Humberto es así, es su personalidad, que lo convierte en un ser especial.

Todos conocemos a Humberto por la TV, gracias al Grupo de Periodistas Humberto "Chivo" Castillo, he tenido oportunidad de conversar con detenimiento y es igual a como sale en TV, pero cuando lo conoces, cuando por ese don especial que posee te brinda su amistad, es superior mil veces a como lo conociste por TV.

Humberto de a verdad, todos tus amigos te decimos: "Aquí no pasa nada y te deseamos tu pronto restablecimiento. Maestro recuerda que no tienes sucesión en la radio y en la televisión del Perú, requerimos de leyendas vivas para mostrarle a la nueva generación, a los peruanos de bien, que son dignos ejemplos de ser imitados.




2. RECORDANDO A HUMBERTO


Humberto "Chivo" Castillo.

Este viernes 29 de setiembre, el Grupo de Periodistas Tertulia Humberto "Chivo" Castillo nos congregamos exclusivamente en recuerdo de Humberto Martínez Morosini, en la cafetería miraflorina, en la que nos reunimos todos los viernes en tertulia, para conversar e intercambiar puntos de vista compartiendo opiniones, mejor cuando entre amigos llegan a ser puntos divergentes que animan el momento.

Este viernes nos reunimos con Humberto "Chivo" Castillo, César de los Heros, Reynaldo Naranjo García, Jorge Sandoval Cordova, Celinda Barreto, Justo Linares, Roberto Salinas Benavides, Luis Padilla Diaz, y Hugo Chauca.

En verdad que todos señalaron estar absolutamente chocados por el súbito fallecimiento de Humberto Martinez Morosini, sentíamos su ausencia. La vida es un conjunto de presencias, no de ausencias y ya siendo todas personas mayores que podríamos estar acostumbrados a este tipo de situaciones, en verdad todo lo contrario, no negábamos, que estamos impactados.

La última vez que vimos a Humberto, fue el pasado viernes 11 de setiembre, y hemos recordado que al final de esa reunión nos pidió que escucháramos su palabra, que no lo interrumpiéramos para decirnos que había vivido siempre en una burbuja y que entre nosotros había encontrado la verdadera amistad, que quería conocernos más y profundizar la amistad de todos en forma individual y en conjunto, entre muchos otros conceptos que en ese momento lo tomamos con enorme aprecio y que ahora sentimos que nos dejó huella.

Humberto en vida fue un hombre que despertaba múltiples simpatías que lo llevaron a la fama, pero Humberto fue nuestro amigo, y realmente que estamos dolidos por su partida y es verdad que cuando un amigo se va para siempre, como es el caso de Humberto, no hay forma de reemplazarlo, cada amigo es siempre único e irrepetible.

Nadie es igual a nadie, todos somos diferentes, y Humberto siempre tuvo la frase adecuada y generosa para con el amigo para expresarle su amistad, en el caso específico de nuestro grupo, él siempre fue generoso en sus expresiones para todos nosotros en conjunto y por supuesto en forma individual.

Entonces hemos tenido una reunión triste, llena de pena, marcada por la inesperada partida de Humberto, que ha sido de absoluto recuerdo por el amigo.

En nuestra tertulia, hemos seguido una mezcla de las diferentes tradiciones de nuestros pueblos del Perú profundo, que sin ponernos de acuerdo de antemano, brotaron de la idea de uno compartida por otros, de otros aceptada por todos y así decidimos guardarle un sitio, al que pusimos su nombre en un papel, y le servimos un café, y recordando a Humberto, quien como buen arequipeño gustaba del ají pero por sobre todo el rocoto, le servimos dos porciones de ajì, que dejamos allí y no movimos del lugar, cuando nos retiramos.

Ya culminada la reunión, con Reynaldo, Justo, Jorge, César y el Chivo, no teníamos ánimo de despedirnos, entonces les dije que se animaran a pasar un momento por mi casa para hacer un brindis por Humberto, y si les provocaba tenía frejoles que podíamos comer con un pedazo de carne y una ensaladita de atún de entrada.

En verdad no teníamos hambre, aunque ya era la hora del almuerzo. La verdad es que se presentaba difícil irse cada uno por su cuenta, ellos ayer habían estado en el entierro de Humberto, también en el velorio y aceptaron. Primero se fue el Chivo a las cinco de la tarde, estaba algo resfriado y muy conmovido, se nos emocionó cuando Justo narró para todos y le recordó, aquellos tiempos en que enamoró de quien sería su esposa la señora Gloria.

Esta reunión ha sido de antología, diferentes hechos de la vida periodística desde los años cincuenta hasta la fecha, un verdadero tesoro de hechos que así nomás, no se tiene el privilegio de escuchar. Y a las siete de la noche Justo y César tenían que retornar a sus respectivas casas. Con Reynaldo y Jorge nos hemos quedado hasta pasadas las diez de la noche.

Entre los diferentes recuerdos que se expresaron, pude recordar a mi amigo, Hugo "Chino" Cuadros, periodista que se inició en policiales y después pasó a la página de deportes del diario La Prensa. Chino traes suerte.

Y en verdad que hemos tenido una reunión de esas que son únicas e irrepetibles, bueno es un privilegio escuchar hablar a periodistas de la talla de mis amigos y que me permitan interrumpirlos para hablarles y que me escuche, pero por sobre todo que me acompañen en mi casa, en esta oportunidad en recuerdo y memoria de Humberto, nuestros amigo.


3. EN MI CASA HUMBERTO CELEBRÓ SU CUMPLEAÑOS N° 86 

Humberto sopla las velitas de su torta por su 86 cumpleaños.

Humberto Martínez Morosini cumple hoy los 86 años de edad, toda una vida dedicada a la radio y a la televisión peruana, dueño de una intachable trayectoria que persiste en seguir obteniendo el cariño de la opinión pública como una de las personalidades más queridas del país. Los Pulpines del periodismo nacional se congregaron en la víspera en mi casa, para saludarlo, estrecharlo en un abrazo y cantarle Feliz Cumpleaños, acompañados del dúo Los Únicos.

Los Pulpines se reúnen una vez a la semana, en La Oficina, una fonda miraflorina para tratar el tema periodístico de la semana, presentado por Justo Linares y al que asiste Humberto, con absoluta sencillez, y vemos con enorme agrado, la forma en que personas de todas las edades, se acercan para demostrarle su agradecimiento por haber trabajado para ellos, su admiración y su alegría de encontrarlo en su camino.

Humberto es pues un hombre entrañable para el público, es popular y es querido. Yo mismo estoy entre sus fans, de siempre escuché su voz en Radio Panamericana, después fue la figura característica del Canal 5, que antes fue el Canal 13. Desde los primeros momentos de la televisión nacional Humberto transmitió todos los acontecimientos nacionales e internacionales que marcaron época, que escribieron la historia.

Serenata para Humberto.
Un momento cumbre de su carrera fue aquel día en el que el hombre piso la Luna, por primera vez. La voz de Humberto Martínez Morosini narró el acontecimiento, en todo lugar a donde llegó la señal de Panamericana Televisión, vivió el momento, de la mano de Martínez Morosini.

Humberto no dijo "Buenos Días Señorita Luna", pero si fue, la primera de primera del diario Correo. En la reunión, Edgardo de Noriega, nos hizo recordar que nuestro amigo, el poeta Reynaldo Naranjo, mientras veía la transmisión y por supuesto escuchando a Martínez Morosini, produjo en su cerebro: "Buenos Días Señorita Luna", ovación de ovaciones, para el maestro y poeta.

El dueño del santo, le preguntó a su amigo: ¿cómo surgió el titular?. "Nada en especial", respondió el poeta y amigo...luego dijo: "es un bolero", en eso le pregunto: ¿Qué te dijo el dueño (Luis Banchero Rossi), te felicitó, te llamó a saludarte, te dio un aumento? Reynaldo, sin mucho entusiasmo, aunque todos esperaban su respuesta, solamente dijo: Nada", lo que aumentó las expectativas para escuchar, lo que el poeta pudiera revelarnos y su así es la vida de los periodistas puedo resumirlo a que por ese genial editorial, Correo se agotó y se volvió a agotar, tuvo tres ediciones, al día siguiente de que el hombre piso por primera vez la luna.

Humberto Martínez Morosini, leyó las noticias del Canal 5, transmitió las elecciones, los partidos de fútbol, fue el maestro de ceremonias número uno de la TV, tuvo programas de entrevistas, de concursos, de mises de belleza, hizo pues todo como lo sabemos quienes hemos visto televisión, y todo bien, excelentemente bien, pero es la verdad que en todo lo que hizo transmitió su enorme calidad humana, su don de gentes y su ponderación, que fluye con naturalidad de él, que es visible cuando habla, cuando te escucha, cuando da su opinión y por sobre todo es un hombre sonriente.

Humberto con Roberto Salinas, Mario Saavedra-Pinón y Justo Linares.

El paso de Martínez Morosini por Radio Programas del Perú, fue magistral, entrevistó a todos quienes ese día en particular tenían algo importante que transmitir al Perú.

Ya depende de los gustos de los televidentes y de los radioyentes, quien fue el mejor de la radio y de la televisión. Yo tengo la amistad de Humberto, soy parte interesada en el tema, para mi es el mejor de todos. Otros pueden decir Kiko Ledgard, o Augusto Ferrando, o Pablo de Madalengoitia. La verdad es que los cuatros son insuperables, no tienen rivales y parece que ya nadie los va a reemplazar. Sin embargo, a diferencia de sus colegas y que en los años sesenta trabajaron en el mismo canal, Humberto Martínez Morosini, tuvo una presencia periodística que lo llevó a ser el rostro de la televisión peruana.

Los pulpines del periodismo peruano, han querido celebrar entre ellos, a uno de los grandes maestros que tenemos, acompañados de una extraordinaria voz, y una extraordinaria guitarra, junto con buena comida bastante bien rociada, en la que ha primado, la amistad, el respeto mutuo y la enorme trayectoria que cada uno de ellos posee, labrada en el día a día, en lo que es en verdad el diario vivir de cada uno de ellos señalado en el ejercicio del trabajo.

Estuvieron presentes: Mario Saavedra Piñon, Humberto "Chivo" Castillo, Justo Linares, Domingo Tamariz Lucar, César de los Heros, Roberto Salinas, Jorge Sandoval Cordova, Celinda Barreto, Reynaldo Naranjo García, Hugo Chauca, Edgardo de Noriega, Luis Padilla Diaz y porsupuesto el dueño del santo don Humberto Martínez Morosini.
Humberto con grupo de periodistas. De izquierda a derecha Jorge Sandoval, Humberto "Chivo" Castillo, Fernando Barrantes, Mario Saavedra-Pinón, Justo Linares y Domingo Tamariz.

Nos acompañaron durante tres horas el dúo criollo: Los Unidos, con formado por el guitarrista Víctor "El Piuranito" Arias" y el cantante Miguel "Chino" Palma.

Es de esos días, este jueves 12 de marzo, que nos dejan llenos de alegría, con la enorme sensación que no existe nada mejor en el mundo para alimentar el espíritu de congregarse entre amigos para confraternizar con la mayor amplitud, intercambiando recuerdos, charlas llenas de plena confianza de que eres escuchado y que estás entre amigos, uno de los mayores tesoros que la vida te permite acumular y que te convierte en más rico que el rey Midas.


Con las señoras Mercedes y Gladys Manzanares quienes prepararon 
el almuerzo de su 86 cumpleaños.


Las fotos son de Luis Padilla.
Humberto con un grupo de amigos periodistas que se reunieron en mi casa por Fiestas Patrias.




64. Bette Davis, actriz y mito de Hollywood

Bette Davis, como la más grande estrella del cine unos días antes de fallecer en las calles de Euskadi atrae todas las miradas, precio a su homenaje en el festival de cine de San Sebastián.

La revista Visión Peruana me publicó el artículo sobre Bette Davis, con el título de "El Mito del Cine", el 31 de mayo de 1987. La gran actriz nació el 5 de abril de 1908 y falleció el 6 de octubre de 1989 en París, ciudad a la que llegó prácticamente a morir, inmediatamente después de haber participado en Euskadi, en el Festival de San Sebastián en el que se convirtió en un icono cinematográfico que atrajo todas las miradas y que su participación se transmitió a todo el mundo. Antes, Francia le otorgó la Legión de Honor.

En una antigua redacción periodística limeña se comentaría que Bette Davis convertía "los huesos para sopa en lomo fino". Su actuación o su propia presencia en una película por más mala que fuera atraía al público, la crítica centraba sus ojos en ella, y en verdad ella era yanki y los yankis la amaban, entonces nadie era mejor que ella y occidente nunca dejó de aclamarla.

Bette Davis fue en vida una liberal que abominó el macartismo, y actuó en largometrajes en contra de la persecución de personas por sus ideas, finalmente en el último tramo de su vida apoyó al gobierno de Ronald Reagan, un macartista que está señalado de traicionar a sus colegas, cuando los presidió.

Reagan cuando fue Presidentede los Estados Unidos, derrumbó a la cortina hierro y acabó con el llamado "socialismo real" que impuso una dictadura abominable sobre las personas que vivieron en la era del comunismo. Todavía quedan remanentes y nuevas versiones, como el chavismo.


A continuación mi artículo:


"Hollywood clásico se mantiene como un imán que atrae la atención sin perder ningún atractivo. No ha envejecido y esa década del treinta, de creación, mitos y odios sin límites, tiene sobrevivientes. Una es Bette Davis. Lo malo en sus manos se convirtió en bueno, caso único de sesenta años de vigencia.

Bette Davis: síntesis de la actuación, principio y final de las recientes memorias de la estrella Lauren Bacali, para quien es “la mejor actriz del mundo”. Un rock dedicado a sus ojos “Bette Davis Eyes” de Kim Carnes, y parte de la crítica especializada la señala como la más grande de Hollywood. La revista Life expresa que no se le debe negar este concepto.

La lucha de Bette Davis por convertirse en el mito viviente del cine está a punto de concretarse. Sólo tiene que cumplir un requisito: llegar con vida a los 80 años. Entonces Hollywood literalmente botará la casa por la ventana y los homenajes superarán a los de sus 70 años, en que tuvo a Jane Fonda de anfitriona.

Un preámbulo ha sido la publicación de una biografía oficial “The Life of Bette Davis” (Bette Davis al Desnudo), del poeta y escritor Charles Higharn, en base a remedios de la estrella y conceptos vertidos por los personajes que trató durante sus sesenta años de actividad artística.

En el libro sólo se reconoce que Catherine Hepburn podría haber igualado a la Davis en categoría y éxito, por un hecho que no se menciona. Que la primera posee cuatro Oscar mientras la segunda dos, pero se dan las explicaciones por qué perdió otros tres, uno de ellos por motivos políticos.

Las grandes estrellas aparentemente nunca tomaron en cuenta a Bette Davis. En la práctica la ignoraron como si no existiera, ellas tenían talento y belleza, casi siempre Bette Davis filmó las películas que ellas se habían negado a hacer, por lo malo de los guiones o papeles que podían afectar su imagen, pero que Davis convertía en la mejor del año.

Ella recogía la basura de Hollywood, se le descartó de “Lo que el viento se llevó”, porque se consideró un hecho imposible que su figura pudiera despertar una pasión. Unos años después filmaría “La Vanidosa” y su genio artístico mostró a todos que podía fácilmente tener una corte de admiradores.

LA DIFERENCIA

Las críticas por su falta de belleza y poseedora de un cuerpo poco agraciado, le impidieron o salvaron del chantaje sexual cuando se presentó en los estudios de la Universal; el dueño no tuvo interés de acostarse con ella y su figura fue considerada como la apropiada de un actor flaco y desgarbado.

Un complejo de inferioridad frente a los mitos de Greta Garbo, Marlene Dietrich, Joan Crawford, Katherine Hpeburn, Vivien Leigh y otras de su época, con la diferencia que a ella la sacaron del teatro por su talento cuando terminó la era del cine mudo y Hollywood necesitaba actrices.

Entonces Higham en su libro por confidencia de la Davis, da los nombres de una serie de amantes, directores y actores, su desinterés frente al asedio de Errol Flynn y de haber curado la impotencia del multimillonario Howard Hughes, con quien se encontraba en la cama cuando su primer marido irrumpió con la policía.

Afrontó sola el adulterio y el nombre de Howard Hughes no fue acompañado por el escándalo, ese día y durante años, Hughes le enviaría una rosa roja y mantendrían una especial amistad durante años, hasta que la actriz se peleó con el millonario en la década del cincuenta por el final de una película que había producido para ella.

Bette Davis fue la estrella típica de Hollywood, sus maridos fueron siempre el típico Mr. Davis, supo publicitar cada uno de los escándalos en que terminaron sus cuatro matrimonios y durante las filmaciones de cada una de sus películas todos tenían que soportar sus caprichos o nadie podía actuar.

Vivian Leigh, según Higham, le mandó decir a Bette Davis que no aceptaba trabajar en “Canción de cuna para un cadáver”, cinta de mis años sesenta, porque no podía mirar su rostro a la siete de la mañana. Para la Davis, Vivien Leigh no quiso competir con ella, si la derrotaba habrían surgido dudas de quien debió ser la Scarlet O’Hara de “Lo que el viento se llevó”.

Un año antes había derrotado a Joan Crawford en “Qué fue de Baby Jane”, la más odiada de todas sus rivales, que la desplazó de los estudios de Warner Brothers a mediados de los años cuarenta. Por esta cinta Bette Davis fue nominada al Oscar y la Crawford pasó a segundo plano, como dueña de la Pepsi Cola.

Davis estaba convencida en ganar el Oscar, pero la Crawford movió todas sus influencias e hizo que todas las actrices nominadas no estuvieran presentes en la ceremonia y que le encomendaran a ella recibirlo si alguna resultaba vencedora. Anne Bancroft ganó y Joan Crawford pisando los pies de su rival recibió el premio.




LA REVANCHA

La revancha iba a ser en “Canción de cuna para un cadáver”. Davis hostilizó a Crawford hasta la saciedad, se negó a aceptar filmar escenas en conjunto, consiguió un mejor camerino y deslizó un secreto a voces, que la otra estrella del filme era lesbiana, Joan se enronchó y abandonó la filmación.

Higham relata que ya por los años cuarenta los sentimientos de Crawford eran contradictorios frente a Davis, la odiaba y se había enamorado de ella. Primero la asedió con regalos, luego le propuso citas que Bette siempre rechazó. La venganza final: Bette Davis fue el amor imposible de Joan Crawford a través de los años.

En realidad el sueño incumplido de Bette Davis ha sido la negativa que siempre recibió para trabajar junto a Katherine Hepburn, para luchar de igual a igual y vencerla. En 1935 movió cielo y tierra para que le den el papel de la reina Isabel, en María Estuardo.

Un tema clásico y apropiado, una la reina fea que pensaba de la cintura para arriba y la otra la reina bonita que pensaba de la cintura para abajo que terminó decapitada. Ni su estudio, la Warner, ni la Metro para la que trabajó Katherine Hepburn, quisieron enfrentarlas.

Años después Bette Davis haría dos versiones clásicas de la reina Isabel, luciendo vieja, fea y semicalva, pero ni ella misma se atreve a decir que fue mejor que la Hepburn; tampoco ha hecho comentarios sobre Greta Garbo.

Bette Davis obtuvo un Oscar por Dangerous (1936) y otro por Jezabel (1938), un tercero la habría hecho un mito de la actuación y una actriz imposible de ser manejada. En 1936 cansada de las malas películas que tenía que filmar, fugó a Inglaterra y quiso romper su contrato con la Warner.

Perdió un juicio en los tribunales de Londres en medio de un escándalo público y retornó sin bajar la cabeza a Hollywood, con más salario y más prerrogativas, que se fueron traduciendo con el tiempo a unos diez mil dólares de pago semanal, más días de descanso, lo que la convirtió en enemiga de actores y directores.

No sólo modificaba las partes de las cintas sino que sin ningún escrúpulo hacía modificaciones del guión a su antojo y sobrepasaba a los directores, llegando incluso a decir a los camarógrafos cómo debían filmar. Las actrices tenían pánico a trabajar con ella y actores como Glen Ford la insultaron frente a la prensa.

Por sus caprichos, que el tiempo ha justificado, las películas demoraban un tiempo mayor. “La Vanidosa”, demoró cinco meses, doblando el lapso que había sido proyectado en un principio. Así no le dieron el Oscar por “Eva al desnudo”, su mejor película.

Tampoco recibió un galardón por “Cattered Affair” en 1956, pero aquí hubo una connotación política. Bette Davis se considera una liberal que se asqueó cuando un director que había perdido su carné del Partido Comunista en su casa, años más tarde, denunció a sus colegas, con razón o sin razón, de promover el comunismo en los Estados Unidos.

Cuando ya había terminado la era del senador McCarthy y la caza de brujas consta la supuesta infiltración comunista en Hollywood, Bette Davis aceptó filmar una película basada en una bibliotecaria perseguida por sus ideas políticas. En una escena al lado de ella, un libro: “El sueño comunista”.

Ninguna actriz famosa quiso filmar la cinta. Davis aceptó para dejar su testimonio, exhibida poco después de “Cattered Affair”, ambas películas se entrelazaron en un momento en que empezaba su declinación de gran estrella y necesitaba su tercer Oscar que no llegó.

Higham confirma a Bette Davis como una yanqui de pura cepa, remontando su tronco familiar a las primeras familias de Nueva Inglaterra, no como algo anecdótico sino para fomentar el mito Davis y hacer concesiones al público norteamericano y poniendo en boca de la actriz como un error haber presidido alguna vez a los artistas de Hollywood.



Había sido elegida por su espíritu liberal, su poco apego a las tradiciones, su indiscutido talento y por su lucha personal contra los grandes estudios. Además ella le había puesto el nombre al Oscar en referencia a las nalgas de su marido, convirtiéndose en la mejor de las irreverencias.




LUCHADORA INCANSABLE

En esos años de la década del cuarenta, antes del senador Joseph McCarthy, y de la era que lleva su nombre, Bette Davis se enfermó y fue la mejor disculpa que se pudo aceptar para que no siguiera al frente de su gremio. Parece que las presiones de los grandes estudios le habían enfermado de los nervios.

Higham la presenta siempre como una luchadora incansable, primero por salir de los papeles secundarios, después para mantenerse en el estrellato. Es al mismo tiempo una mujer enfermiza, delicada de los nervios, dominada por su madre, sin suerte con sus maridos y a la que la plata nunca le alcanzó.

Estos problemas no llegaron a derrumbarla, alguna vez puso un aviso pidiendo trabajo: “Madre de tres -10, 11 y 15 años- divorciada. Americana. Treinta años de experiencia en el cine. Capaz aún de moverse y más afable de lo que dicen los rumores. Desea empleo estable en Hollywood (Estuvo ya antes en Broadway)”.

Bette Davis no es una actriz lejana a la que la gente ya no ve, sus películas se pasan una y otra vez en la televisión de cualquier país del mundo. Cuando en el cine ya no hubo papeles para ella, encontró en la filmación de teleseries norteamericanas una nueva forma de mantenerse en vigencia, que se unió a nuevos premios por actuación.

El próximo año cumplirá los 80 años, se prepara para filmar una nueva película después de haberse restablecido de un derrame cerebral que sólo le ha permitido algunas breves intervenciones en la televisión y una mala presentación en la ceremonia del Oscar que ganó Paul Newman.

La revista Life, de gran poder de convocatoria de estrellas de Hollywood, en una edición especial la calificó como “Un hierro candente, esta comehombres, esta pequeña masa de manierismos es una vieja yanqui, que nunca se dará por vencida. Sobrelleva sus heridas, inclusive serias enfermedades, con orgullo. Ella dio buen trabajo incluso en la basura que fue obligada a hacer, superó el naufragio, hay genio en su carácter y su trabajo. Por qué argumenta con aquellos que dicen que Bette es la máxima actriz de Hollywood".











63 Marlene Dietrich, mito del séptimo arte

Con el título de MARLENE DEVORADORA, Muchos nombres y sólo un marido, publique este artículo en la revista Visión Peruana, el 14 de junio de 1987

Las memorias de Marlene Dietrich podrían haber sido el best seller de la época con solo aclarar las situaciones en las que se vio envuelta durante su vida artística y que estuvo inundada por rumores sobre su total liberación frente al sexo, que posiblemente partieron de su rechazo al nazismo y su renuncia a la ciudadanía alemana, cuando empezaba el auge de Hitler y del Tercer Reich.

Los rumores de sus gustos sexuales no solo la tildaron de una come hombres sino también de una estupenda anfitriona de solitarios weekends con preciosas estrellas de Hollywood. Una de ellas, la francesa Claudette Colbert, su compañera de los estudios Paramount según los que hurgan la vida sexual de los artistas, fue algo más que una gran amiga.

La Dietrich, extraordinaria actriz y luego insuperable show-woman que ya septuagenaria embelesó a los que la vieron sobre un escenario cantando ante un público puesto de pie y ella al agradecer inclinando solo la cabeza, con porte majestuoso y sin que su enorme abrigo de visón se moviera, hacía delirar al público y su mito se mantuvo intacto durante cuatro décadas.

Retirada en su residencia de París, con más de ochenta años, solo concede entrevistas telefónicas, Fiel a su imagen no se le puede fotografiar, la ancianidad no es para las reinas de Hollywood, según ella. En su último reportaje publicado en todos los diarios principales del mundo hace un mes, dijo que ninguna de las estrellas de cine es una mujer bonita.

Puede ser que sus tiempos fueron los mejores y en su retiro creó su autobiografía dirigida sólo a sus admiradores con la finalidad de aclarar las cosas que se han dicho de ella. Se niega rotundamente a ser objeto de morbosidad, por tanto su legendaria actividad sexual la guarda para ella. Sus amigos y amigas desfilan sin atraer la atención del lector.

Eso si, describe con gran detalle su paso por el ejército norteamericano durante la Segunda Guerra Mundial y como que no quiere aclarar, expone que no tuvo trato con los soldados, salvo una noche en que pidió a uno de ellos delante de todo el cuerpo militar, que fuera a buscarla una vez finalizada la función.
 
En pleno frente de batalla, la actriz revela en ss memorias que todas las mujeres habían cogido ladillas, no por contacto sexual, sino porque tenían que dormir sobre lugares nauseabundos en donde las ratas muchas veces con sus patas heladas pisaban en las noches su rostro.

La invitación al soldado no fue para que la protegiera de los roedores sino para que le enseñara cómo matar a los insectos que le devoraban sus partes íntimas.


TODO A LA IMAGINACIÓN

Una foto singular acompaña las memorias de la Dietrich, un ardiente beso con la cantante francesa Edith Piaf y así como las películas de Hollywood de su tiempo, se deja todo a la imaginación. No hay comentarios en la parte referida a la única amiga a la que dedica un capítulo especial.

Una actriz no tiene por qué escribir bien y aunque un grupo de escritores le den forma a sus ideas, puede convertirse el compendio en un fiasco. Pero si todo gira alrededor de una autobiografía suscrita por una ex reina de Hollywood, que en medio de sus recuerdos rememora una serie de nombres conocidos, en cualquier país del mundo la venta está asegurada y el millonario pago por la edición también.


LAPIDARIA

Su opinión sobre el Oscar es lapidaria: “Se los cedo a quien los desee: Los considero uno de los mayores fraudes del siglo. Como la decisión final la toman los miembros de la pretendida academia que los otorga, si una película emplea a dos mil personas, es seguro que éstas votarán unánimemente por la película en la que han trabajado”.

Aconseja que para obtener un Oscar, se tiene que interpretar papeles bíblicos a todo color, a sacerdotes y víctimas de enfermedades dolorosas o trágicas: ceguera, sordera, mutismo, así como algunas variantes como el alcoholismo y las esquizofreniaS u otros problemas mentales aparecidos en cintas de éxito.

“El jurado de la Academia considera que encarnar con éxito el papel de un enfermo es muy difícil. Lo cual es falso. Al poseer un tono más dramático, dichos personajes impactan mucho más en el público. Dado que sólo los profesionales pueden acceder al Oscar considero incomprensible que se pueda confundir al actor con su papel”.

La actriz escribe que le gustaría alguna vez escuchar a un actor a la hora de recibir el Oscar que diga “merezco el Oscar por mis propios méritos” y acaba la secuencia sobre estos trofeos con lo siguiente: “Admito que los farsantes, los hipócritas y los charlatanes me hacen perder los estribos. Pero no me cuesta tener paciencia con ellos”.

 
PERSONAJES

Escribió de Charles Chaplin, lo siguiente: “Nos conocimos mientras él estaba enzarzado en uno sus numerosos divorcios. Pasamos juntos muchas noches, nunca muy largas, porque tanto él como yo teníamos que levantarnos muy temprano para ir a los estudios”.

Sobre Orson WeIles recordó: “Al abandonar el ejército me quedé sin sueldo; me ofreció su casa. Me instalé allí y trabajé con él en la radio hasta el final de la Guerra del Pacífico. Pasábamos la mayor parte del tiempo en el estudio, delante del micrófono, donde él era mucho mejor que yo”.

Tuvo unas líneas para Ernest Hemingway: “Empezó la cena, muy al estilo del Maxim’s, y mi enorme vecino me cogía el codo cada vez que era necesario. Luego, me acompañó hasta el camarote. Inmediatamente lo amé. No he cesado de amarle. Lo he amado platónicamente”.

Marlene Dietrich continuó: "Digo esto porque el amor que Ernest Hemingway y yo sentimos el uno por el otro fue un amor excepcional en el mundo que vivíamos, puro, absoluto. Fue un amor que no estuvo obstruido por las dudas, más allá del horizonte, más allá de la tumba, aunque sé perfectamente que no existe. Pero nuestros sentimientos duraron varios años, hasta el momento en que ya no queda esperanza”.

Para Frank Sinatra escribió lo siguiente: “Acomete una canción como el poeta la declaración de sus versos. Su entonación, su manera de respirar y sus arreglos son célebres, así como también lo son su profesionalidad, su generosidad y lealtad: en él, todo es célebre”.

No olvidó a Nat King Cote: “Le conocí en Las Vegas. Entonces yo era todavía una novicia en la profesión en que me había introducido repentinamente. De no haber sido por sus consejos, probablemente yo no hubiera cambiado nunca del night club al teatro. Que injusto es que muriera tan joven. Creo que Dios le amaba, aunque me parece imposible que Dios ame a aquellos que mueren tan jóvenes”.

A Edith Piaf: “Le rendí los servicios que me pidió. Sin comprender jamás aquella terrible necesidad de amor que padecía, le serví bien. Me apreciaba; incluso es posible que me amara. Sin embargo, creo que sólo era capaz de amar a los hombres. La amistad era para ella un sentimiento vago, cuya sombra se prolongaba hasta el interior de su espíritu y de su corazón”.

En el naviero Aristóteles Onasis: “Descubrí en él un auténtico amigo, además a un hombre del que aprendí mucho. Pero nunca fui capaz de seguir sus consejos, según los cuales hay que tener dinero para poder ganar todavía más. Nos entendimos de maravilla, pero nuestra amistad tuvo una corta duración”.

De Gary Cooper, su coestrella en Marruecos: “Solo un monosílabo y amable muchacho”. De Alfred Hitchocock “conseguía apasionar”. De Sencer Tracy “único actor admirable de verdad”. De James Stewart “dada la impresión que sólo se había puesto un zapato”. Y sobre “Hollywood “el lugar más calumniado y mítico del mundo”.


SEX-SYMBOL

Según Marlene Dietrich el sexo en su tiempo era tabú, "teníamos que hacerlo únicamente con los ojos y todas actuábamos de esta manera. No había escenas de desnudo o semidesnudo, nadie salía despechugado. Actualmente el sexo tiene un peso enorme. De hecho es todo lo que se ofrece a la gente”.

Dietrich considera que la primera actriz con glamour fue Mae West (formidable, inteligente, maliciosa y conocedora de su oficio), luego Carole Lombard y después, ella. Aunque reconoce en tres artistas de la Metro, Jean Harlow, Greta Garbo y Joan Crawford, encuadradas en el término “glamour”.


“El sex-symbol verdadero fue Marilyn Monroe, no sólo porque era naturalmente sexy, sino también porque le gustaba serlo y lo demostraba. Marilyn llegó en una época en que la censura a la que nosotras debíamos someternos -con alegría diría yo- había desaparecido, la actriz ya no necesitaba saber interpretar”.

SIN FECHA

María Magdalena, nombre de la actriz, nació en Berlín, hija de un militar de holgada posición económica. Su fecha de nacimiento no ha sido establecida, pudo haber sido entre los cinco primeros años del presente siglo. En sus memorias evita toda fecha y hasta que filma su primer gran éxito, sus recursos se limitan a señalar que hasta entonces era tan solo una chiquilla.

Sólo se casó una vez, con el guionista y productor alemán, Rudolf Sieber, cuando empezaba su carrera teatral, en 1925, previamente había actuado como violinista en diferentes orquestas, una de ellas femenina. Con Sieber mantuvo su unión hasta que ese murió en 1976 y tuvo a su única hija, María.

Marlene Dietrich fue famosa desde su primera película. El Angel Azul, filmada en Alemania en dos versiones, una en inglés y la otra en alemán, cinta que fue aclamada en todo el mundo y sus piernas consideradas como las más bellas. Luego Hollywood le abriría las puertas y a través del tiempo crearía su propia leyenda.

Volvió a Alemania con el ejército norteamericano. Según refiere no tuvo inconvenientes, pero reconoce -sin mencionar la palabra traición- que muchos de sus ex compatriotas no la quieren y que años después dedicada al voudevil, efectuó un nuevo retorno en medio de aclamaciones y muestras hostiles, boicot y lanzamiento de objeto contundentes contra ella.

La actriz no aclara en sus memorias la razón de su rompimiento con los nazis y la adopción de la ciudadanía norteamericana en 1935, Tampoco es explícita del motivo que la llevó a actuar, con las tropas norteamericanas en el frente alemán. Fue una furibunda antinazi y aún lo sigue siendo.

Recuerda que en Polonia en los años sesenta una vez: “Me dirigí al monumento del ghetto y lloré. Después de tanto tiempo volví a sentir odio. Allí sentí el peso de la culpabilidad de toda la raza alemana, mucho más que cuando los nazis llegaron al poder y me obligaron a abandonar Alemania..

Los nazis le ofrecieron en 1934 proclamarla como la más grande actriz del mundo, ella lo desechó. Posiblemente Josef Von Sternberg, su descubridor, el director que la llevó a la cumbre con El Angel Azul y otras seis cintas, era de origen judío y los nazis no lo querían en Alemania.

Marlene Dietrich trata platónicamente a Stemberg en sus recuerdos, como el Pigmalión que la supo modelar en todo. No refiere del romance que surgió entre ambos y que fue la causa del divorcio del director. Su mujer acusó a la estrella en los tribunales de haberle robado el marido.

Desde un retiro final, la Dietrich niega haberse cambiado el nombre y considera una falsead que su apellido sea Von Loscch, tal como lo señalan mucho de sus biógrafos. Recuerda a André Malraux que la consideró como el mito Phryné y a Hemingway que la conceptuó como inmortal.

Marlene Detrich, mito del séptimo arte murió en su departamento de París el 6 de mayo de 1992, bordeando los 90 años de edad. Su hija María Riva publico en 1992, inmediatamente después de la muerte de su madre "Marlene Dietrich", libro en el que negó haber querido a su madre, aunque la respetó siempre.

En 1997 Alemania emitió una estampilla en homenaje a ella. En el 2002 Berlín la hizo su ciudadana honoraria.